Chigorodó (Antioquia).

Domingo 26 de Abril de 2009:

Este municipio de la sub-región antioqueña de Urabá, dista 280 kilómetros de Medellín y el viaje desde la capital del departamento dura aproximadamente seis horas.

Desde mi hotel en Apartadó, caminé diez cuadras para llegar a la calle 92, cerca de Banacol, en donde salen desde el Terminal de Transportes, los buses que van para Chigorodó. Allí me esperaba una buseta. Cuando me subí adelante,  sentí estar en el lugar equivocado, ya que el puesto de copiloto tenía al frente un aviso: ‘Silla exclusiva para sardinas’.

Es cuestión de 20 minutos para llegar a Carepa y diez minutos más, hasta Chigorodó. Me quedé en la carretera cuando la buseta siguió hacia el Terminal de Transportes de mi destino.

Al pasar por Carepa había avionetas de fumigación volando bajo. A lo mejor aprovechan el festivo, cuando no hay trabajadores y menos vuelos comerciales, para hacer su trabajo sobre las plantaciones de banano. Son casi infinitas, hectáreas y más hectáreas sembradas de la fruta que, desde Urabá se exporta a varios países. Pero Chigorodó también vive de la ganadería.

En lengua indígena, Chigorodó significa ‘Río de Guaduas’. Por ser este pueblo un cruce de caminos, anteriormente se le llamó ‘El Crucero’, cuando la población vivía de la explotación de la tagua.  A un costado del municipio, se ubica la Serranía del Abibe, donde nacen más de 20 ríos que surten de agua la región de Urabá. El río León y el Guapá son las vertientes más importantes, y ofrecen al turista charcos para bañarse y aliviar el calor que hace en la zona.

MF
Monumento a los Fundadores.

El alcalde de Chigorodó hasta el 2015 es el señor Edgar Payares Berrío. Este municipio tiene en total  59.000 chigorodoseños, de los cuales 49.000 habitan el casco urbano  y el resto: 10.000 viven en el campo.

Al centro de Chigorodó se llega, desde la troncal panamericana, por una vía de dos carriles y árboles sembrados en el separador. Paso por un negocio y me detengo a observar una foto del municipio de Nariño, ‘el balcón verde de Antioquia’. Este comercio seguramente es de un antioqueño. En Urabá hay muchos paisas que vinieron a hacer dinero, con negocios que los nativos del Golfo de pronto no saben atender bien.

C de la C
Casa de la Cultura en la plaza principal.

Ya en el casco urbano, confirmo lo que me decía mi amigo: que Chigorodó es como un pueblo paisa, pero en la planicie de  Urabá. De calles bien trazadas, aseadas y el casco urbano organizado. Solo que muy pocas casas tienen sus techos hechos con teja de barro. Vamos a ver el centro que tal es.

El parque principal de Chigorodó es bonito,  amplio, agradable. En un extremo está la Casa de la Cultura y en el otro la casa de Dios, es decir, el principal templo católico. Porque acá en Urabá es necesario hacer la aclaración frente a la variedad de iglesias de otras creencias: cuadrangular, adventista, testigos de Jehová, Oración fuerte al Espíritu Santo, etc.

Dentro del parque principal hay varias palmeras, incluyendo el par que enmarca el frontis de la iglesia. También un caucho gigante con largas raíces aéreas, como si quisiera salir caminando. Además, el parque tiene varias chazas bien ubicadas y decentes, para diferentes ventas. También veo en el espacio público, suficientes bancas para los contertulios de la tercera edad.

AC
Árbol de caucho en el parque.

Una fuente de agua elegante y en funcionamiento refresca el ambiente dominical. Sin embargo el parque y, en general el pueblo, no se ve muy animado, no sé si por ser hoy día festivo y a las once de la mañana. No observo mucha gente y no todos los establecimientos comerciales han abierto a esta hora. Algunos tienen mesitas afuera como otra herencia clásica paisa.

Un escenario cubierto y decente es otro de los arreglos del parque. A uno y otro lado hay pares de palmeras pequeñas. Y en un extremo, el busto de  uno de los fundadores del municipio. En los fines de semana, esta es la zona rosa del pueblo.

En síntesis, el parque principal de Chigorodó es un espacio diseñado con gusto y donde provoca quedarse.

IC
Iglesia católica en el centro del pueblo.

La iglesia católica de San Sebastián es bastante sencilla pero amplia y funcional, con cuatro hileras de bancas, los colores pontificios en las paredes y una sola torre. No hay reloj a la vista, pero parece que sí existe uno oculto, cuyas campanas anuncian la hora exacta, cada quince minutos, al menos antes de misa.

Aquí en Chigorodó el centro también está enmarcado por la calle 100 con carrera 105, porque el parque principal está a cinco cuadras de la carretera panamericana o avenida principal. Y el puente sobre el río Chigorodó señala el cruce de la calle 100 con carrera 100.

La plaza de Mercado, con el Terminal de Transportes detrás, está ubicada en la carrera 99 con calle 97, muy cerca de la avenida.

AM
Alcaldía Municipal.

La alcaldía a media cuadra del parque principal ocupa un edificio reciente de dos plantas y diseño aceptable.

En Chigorodó hay servicio de transporte urbano. Por solo mil pesos anduve la ruta 1, en una buseta que se demoró 55 minutos dando la vuelta por distintos barrios del pueblo, hasta regresar de nuevo al parque principal, donde la abordé inicialmente.

Y claro, el conductor, un hombre muy joven que hace sonar el pito de manera sostenida, como lo hacía el tren antes, fue mi guía turístico durante el recorrido. Por todas las comunas se ven iglesias protestantes de diferentes tamaños y distintos cultos. Durante el recorrido yo fui el único pasajero de la buseta, aunque las que venían en contravía sí llevaban más gente.

Mientras avanzábamos por las calles, me llamaron la atención varias cosas:

IDN
Iglesia del Divino Niño.
  • El nombre de la tienda ‘Los cinco gatos’,
  • La iglesia grande y esquinera del Divino Niño,
  • El Parque Linares, un sendero paralelo a la canalización de un caño, que merece mejor suerte. Parece que la administración sembró jardín al lado del canal, pero no se cuidó de capacitar a los vecinos para que cuidaran de las matas con flores.
  • Ya en casi todas partes los minutos a celular Comcel, son a cien pesos.

Apenas me bajé de la buseta, salí a dar una vuelta por la Plaza de Mercado de Chigorodó, un poco peloteruda, hoy domingo, cuando muchos hombres se gastan en cerveza, parte de lo devengado durante la semana.

Yo aprovecho para escuchar las canciones populares que se emiten a volumen alto, como una melodía muy particular de Los Federales, titulada ‘Vivo como Rey’, y cuya letra, bastante liberal, dice así:

Soy tomatrago, jugador y mujeriego;

Gozo la vida porque algún día me muero,

Cuántos quisieran vivir así tranquilos como yo

Nunca ambiciono dinero que nunca voy a gastar

Soy conforme con mi dinero y mi pobreza;

ZR
Zona Rosa de Chigorodó.

Soy amigo del que quiera ser mi amigo,

Muchos envidian mi vida porque vivo como Rey

Porque como pobre, a mí nada me falta

Solo a Dios pido salud, que es mi riqueza.

Antes de coger buseta para Carepa, me siento en la Panadería La Academia, sobre la carrera 100. Este negocio está lleno de hombres que ingieren licor; yo saboreo un  tinto delicioso, con el cual cerré mi visita a Chigorodó, mientras escucho otra canción que me gusta:  ‘Cruz, tierra y olvido’.

Para qué mas!

 

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *