Nechí (Antioquia).

La palabra Nechí, en lengua katía significa: Oro Natural. Desde su fundación en este municipio se ha explotado el mineral dorado, razón por la cual a Nechí se le conoce como el ‘Puerto de Oro de Antioquia’.

Nechí hace parte de la subregión antioqueña del Bajo Cauca y se establece en La Mojana, zona fisiográfica de la Depresión Momposina. En la zona abundan lagunas, caños y ríos, es un terreno de gran riqueza hídrica, ideal para el avistamiento de aves. 

Carretera plana y sombría.

Por estos días estamos en temporada de lluvias.  En Caucasia los autos colectivos para Nechí se toman en el llamado ‘Ferry’, el sitio desde el cual se atravesaba el río Cauca en barcazas, cuando no habían construido el puente Carlos Lleras Restrepo.

Mientras se completa el cupo de cuatro pasajeros, se escucha el voceador del sitio gritando indefinidamente: Nechí, Nechí, Nechí. Pensaría uno que por más que el señor vocifere, no va a aparecer un pasajero más. Pero bueno, son costumbres pueblerinas que le dan identidad a la región.

Frontis.
Iglesia católica.
Túnel verde.
Carretera con floresta.

Es bonita y cómoda esta carretera, en medio de pastizales verdes, con rectas largas y columpios suaves. A veces las ramas de los árboles se juntan arriba, ofreciendo al viajero sombra y paisaje. El conductor experimentado no inquieta a los pasajeros a pesar de ser fogoso con el acelerador.

Cerca de las partidas para Colorado, el pavimento se interrumpe pues el río rompió la banca y fue necesario remendarla con bultos de arena. No obstante nuestro auto Daewoo Racer se comportó bien en los lodazales, pues la tracción delantera ayuda bastante en esas circunstancias.

De ahí en adelante vamos por terreno destapado. Cerca de Nechí son más verdes los pastizales y hermosos los cultivos de arroz que cubren el piso como un gran tapete verde.

Lo imaginé mejor.

Por fin, a las nueve de la mañana y luego de 1:40 horas de viaje, llegamos a Nechí, tras recorrer los 72 kilómetros desde Caucasia. 

Tratándose de una región aurífera, nadie espera llegar a un pueblo pequeño y pobre. En zonas de cultivos ilícitos o minería, prevalecen el comercio y los bares.  

En cambio la caficultura, esa sí genera comunidades más prósperas. Nechí ha crecido en los años recientes, pero lo que se ve en las afueras son casas con paredes de madera o en materiales poco sólidos.

Embarcación.
Importante puerto fluvial.
Kiosco.
Kiosco cerca del puerto.

No obstante sí hay algunos barrios mejor presentados, dentro del casco urbano, con calles arborizadas, amplias y rectas, tal como se deduce en una foto aérea tomada de Internet.

De todas maneras, en Nechí la mayoría de las calles tienen pavimento y el comercio es dinámico.

Dos ríos que se abrazan.

Desde el malecón se aprecia la desembocadura del río Nechí en el Cauca, ahí no más, al frente del poblado, donde en medio del bosque se levanta un pedestal con la Virgen arriba y una antena de comunicaciones al lado. 

El río que pasa bordeando los muros de contención es el Cauca, y el que se divisa al frente, es el Nechí.

En ápocas de lluvia este pueblo ha sufrido el rigor de las inundaciones, ahí se ve cómo han construido barreras de cemento para contener las aguas.

Un alcalde anterior comenzó a levantar un nuevo muelle para el embarque de pasajeros, no lo alcanzó a terminar y claro, quien lo sucedió no se preocupó por terminar la obra.

Puerto.
Puerto incipiente.
Barca.
Poco aprovechamiento del río.

Impresiona la poca navegación que se ve por un río tan caudaloso. Un lugareño explica que en el 2010, cuando debido a la ola invernal se rompió la carretera por la que vinimos ahora, entonces sí hubo mucho movimiento de embarcaciones que traían los pasajeros desde el corregimiento Colorado hasta el malecón. Pero al corregirse la carretera, el tráfico fluvial se vino abajo. También por la informalidad y los mayores costos de la navegación.

Si al llegar a un pueblo se observa un marrano andando suelto por la calle central,  lo más seguro es que se trate de un corregimiento y no de un municipio. Aunque Nechí tiene muchos años de historia, esas cosas se dan en medio de la pobreza.

Templo.
Interior de la iglesia.

Corazón del pueblo.

La iglesia de Nechí es pequeña, moderna y sencilla. No tiene una gran explanada al frente, sino un pequeño parque más bien descuidado.

La Alcaldía Municipal,  de una sola planta, es otra muestra de penuria. Lo único que se destaca son las máquinas de aire acondicionado, pegadas a las paredes de las oficinas.

Alcaldía.
Sede administrativa.
Comercio.
Calle comercial.

Frente al ayuntamiento, está la misma imagen del Libertador que engalana el parque de otros pueblos.

Para librarse del sol algunos comerciantes colocan mallas negras entre los aleros, lo cual da un aspecto poco agradable al espacio.

Barro y pantano.

El viaje de regreso estuvo variado y divertido. En el lodazal donde termina el pavimento hubo incertidumbre si podríamos pasar, por un lado del camión de gaseosas pegado en el barro. El conductor resultó tan arriesgado y diestro, que sin mayores problemas estuvimos al otro lado.

A veces el chofer manejaba a cien kilómetros por hora en las rectas. Cerca de Caucasia, por donde comienzan las curvas, ahí sí mermó la velocidad. En fin que en tan solo hora y media estuvimos en Caucasia.

Pantano.
Paso difícil.
Floresta.
Túnel verde.

Acá habitan en total 25.000 nechianos, 15.000 en el pueblo y 10.000 en las veredas. 

Alcaldes de Nechí han sido: 2001-2003 Marcos Javier Madera Camero, 2004-2007 Elkin Levith Fabra Paredes, 2008-2011 Miguel Enrique Franco Menco, 2012-2015 Eduardo Cabrera Urbiña, 2016-2019 Miguel Enrique Franco Menco y hasta el 2023 es el señor Marcos Javier Madera Camero.

Fecha de la visita: Lunes festivo 2 de junio de 2014.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.