Chinácota (Norte de Santander).

Miércoles 29 de julio de 2009:

El trayecto de la carretera desde Pamplona, al sur,  hasta Chinácota, más al norte,  es muy bonito pues está rodeado de un bosque virgen y bien tupido. De la troncal hasta el pueblo hay once kilómetros en ascenso suave. En las partidas me esperaba un carro que me arrimó hasta la plaza por $ 2.500. Desde el principio se nota que Chinácota es un pueblo turístico: hay varias cabañas de alquiler a todo lo largo de la entrada. Cerca al pueblo hay un sitio desde el cual se lanzan los parapentistas.

Iglesia y Palmera.
Iglesia y Alcaldía de Chinácota.

El alcalde de Chinácota hasta el 2015, es el señor Carlos Arturo Conde Galvis. Este municipio tiene en total 15 mil chinacotenses, de los cuales 10 mil viven en el casco urbano y cinco mil habitan en las veredas. La Alcaldía municipal ocupa un edificio precioso con tres balcones, contiguo a la iglesia parroquial. El pueblo con su iglesia de frente se divisa casi desde el principio de la carretera y con sol favorable a esta hora de la tarde. Al llegar al parque principal me recibió un aguacero fuerte que escampó pronto.

Calle en ascenso.
Calle principal de Chinácota.

La iglesia de San Juan Bautista de Chinácota es bonita, de estilo más o menos gótico en su interior y tres naves. El atrio es elevado y tiene barandas. Hay capillas auxiliares a ambos lados del templo. En una está la imagen de la Chinca con muchos devotos y una baldosa antigua preciosa. En la otra ermita se ve el Calvario.

Columnas de la iglesia.
Interior iglesia de Chinácota.

La imagen de San José se aprecia en una talla de madera preciosa que tiene el púlpito. En el centro del altar principal hay un tabernáculo con ocho columnas doradas. La iglesia tiene cuatro confesonarios empotrados en los muros laterales.  Los capiteles redondos y con doble hilera de volutas doradas sobre fondo rojo, lucen bien. Pero hay demasiadas estatuas en toda la iglesia. Conté 35 imágenes de bulto de todas las advocaciones y para todos los males. El vía crucis muy original, sobrio y de imágenes oscuras. En el techo se entrelazan arcos de crucería. La iglesia no tiene vitrales sino ventanas con celosías de colores.

El parque de Chinácota es bien agradable. Tiene tres palmeras reales altísimas. Las que las reemplazarán, ya están creciendo en los costados del parque. En el centro del pueblo hay una bella escultura de Ramón González Valencia con el ‘Tratado de Chinácota’ en su brazo derecho, con el cual selló la paz en la Guerra de los Mil Días.   Este militar y hombre de paz, nació en Chinácota en 1.851, participó en las batallas de Peralonso y Palonegro, y fue nombrado presidente de la República en 1.910. Al rededor de esa estatua hay una rotonda muy bien diseñada.

Estatua y parque.
Ramón González Valencia y parque de Chinácota.

Al frente de la iglesia armaron una tarima alta de ladrillo, seguramente para eventos oficiales de la alcaldía. Casi todas las construcciones del marco de la plaza son de un solo piso.

Cinácota es un pueblo bonito, casi plano, que  se da el lujo de tener no solo uno sino dos miradores, cada uno ideal para observar la ciudad tanto en la mañana como por la tarde. Por la carretera por la que se sale hacia Ragonvalia, hay unos balcones preciosos, con vista privilegiada sobre el casco urbano, en horas de la mañana. Se trata de una ladera preciosa y muy verde y tiene una imagen creo que, en honor a la Virgen de la Paz. Se aprecia muy bien la iglesia de dos torres y el parque en restauración.  Sobre todo desde el alto de la Virgen, la vista es preciosa. Para divisar desde el occidente hay que subir hasta lo alto de un cerro escarpado en donde hay una antena de celular.

En la cafetería El Higuerón cargo mi estómago con empanada, chorizo y café. Bueno, si quiero llegar hoy a Cúcuta debo abordar ya una camioneta moderna de 9 pasajeros, cuyo tiquete cuesta $ 6.000.

Sitio Web del municipio: http://chinacota-nortedesantander.gov.co/

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en «Chinácota (Norte de Santander).»

  • el 4 octubre, 2016 a las 6:36 pm
    Enlace permanente

    que agradeble es leer este relato muy bien redactado sobre nuestro querido pueblo. sobretodo de una persona ajena a nuestra poblacion. lo felicito amigo ojala tenga la posibilidad de volver a visitarnos.

    Respuesta
    • el 5 octubre, 2016 a las 4:41 pm
      Enlace permanente

      Muchas gracias por su comentario, sí, me encantaría regresar a Chinácota. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.