Cimitarra (Santander).

Viernes 17 de abril de 2015

En Landázuri abordé la buseta Mercedez Benz, para 20 pasajeros que salía ya para Cimitarra.

MS
Mapa de Santander con Cimitarra.

De Landázuri a Puerto Berrío son 100 kilómetros, y a Cimitarra 30, para 45 minutos de recorrido y $8.000 el pasaje.

Cimitarra es uno de los municipios más extensos del departamento de  Santander.

Tan pronto se sale de Landázuri, crece a lado y lado de la vía, un bosque virgen bellísimo.

Me recuerda la parte de la carretera por los lados de San Luís, en Antioquia, por donde aparecen mulas que bajan del monte con productos agrícolas y luego suben el mercado que se compra en los comercios pueblerinos.

Por este tramo también hay fallas geológicas y pedazos sin pavimento, aunque en mejor estado el piso descubierto.

AP
Altar principal de la iglesia de Cimitarra.

Pero todo se compensa por el paisaje natural tan hermoso: rocas ennegrecidas por la humedad, lajas de piedra grandes, monumentales, como tableros colocados contra la ladera de la montaña.

Por fin, en el kilómetro 40, siete mil metros antes de llegar a Cimitarra, comienza el terreno plano y la carretera tiene el pavimento en buen estado, con rectas largas por las cuales se avanza a mayor velocidad.

TD
Un templo diferente a todos.

La buseta me dejó al pie de la iglesia que en ese momento abrían, justo a las tres de la tarde.

Se trata de un templo pequeño pero moderno y de diseño más bien ostentoso, muy diferente a todos.

El parque de Cimitarra es amplio, con muchos árboles y muy frecuentado por lugareños que disfrutan de la sombra en una tarde de calor.

Se me hace que este pueblo grande, se parece mucho a su vecino Puerto Boyacá, en el cual estuve hace dos años.

VA
Vista tomada de la página del municipio.

La diferencia está en que  el municipio boyacense tiene en total 50 mil habitantes, en tanto que en Cimitarra viven 13 mil personas en el casco urbano, 21 mil en el campo, para un total de 34.000 cimitarreños.

En ambas localidades hubo violencia en el pasado por parte de grupos paramilitares que se asentaron en la zona.

Son dos pueblos planos, calientes y de población grande y comercio dinámico.

ES
Edificio sede de la alcaldía en Cimitarra.

Escribo el borrador en la Panadería ‘Delicias de la Quinta’, a todo el frente de la Alcaldía, de dos pisos y buen enchape en piedra bogotana.

Acompaño el tinto con dos panes pequeños: uno costeño y el otro calentano.

A los lados del casco urbano, hay dos cerros boscosos semejantes al cerro Nutibara en Medellín.

PP
Plaza principal en el centro del pueblo.

En ‘Cerro Pelao’ hay un mirador al que le da el sol en horas de la tarde, y en el otro se ve, en medio de la floresta, la casa que construyó uno de los alcaldes recientes del municipio.

Desde esa mansión que apenas si se distingue, se debe divisar muy bien todo el centro urbano.

En seguida contrato una moto-taxi por mil pesos cada recorrido, para fotografiar el Monumento a los Indios, como se le conoce popularmente por tener imágenes de aborígenes semidesnudos, pero cuyo nombre exacto es ‘Monumento a la Serranía del Carare-Opón’.

AC
Monumento a los ancestros de Cimitarra.

En la placa se leen los nombres del alcalde de 1.999,  y los secretarios de turno que ordenaron la obra, todos ‘doctores’, pero por ninguna parte aparece el nombre del artsita que diseñó tan bella escultura.

Frente al monumento está la Plaza de Ganados, en donde hacen las subastas cada mes, con asistencia de muchos hacendados de la región.

SG
Encierro donde se reliazan las subastas.

Regreso al parque principal de Cimitarra, en donde me encuentro dos sorpresas: de una parte el delicioso Frappé que pruebo y vende a mil pesos un muchacho, en vaso sellado por una máquina moderna, traída de Venezuela.

Ese sistema de entrega se parece mucho al que utilizan las franquicias de la marca costarricense: ‘Cosechas’.

VC
Venta de ‘cholaos’ o Frappe.

Lo otro que me sorprendió en el parque cimitarreño, fue la presencia en los árboles, de varios osos perezosos, de esos que se mueven lentamente y tienen una pinza a manera de mano.

El animal como que estaba hambriento, puesto que decidió ubicarse en las ramas más bajas y, efectivamente, luego que pasé por allí, ya estaba comiendo de un banano que le suministró un lugareño.

OP
Oso perezoso en el parque principal.

Bueno, ya con esto doy por terminada mi visita a Cimitarra, me gustó conocer este pueblo.

Lo que sigue ahora es bien difícil: conseguir transporte para El Puntazo, y luego hasta Puerto Boyacá, en donde aspiro a llegar temprano esta noche.

Es inexplicable el poco servicio de transporte que hay entre estos dos municipios vecinos. Tal vez por lo que ambos tienen suficiente comercio, que los hace autosuficientes e independientes.

Dr
Figuran todos los Doctores menos el escultor Héctor Lombana.

Hasta las cinco de la tarde no sale un bus hacia Puerto Araujo, entonces preferí salir a las afueras de Cimitarra para ver si allí pasaba un transporte público, o alguien que me recogiera.

‘Aquí nadie recoge a nadie’, me advirtió la chica de la moto taxi que me llevó hasta la estación de gasolina Terpel.

Pero como ‘más sabe el diablo por viejo que por diablo’, a este sesentón nadie lo convence de que en ese sitio puede encontrar su oportunidad.

Y sí, al rato de echar dedo, y cuando me había fijado como límite las cinco de la tarde, a las 4:50 me paró una camioneta doble cabina D-Max, conducida por Alberto, un conductor de una empresa que había venido a Cimitarra como escolta del camión que trajo una gran mezcladora.

Pero lo mejor fue que mi conductor se interesó tanto en mis viajes, que me propuso que jugáramos al que conociera más pueblos de Colombia. Así que él me preguntaba por uno y, si yo no lo conocía, era un punto para Alberto. Luego me tocaba el turno a mí, y así sucesivamente.

BCO
Bancas cómodas y originales.

Al principio fue Alberto el que más puntos acumuló, pero porque desde el principio me corchaba con municipios del Putumayo y los llanos orientales, a donde yo no he ido. Pero luego le cogí ventaja cuando pusimos la condición que no se podía repetir departamento.

En fin que Alberto se convenció que yo conocía mucho de nuestro país, y a raíz de eso no dejó de conversarme e interesarse  por mis respuestas.

Con Alberto pude llegar incluso hasta la entrada a Puerto Boyacá. ¡Qué maravilla!

Pa’ que vea, cuando menos pensaba llegar temprano a mi destino, tuve la fortuna de encontrar ese transporte tan cómodo y expedito.

El alcalde de Cimitarra hasta el 2019 es el señor Mario Fernando Pinzón Sierra.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

4 comentarios en «Cimitarra (Santander).»

  • el 28 septiembre, 2016 a las 10:07 am
    Enlace permanente

    Antes que todo, permitame felicitarlo y decirle que lo envidio enormemente, ya que imagino que debe tener mil historias y anécdotas que pueden ser maravillosas de oír en compañía de un buen café.
    Excelente relato de su visita por nuestro hermoso Municipio, espero que se repita y que me pueda contactar, para acompañarlo y aportar material fotográfico que pueda enriquecer su experiencia. Un saludo

    Respuesta
    • el 29 septiembre, 2016 a las 9:06 am
      Enlace permanente

      Cierto, cuando se viaja con frecuencia se viven muchas experiencias increíbles. Algún día tu también lo harás. Saludos.

      Respuesta
  • el 11 marzo, 2020 a las 3:05 pm
    Enlace permanente

    Hola, soy Rosana Lombana, la hija del autor del monumento a los pobladores de Cimitarra.
    El autor se llama Héctor Lombana Piñeres quien nació en Río Frío Magdalena el 8 de marzo de 1929 y falleció el 19 de octubre de 2008 en la ciudad de Santa Marta.
    Mi padre realizó 25 monumentos en Colombia y otros en el exterior.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.