Confines (Santander)

Al sur de Bucaramanga y del departamento de Santander, y como parte de la Provincia Comunera, Confines es un pequeño municipio declarado Monumento Nacional en 1.977.

Valla.
Bienvenida.
Parque.
Parque principal.

Anteriormente se llamaba San José de Culatas (mata con espinas), pero luego se llamó Confines porque en tiempos de los españoles acá se localizó una cárcel muy temida, a donde traían los presos de la región a confinar, es decir a terminar de pagar la pena.

Aunque hay una vía de solo 20 kilómetros que va de Confines a Charalá, ahora está deteriorada y ya no transitan colectivos. Un lugareño lo confirma: ‘Eso es mucho lo acabada que está esa carretera…’.

Vallados de piedra.

Del el sitio conocido ‘Tapias’, sale el ramal que llega al pueblo. Son solo 3.5 kilómetros para llegar a Confines desde la vía troncal que une a El Socorro con Oiba.

En la carretera hasta la troncal se ven cercos antiguos de piedra de hermosos diseños y rocas mohosas.

Los primeros pobladores de las tierras confineñas, encontraron abundantes rocas en las laderas. Al tiempo que limpiaban el terreno para la siembra, construyeron las centenarias demarcaciones.

Pano.
Panorámica de Confines.
Arbustos.
Ambiente verde y fresco.

El parque de Confines tiene en el centro un kiosco sencillo pero con hermoso techo de caña brava. Cuentan que ahí se construyó la primera iglesia doctrinera, alrededor de la cual y a través de los años, se conformó el pueblo.

Senderos de arbustos florecidos atraviesan el parque en diagonal y dan una sombra espesa y fresca.

Templo colonial.

La iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá de Confines, de una sola torre, es toda una joya arquitectónica con más de 200 años. Un templo construido en piedra maciza  y techo en caña brava y teja de barro.

La iglesia ostenta cinco nichos y tres retablos antiguos, el del presbiterio exhibe la imagen de la Virgen de Chiquinquirá.

Los arcos de medio punto en piedra labrada le dan al recinto gran solidez y gracia exquisita.

Cubierta.
Techo en caña brava.
Atrio.
Fieles saliendo de misa.
Retablo.
Retablo central.

El altar mayor también en madera labrada, se parece al de otras iglesias santandereanas, solo que el de Confines está mejor conservado.

Las 14 estaciones son cuadros de imágenes antiguas enmarcadas con vidrio, bastante originales.

La casa cural, en el costado derecho de la iglesia tiene matas de curazao en la fachada que alegran de qué manera el ambiente.

Casa cural.
Casa parroquial.

‘Edén de Santander’.

Confines es un pueblo apacible. Solo tiene dos negocios en el marco de la plaza.

Para disfrutar de la naturaleza, Confines ofrece cascadas y quebradas que sirven como balneario natural a los visitantes.

Otro sitio paradisíaco lo constituye el surco de la quebrada La Guayana que forma una cascada de aguas cristalinas llamada Barroblanco. En esa caída de agua es posible practicar torrentismo y rappel.

Pero nada tan espectacular como el tobogán natural sobre una gran laja de piedra de 20 metros de largo. Esa cascada la forma la quebrada La Canalera cuyas aguas han labrado durante miles de años, el Tobogan Natural de Corinto.

Los bañistas se resbalan por la roca húmeda, entre sobresaltos y risas.

Cascada.
Cascada Barroblanco. (Foto Caminantes Santander).
Tobogán.
Tobogán Corinto. (Foto Punto AVI).

La Reserva Forestal Los Picorales invita a contagiarse del medio natural entre gran variedad de fauna y flora.

La Cueva del Tigre es otro destino imperdible para los amantes de la espeleología.

Cada vez son más famosos los chorizos de cerdo de Confines, donde existen ya varias empresas familiares que elaboran esa delicia gastronómica.

El puente de agosto de cada año es el momento adecuado para visitar Confines cuando se  celebra el Festival del Retorno con participación de muchos confineños venidos de otras ciudades.

Encuentro de Caminantes.

En el 2008 asistí en El Socorro al VII Encuentro Nacional de Caminantes, con participación de 1.300 personas.

El Encuentro fue conocido por los confineños y habitantes de la región ya que los caminantes anduvieron por varios pueblos y senderos de la Provincia Comunera.

En síntesis, Confines es un pueblo pequeño pero de gran belleza natural y arquitectónica. Su templo parroquial de verdad merece ser Monumento Nacional.

Caminante.
Naturaleza exuberante.

Alcaldes de han sido: 2008-2011 Hugo Velandia, 2012-2015 Marcos Prada Jaimes, 2016-2019 Josué Efraín Gómez Medina y hasta el 2023 es el señor Diego Rivero.

Acá habitan en total 2.500 confineños 500 en el pueblo y 2.000 en las veredas. 

Fecha de la visita: Domingo 29 de Junio de 2008.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.