Cumaral (Meta)

Viernes 26 de octubre de 2012

Llegué a Cumaral  procedente de Monterrey, en donde tuve que echar dedo un  rato hasta cuando el conductor de una jaula ganadera, que había parado a almorzar, terminó su comida y, aún con el muenda-dientes en la boca, salimos hacia el departamento del Meta.

Conductor de jaula ganadera.
Conductor de jaula ganadera.

Cundinamarca, se ‘entromete’ un poco en el departamento del Meta, a la altura de Paratebueno. Pero más adelante, en Cumaral, volveremos a entrar al departamento llanero.

José Albeiro Serna Restrepo fue elegido por amplia mayoría, como alcalde de Cumaral hasta el 2015. Este municipio tiene en total 16.500 habitantes, de los cuales en las veredas viven 6.000,  y en el casco urbano habitan 10.500 cumaraleños.

Por supuesto que es muy bueno el viaje en este camión de cabina tan alta y desde la cual se observa todo con tan buena perspectiva. A diferencia de la tracto mula en la cual viajé la otra vez, el motor de este camión es menos ruidoso. Cuando le pregunté al conductor por el modelo de la jaula, me respondió:

Río.
Vista desde la cabina del camión.

‘El propio de él es 78, pero está repotenciado a 94’.

Pues sí que se trata de un Camión Ford, de las llamadas ‘piraguas’, que salieron muy finas las de ese modelo.

Atrás, en la carrocería, se ven las gaveras, especie de cuadrícula en hierro, que se colocan sobre el piso, para que el ganado no resbale. Mi amigo el conductor me cuenta que al principio de los viajes, cuando las reses van atrás, los animales se comportan nerviosos, se mueven mucho, pero con el transcurrir de los kilómetros se acostumbran un poco.

Jaula.
Camión ganadero, tipo ‘piragua’.

En este viaje el camión va vacío, pues viene de entregar la carga viva, en el Casanare. Otro dispositivo necesario para llevar reses, son las talanqueras o travesaños con los cuales se divide el espacio en varios compartimientos, lo que facilita el transporte de las reses.

Pasamos por el centro de Villanueva, el último pueblo importante del Casanare. Después está Barranca de Upía, que es un municipio del Meta, en los límites con  Casanare. Barranca queda en la mitad de la afilada punta del Meta que se introduce en Cundinamarca.

Petro.
Camiones conduciendo petróleo crudo.

A una hora de acá, hay varios pozos petroleros, razón por la cual, por esta zona nos encontremos varios carro-tanques, transportando petróleo crudo, con la insignia 1203.

Mi conductor siempre se detiene en el sitio ‘Papi quiero piña fría’, en donde nos bajamos a tomar jugo y comprar piñas. Y sí, estaba muy rico el cernido y fue buen alivio para nuestras gargantas secas. Como había un atardecer de arreboles muy bellos, aproveché para tomar algunas fotos del firmamento rojo y del carro en el cual viajo.

Atardecer.
Atardecer en los llanos orientales.

A las siete de la noche me bajé del camión, le dí unos pesos a mi amigo y le deseé mucha suerte. Ya estoy en Cumaral, justo en la avenida que cruza el pueblo y en donde están los sitios para comer y los hoteles, no muchos, ni de gran comodidad.

Precisamente en el Restaurante El Campesino, fue mi cena: deliciosa sopa de cuchuco a $2.500, avena casera a mil y de postre una torta de queso recién horneada, también a mil pesos. Así que quedó el hombre listo hasta mañana.

Aquí  en Cumaral no hay bueno hoteles, arrendé una habitación por $20.000 en un hospedaje, no muy cómodo, pero limpio.  No quiero caminar más con el morral a cuestas.

iglCu
Iglesia de Cumaral.

Antes de dormir me asomé al parque principal, que tiene una iglesia grande que ya conocí hace unos años cuando estuve en Los Llanos.

En el Bar de la Plaza, me tomé una cerveza como para esperar la hora de acostarme y sentir el calorcito agradable de una noche llanera.

En ese establecimiento sonaban algunas canciones de Rafael Orozco, que me encantan. Así que fue muy agradable el rato que estuve mirando hacia el parque principal, muy arborizado aunque un poco oscuro. Mañana lo miraré con detenimiento.

Árboles.
Parque central de Cumaral.

Sábado 27 de octubre de 2012

Pues sí que Cumaral tiene una plaza inmensa, con bosque abundante y las calles son bastante amplias, algunas con separador. Claro, por acá sobra espacio para planificar los pueblos acorde al clima.

Amaneció un día hermoso, de cielo abierto, azul profundo y mucho calor. Aproveché tanta luminosidad para tomar algunas fotos del casco urbano.

Paisanos.
Lugareños en el parque de Cumaral.

Me encantó la plaza de Cumaral, tan amplia y fresca. Tiene árboles frondosos con matas huéspedes en sus ramas. Hay un monolito pequeño como homenaje a la paz, cuyo diseño me encantó.

Allí cerca había varios lugareños con los cueles estuve conversando, para tener más información acerca de Cumaral.  Por ellos supe que la alcaldía queda en una vieja casa roja, bien conservada.

Alcald
Alcaldía de Cumaral.

De nuevo con el equipaje a cuestas abordé, por $2.000, una buseta que en un cuarto de hora me llevará a Restrepo. Tuve que gritar y hacer bulla, para que el conductor de la buseta me advirtiera, se detuviera y yo fuera a alcanzarlo.

Qué suerte, así tendré más tiempo para reconocer el otro pueblo llanero en el cual estuve la otra vez.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.