Festival de Bailadores de Música Parrandera en Frontino (Antioquia).

Ya de por sí el nombre tan largo dá idea de un evento popular, campesino y con pocos pergaminos, pero uno de los más auténticos de los que se realizan en Colombia: el ‘Festival de Bailadores de Música Parrandera y del otro día’.

Lo mismo puede decirse del cartel que promociona el Festival: nada fulgurante y de diseño sencillo.

Publicidad.
Afiche promocional.
Labriegos.
Campesinos bailando.

Octava versión.

El Festival que comenzó en el 2001 por iniciativa de los hermanos Muñoz, llega en el 2021 a su octava versión, y desde hace unos años incluye además un Festival de Parranderitos, con el cual se busca que la fiesta se prolongue por varias generaciones.

La verdad no existe en Colombia un Festival más auténtico y nada comercializado como el Festival de Bailadores de Música Parrandera de Frontino.

Tan cierto es que la sociedad de consumo no ha permeado esa fiesta que, a pesar que la organización del evento implica enormes gastos, todavía tanto el ingreso al coliseo como el servicio de parqueadero en la Unidad Deportiva La Mandarina de Manguruma, son gratis.

Sin embargo la calidad del espectáculo es por lo alto, dado el recinto amplio y ventilado y la buena selección de los participantes.

Abuelos.
Pareja de abuelos participantes.
Pareja.
Primera pareja al ruedo.

Semanas antes del primer sábado de diciembre los aspirantes a participar en las finales deben demostrar sus habilidades y compromiso para asistir al Festival de Música Parrandera.

Por todo eso, el Festival de Bailadores ya fue declarado Patrimonio Inmaterial del Municipio de Frontino.

¿Qué es Música Parrandera?

Se conoce como Música Parrandera al conjunto de melodías bailables que, sobre todo en el departamento de Antioquia, constituyen la Banda Sonora de las fiestas decembrinas. Anteriormente se le llamaba música ‘caliente’.  

La Música Parrandera surge en los años 70 y 80 cuando muchos campesinos emigraron a Medellín huyendo de la violencia partidista.

Campesinos.
Labriegos auténticos.
Azul.
Con sus mejores trajes.

En sus veredas, algunos tocaban bandola o guitarra, instrumentos con los cuales animaban bautizos, matrimonios o grados.

La llegada de los migrantes músicos a la capital antioqueña, coincidió con el florecimiento de la industria discográfica.

Uno de aquellos campesinos e intérpretes es José Ángel Bedoya, nacido en Frontino, autor de El Mecedor y El Negro Picante.

Antes de los años 70, la música Caribe y la Andina solo se conocían en cada subregión colombiana. Pero el inusitado auge de empresas fonográficas en Medellín, ayudó a difundir ambos géneros por la todo el territorio colombiano.

Los más destacados.

A partir de los años 70 el compositor cienaguero Guillermo Buitrago, de padre marinillo, también se dio a conocer en el país con sus interpretaciones vallenatas acompañadas con guitarra, que se volvieron imprescindibles para animar las fiestas de final de año. ‘Grito Vagabundo’ y ‘Víspera de Año Nuevo’ son las canciones más sonadas por esta época.

Pareja.
Pareja de edad media.
Jóvenes.
Los más jóvenes.

En Jericó nació Joaquín Bedoya, conocido como ‘El Rey de la Música Parrandera’ y quien  murió en el 2014 en Envigado. De su autoría son canciones que se interpretan en varios sentidos como ‘El Trovador Malicioso’, ‘Las Veteranas’ o la tan conocida ‘Aguardiente pa´l chofer’.

Y es que el humor, la picardía y el doble sentido son también características de la Música Parrandera.

Tanto goce y tan barato.

Sí,  muy agradable la fiesta en el coliseo cerca al barrio Manguruma. Gente del pueblo y las veredas en las graderías y los que toman licor en las mesas.

Son protagonistas campesinos auténticos con sus atuendos de arrieros paisas. Las mujeres calzadas con baletas negras, medias blancas al tobillo, vestido de flores, delantal  blanco y pañuelos en la cabeza.

Evidencia.
Evidente transparencia.
Espera.
A la espera de ser llamados.

Los hombres de pantalón negro, camisa blanca, pañoleta roja, sombrero paisa, machete, poncho y delantal de arriero.

Al comienzo bailaron todas las parejas en la pista, y a continuación se convocaron por alto-parlante a los seleccionados en las eliminatorias.

Expresión Campesina.

A la Música Parrandera también se le conoce como música campesina, pues nació en los campos y veredas de las montañas antioqueñas.

Antes del Festival Frontinueño se hacen eliminatorias en las veredas del municipio y el primer día del Festival en Frontino, participan los bailadores previamente seleccionados.

Admiración.
Todos la admiran.

Los concursantes llegan a la cabecera municipal de las veredas Chontaduro, El Chuzcal, Musinga y muchos otros centros poblados, dado que Frontino es uno de los municipios más extensos de Colombia.

Por parejas van saliendo los danzantes a hacer la presentación ante el jurado, a medida que el animador del evento los llama por nombre del competidor, el de su pareja y la vereda de la cual proceden.

Para los labriegos que peinan canas, esta es una oportunidad única tal vez, de participar en un evento masivo de gran trayectoria como es el Festival de Música Parrandera.

Incluso los campesinos de más edad lo dan todo ese día. El pasado sábado 11 de diciembre los asistentes en las tribunas aplaudieron hasta el cansancio a una mujer de 94 años y pañoleta rosada que, para bailar no dio muestras de fatiga.

Su cuerpo pequeño y delgado, le seguía los pasos al parejo, un hombre de menos años, también campesino.

Anciana.
La más veterana.
Berta.
Berta Lucelly.

Muchos se peleaban el derecho a bailar con Berta Lucelly, una señora alta y delgada, vestida de amarillo, la que mejor llevaba el ritmo con los pies.

Los más jóvenes, claro, mueven mejor las piernas. A ellas la falda les forma olas  altas y los parejos mueven con más energía sus caderas. En cambio los veteranos danzan más pausado y con pasos menuditos.

Algunas melodías.

Canciones como ‘El descachalandrado’, ‘Yo celo a justo’, ‘El Apachurrao’, ‘Yo vi una araña con pelos’ o aquella tan poco ecológica: ‘Échele candela al monte’ hicieron bolear las faldas y seguir el paso a concursantes y espectadores. La música parrandera es tan contagiosa, que provoca moverse  así sea sentado en la silla.

Qué  fiesta más genuina, con sabor a campo y montaña y olor a jugo de caña dulce recién cortada. Sin embargo la fiesta frontinueña goza de poca difusión en los noticieros nacionales, pero quizá por eso se conserva fidedigna.

Expresivo.
Un día inolvidable.
Variedad.
Campesinos de todas las edades.

Luego que pasaron todos los concursantes, se presentó en la tarima Miller Cruz con su más reciente lanzamiento titulado ‘La Sinovac’. La letra expresa el descontento general cuando, en el año de la pandemia a todos ‘Nos mandaron pa’ la casa a encerrarnos qué locura’.

Excelente la música por un conjunto de cuerdas, piano y percusión que animó la primera fase de eliminatorias.

El Festival de Bailadores de Frontino, es el abrebocas para lo que viene luego: las Fiestas Tradicionales de la Panela.

Así que este próximo sábado 18 de diciembre, no se pierda la final del Festival de Música Parrandera y del otro día en Frontino (Antioquia). Lo esperamos.

Fechas del evento: Sábados 11 y 18 de diciembre de 2021.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en «Festival de Bailadores de Música Parrandera en Frontino (Antioquia).»

  • el 16 diciembre, 2021 a las 8:56 pm
    Enlace permanente

    Gracias Germán por difundir cosas tan significativas como
    éstas. Gracias a tu señora esposa que con su carisma y notable alegria nos ayuda a engalanar la fiesta. Siempre seran bienvenidos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.