Fosca (Cundinamarca).

Viernes 2 de diciembre de 2016

Vacas peludas.

PF
Panorámica del municipio de Fosca, al oriente de Bogotá.

Llegando a Fosca me impresionan las vacas que pastan en los prados, o las que los campesinos trasladan de un potrero a otro para racionalizar el consumo de pasto.

Ni pensar que se trata de ganado fino, puras vacas criollas, nada de Brahman o Holstein. Pero son esas reses las que le suministran la proteína en forma de queso y cuajada a los campesinos de Fosca.

Peludas, claro, con tanto frío en las madrugadas… Y con ojeras o antifaz, por el color oscuro que rodea sus ojos para amortiguar tanta luz solar, cuando la neblina no invade los potreros.

=C
Fachadas con los mismos colores en la plaza del pueblo.

En Cáqueza la despachadora y el conductor del bus que salió a las ocho de Bogotá, estaban muy pendiente ‘del señor que va para Fosca’.

Ese era yo, que viajé desde Cáqueza a conocer este municipio, ubicado a 62 kilómetros al oriente de Bogotá.

La carretera transcurre en ascenso, con precipicios al lado pero segura, gracias a las vallas de contención que protegen el abismo.

PC
Parque central del municipio.

Ya en Fosca lo primero fue dejarme seducir por este pueblo de aspecto limpio.

San Antonio de Padua.

El templo de San Antonio, de interior sencillo, es lo que más se destaca antes de llegar o después, saliendo para Gutiérrez.

El diseño de la iglesia es simple, es más, parece hecho por un estudiante de primer semestre de arquitectura: con láminas de cartulina bien medidas y mejor cortadas y unidas. Pero se ve bien.

SAP
Interior del templo en honor de San Antonio de Padua.

Y quien entra a la iglesia de San Antonio y la observa desde atrás, tiene la impresión de encontrarse en un templo Art Deko: puras líneas verticales, hasta agradables.

Lo de San Antonio recuerda la vez aquella cuando a un campesino ‘se le apareció’ la imagen del santo en una cripta, cerca a la quebrada.

Se me hace que fue más bien que alguien la colocó allí, en vista de que el nicho era muy apropiado al tamaño de la imagen.

Un bloguero alemán.

NF
Nicolás de Federmán.

También enfoqué el parque decorado con un busto de Nicolás de Federmán, un bloguero, perdón, expedicionario alemán que en 1.530 describió sus aventuras por los Llanos del Orinoco.

‘El joven de Ulm’, con tan solo 19 años, vino por estas tierras en busca de aventuras y si en esos tiempos hubiera habido Internet, hoy estaríamos leyendo su dominio.

AM
Sede de la Administración Municipal.

La Alcaldía tiene sede en el marco de la plaza de Fosca. Tan bien presentada como todo el pueblo, es la expresión clara, de los buenos hábitos de higiene de los fosqueños.

No me gusta visitar pueblos en los días previos a la Navidad, pues las fotos quedan marcadas con los adornos de la época.

Menos mal en el parque de Fosca apenas si iban a levantar el árbol navideño en forma de cono invertido.

CP
Calle que sube de la plaza principal en Fosca.

Saliendo del casco urbano hacia Gutiérrez, se ve la sede campestre del colegio de secundaria.

La carretera es destapada, desde Fosca a Gutiérrez son únicamente 20 kilómetros de distancia.

Me vine sin probar  los panes de sagú y la mazamorra chiquita, delicias gastronómicas de Fosca.

Más adelante está el ramal donde sale la vía para Une.

Acá viven en total 6.500 fosqueños, 1.500 en el pueblo y 5.000 en las fincas.

El alcalde de Fosca hasta el 2019 es el señor Milton Albino Barbosa Rey.

 

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.