Gigante (Huila).

Domingo 6 de abril de 2014

Por estos días estoy de correría por algunos municipios del Huila. Lo que más me ha llamado la atención en tierras opitas, son las carreteras tan hermosas, casi siempre decoradas con árboles coposos que, a veces forman túneles verdes, tan oportunos para viajarenverano.

TV
Túnel verde en carreteras del Huila.

Una moto taxi me llevó, por mil pesos, al Terminal de Transportes de Garzón, en donde amanecí esta mañana.

A las tres de la tarde, una buseta moderna que salía ya para Neiva, me llevó hasta la plaza principal de Gigante, por $4.000. Es costoso ese tiquete, para solo media hora de viaje y 30 kilómetros de recorrido. En el Huila los pasajes no son tan económicos como en el Atlántico, siendo departamentos que tienen similares características topográficas.

PG
Panorámica de Garzón.

Recién se sale de Garzón, se obtiene, en una curva,  una panorámica preciosa de esa ciudad.

La carretera entre Garzón y Gigante, transcurre entre pequeños montículos, por lo que la vía tiene curvas, ascensos y bajadas. Ahora trabajan en la construcción del otro tramo de la carretera, para que quede por fin, de doble calzada. Ello implica abrir taludes, construir puentes y viaductos.

Ig Gte.
Iglesia de Gigante.

La iglesia de Gigante es bonita y antigua, pero no muy grande. Lo bueno es que en horas de la tarde, el sol se proyecta sobre la fachada, así que pude tomar fotos preciosas de esa edificación.

Y por supuesto que también fotografié la grande, imponente y hermosa ceiba, que aún crece en todo el centro del parque principal gigantino. Dado que es un árbol de muchos años, tuvieron que ampliar el cerco que la rodea, para evitar accidentes cuando, de pronto, una de sus enormes ramas, se venga abajo.

Recuerdo la ceiba que tuvieron que cortar en Guacarí y que aparece en las monedas de $500. En Valparaiso (Antioquia), también existió un árbol de semejantes proporciones.

Ceiba.
Enorme ceiba en Gigante.

Me cuentan que han venido expertos de muchas partes, a alimentar esa planta con vitaminas y otros preparados especiales, a ver si logran que sobreviva por algunos años más. Es una especie tan grande y de tanta belleza, que vale la pena conservarla.

La tarde de hoy está preciosa, aún brillan los rayos, de un sol abierto y veraniego, aunque decadente. Pocas nubes navegan por el firmamento azul. En ‘Jugos La Ñapa’, calmo la sed con un Milo helado por $2.000, que  acompaño con almojábana de $500.

En Gigante no es muy buena la planeación urbana. Se ven bares y ventas en el costado sur de la plaza principal y algo de desorden frente a la Galería, ubicada a solo una cuadra del parque central.

AN
Edificio de estilo Art Nouveau.

No obstante en una esquina de la plaza, fotografié un edificio esquinero hermoso, de estilo Art Nouveau que, a Dios gracias, han preservado muy bien.

Algo frecuente en el Huila, son los salones de billares y la venta de chontaduro, traído del vecino departamento del Putumayo.

IP
Parque Monseñor Ismael Perdomo.

Subo más allá de la iglesia y me encuentro el parque Monseñor Ismael Perdomo Borrero, un cardenal colombiano, nacido en Gigante, que recuerdo perfectamente.

Seguí hacia arriba, en busca de la Villa Olímpica y la Casa de la Cultura.

De pronto me encuentro, en las escalas de una edificación, a un grupo de alumnos de once, seis niñas y un muchacho, que departían y se reían como acostumbran los jóvenes de esa edad. Les pregunto por la casa de la Cultura y, como fueron tan amables y se interesaron en mí, me propuse dialogar con ellos, para saber algo acerca de su forma de pensar y de vivir, que debe ser diferente, a como se comportan sus pares en las ciudades.

Lo que primero me llamó la atención fue que, ninguna estaba ‘pegada’ a un aparato tecnológico y que solo una usaba Black Berry.

A cada una le pregunté por la carrera que quería estudiar, pues al principio de la conversación, me contaron que el joven quiere  ser Hermano Cristiano de La Salle. Y quedé buena impresión: parece ser que tienen muy claro sus habilidades y gustos y que escogieron acertadamente la profesión, en la cual podrían desempeñarse bien y disfrutar de su trabajo, más allá de la cantidad de dinero que pudieran devengar.

IntIgl
Interior de la iglesia de Gigante.

La segunda pregunta que cada una respondió gustoso fue: si se querían casar, sí o no y por qué, y cuántos hijos querían tener. Ahí sí fueron muy tradicionales las chicas, casi todas quieren contraer matrimonio y tener uno o dos hijos.

Y la última pregunta, esa sí más interesante y atrevida, fue para saber si se consideraban machistas o no y a quién consideran más machista hoy, si al hombre o a la mujer.  Pocas consideran que la mujer es más machista que el hombre, algunas dicen que ambos y todas piensan que el machismo sigue vigente. Yo les corrobore esa idea, y les dí ejemplos de novias que siempre hacen lo que el hombre determina, lo cual no debe ser así.

En los pueblos hay menos competencia y consumismo y, sobre todo, los jóvenes de las poblaciones todavía conversan personalmente, no viven pegados a sus celulares y de pronto disfrutan más la juventud, pues son menos egoístas y comparten más con sus amistades. Los amigos de FaceBook no dejan de ser etéreos, distantes, fluidos.

Estas chicas se sienten muy orgullosas de la Normal Superior, donde estudian  sobre todo, por las instalaciones campestres que tiene, con muchos árboles y en ambiente bucólico.

Por mis amigas, supe del Alto de la Cruz, un sitio arriba de la cordillera, donde efectivamente se ve una gran cruz, y hasta donde suben peregrinaciones de fieles los días de la Semana Santa.

LAO
Compositor y Viajero Luis A Osorio.

En el parque central está el homenaje al compositor Luis Alberto Osorio, oriundo de Gigante, un cantante y viajero que compuso la canción ‘Alma del Huila’, para muchos el Himno del Departamento.

A
Aviso de cafetería central.

Bajé hasta la plaza, observando casas bonitas que hay en los barrios centrales; incluso ví una residencia antigua, que aún conserva el piso de ladrillo. También fotografié el interior de la iglesia parroquial, de estilo colonial bonito.

En el parque comprendí el cambio tan deplorable que sufrió la esquina nor-oriental de la plaza, donde antes había una bello Bar, con techo de teja y alero típico; en cambio ahora han construido un feo edificio de tres pisos que no está a tono con nada del marco de la plaza principal de Gigante.

De todas formas, ayer y hoy, funciona allí la Heladería Recuerdos de Ella. Pero qué cambio tan desfavorable!

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.