San Luis (Antioquia).

‘La Perla Verde del Oriente’ como se le llama a San Luis, es un municipio antioqueño de población campesina y rico en aguas, como su vecino San Francisco. San Luis se ubica siete kilómetros adentro de la autopista Medellín-Bogotá.

Bosque.
Río Dormilón.
Cascada.
Cascada La Cuba.

De La Piñuela donde está el cruce para San Francisco, hasta el río Calderas, hay quince minutos de recorrido. De ahí a la entrada a San Luís son otros diez minutos, más otros quince, que dura el recorrido desde la autopista hasta el pueblo, por carretera pavimentada y en ascenso sostenido. 

Desde la autopista, a solo un kilómetro, se pasa por un lado de la hermosa cascada La Cuba, que cae desde lo alto, por entre rocas brillantes, hasta la orilla de la carretera. Son cuatro chorros separados, uno muy amplio, otro menos y dos más delgados. En tiempo de verano no son tan abundantes como están ahora, las cuatro vertientes.

Paisaje boscoso.

Todo el recorrido hasta San Luís transcurre por entre bosque virgen y espeso, muy verde y fresco en temporada de lluvias. Se aprecia una gran variedad de plantas y árboles.

Laderas.
Laderas verdes.
Marco.
Parte baja de la plaza.

A un lado de la vía, la que da al precipicio, se han sembrado arbustos de tallos caratejos, que crecen con fuerza, gracias a la humedad del clima selvático. También se ven por acá, los mismos árboles que abundan en el nordeste, de fuste gris y alargado que concluye muy arriba, en cuatro o cinco ramas con hojas terminales.

Bambús de fustes amarillos con líneas verdes, forman islas de vegetación preciosas. De vez en cuando aparece un árbol del pan, con sus hojas anchas y puntudas tan elegantes. Guaduales altos, matas de iraca pequeñas, bejucos colgando de los árboles más encopetados y abajo, por entre un cañón en medio de pedregales, corre un río copioso, de espumas blancas y transcurrir rugiente. 

Cántico y realidad.

Con razón el himno de San Luis habla de: ‘Tus riquezas naturales, se extienden de norte a sur, y por todos los confines de tu selva verde azul’.

Hojas anchas acá, folios en forma de corazón más allá, matas de platanillo de cuerpo pequeño, hojas perforadas por gusanos colgantes, y de pronto: una quebrada que baja entre rocas que se pierde debajo del asfalto, para caer por fin al río Dormilón, que baja entre pedregales allá abajo.

Este paisaje es como de revista, de un verde oscuro y profundo, que provoca bajarse del bus para escuchar toda la fauna que habita dentro de semejante espesura.

Ya cerca de San Luis aparece un kiosco a la vera del camino. Es el mirador construido en un punto preciso, en donde es maravillosa la vista sobre la espesura del bosque y las montañas.

Iglesia.
Templo de San Luis Gonzaga.
Fuente.
Agua cantarina en el parque.

Iglesia y parque.

El parque principal de San Luis es agradable y parece recién restaurado. Tiene cuatro niveles y una cascada refrescante y saltarina, que cae en el piso de abajo. Árboles gigantes y de follaje tupido, dan sombra a los asientos, entre eras con matas de flores. En el espacio público se ven dos kioscos, de aceptable presentación.

En un costado de la plaza, la estación de policía, con cuatro garitas en las esquinas, supera en monumentalidad a la iglesia del pueblo. El templo en honor a San Luis Gonzaga es una edificación con plano en forma de cruz y techo de cañón con cubierta de zinc, de aspecto aceptable. Baldosa antigua y de buen diseño y en las naves laterales 12 nichos con santos de todas las advocaciones.

Policía.
Estación de Policía.

A esta hora, un poco somnolientas,  un grupo de madres católicas reza el rosario de la una y media de la tarde.

Frente al atrio de la iglesia de San Luis, un árbol del pan, decora la plaza, en tanto que a un lado de la puerta principal del templo, está el busto del Padre Clemente Giraldo, fundador y primer párroco del pueblo.

Decorados.

Por lo que veo, este pueblo ha crecido bastante desde cuando lo conocí en 1.998. Recuerdo que en aquella oportunidad estuvimos bailando en la heladería VerdeMar, donde sonaba mucho la canción de Rafael Orozco: Solo para ti, que por esos días estaba de moda.

Esa heladería ubicada en el costado occidental de la plaza, es una de las más grandes. Ahora está decorada con fotos de iglesias de los pueblos de Antioquia, como también colecciones de máquinas de coser y dagas antiguas. También hay cuadros con la foto de personajes del pueblo y reproducciones de las cédulas de los patriarcas sanluisanos.

Calle.
Calles inclinadas.

Periferia.

San Luis es un pueblo bien trazado, solo que sus calles son pendientes y en algunas de ellas el asfalto está deteriorado.

Oficialmente aquí no hay servicio de moto-taxis. Al primer motorista que le pregunté, se ofreció muy amablemente a llevarme cerca al Cementerio, hacia el occidente, por lo que llaman ‘La Salida’, que era el inicio de la carretera vieja que comunicaba a San Luis con Cocorná.

Esa vía fue muy útil por estos días, cuando estuvo cerrada la autopista, pues por acá los carros evadían el derrumbe que cayó por los lados del río Calderas.  Sin embargo desde el cementerio no se aprecia muy bien la panorámica del pueblo.

Después del cementerio subimos por el sur hacia el barrio obrero y, más allá, La Chimbarria, otro sector que, a juzgar por el nombre, en otro tiempo, seguramente albergó la zona de tolerancia.

El Castellón, es un cerro alto en forma de mesa sobre el cual hay una antena de telecomunicaciones. Es la parte más alta de la montaña y el cerro tutelar de San Luis. Hoy está nubado, pero en internet se encuentra la foto de esa atalaya.

La Planta.

Otro sitio digno de conocerse en San Luis, es el charco La Planta, ubicado en la parte más baja, por donde corre el río. Para bajar a ese charco construyeron un camino de escalas, pero son como 500 peldaños aptos para los más jóvenes.

En Internet se puede ver la foto del charco y sí, es bellísimo, ancho y amplio con una cascada hermosa que cae al lago, como blanco manto de novia. Sí es algo  digno de verse y de disfrutar, bañándose en aguas tan claras.

De regreso a la plaza por la calle Colombia o 21, pasamos por el coliseo gigante, al parecer de poco uso, como casi todos los elefantes blancos en los pueblos.

También observamos el Colegio San Luis Gonzaga y la escuela anexa, y posé para una foto en el inicio del Sendero Ecológico, que asimismo, desciende en pendiente hasta el río. Es un camino de piedras sombrío, con cerco en madera y decorado por un bosque natural admirable.

Madera.
Madera traída en mulas.
Sendero.
Sendero empedrado.

En una explanada cerca del Coliseo se parquean las recuas de mulas que traen la madera del monte cercano. San Luís es un gran productor de madera, no sé con qué tanto rigor ecológico se hace esa deforestación. Ojalá siembren más árboles de los que son talados cada año.

La alcaldía actual reemplazó a la anterior Casa Consistorial que fue destruida en la toma del pueblo por parte de la guerrilla el 12 de diciembre de 1.999. Una foto tomada de El Colombiano da cuenta de la brutalidad con la que se perpetró ese ataque a la población civil.

Fiesta de los niños.

Cerca del Hospital San Rafael se alistaba el desfile del Día del Niño. Qué suerte he tenido hoy. Parece como si los dos pueblos se hubieran puesto de acuerdo en programar esa fiesta, de tal manera que me tocaran ambas  a mí, por la mañana en San Francisco y en la tarde en San Luis. 

Fotografié a los Chavos y Chilindrinas, niños preciosos vestidos con los mismos atuendos de los personajes de la televisión. También van a desfilar chicos con uniforme de bomberos, campesinos, abejitas, hawaianas, ratonas, enfermeras, princesas, payasos y bailarinas. Todos se ven hermosos con sus caras sonrientes,  el espíritu ingenuo y la bella candidez de los infantes.

Es increíble la creatividad desplegada para esta fiesta, pues los vestidos de los pequeños están hechos con costales de poliéster, papel kraf y de colores apropiados, a fin de hacer más económico el disfraz y dar un segundo uso a los empaques. 

Chavos.
Chavos y Chilindrinas.

Mirador.

La amabilidad y buena disposición de mi guía no tiene límites. Por iniciativa suya me llevó hasta el Mirador, un kiosco bonito a un lado de la carretera, y en un punto estratégico desde el cual se aprecia muy bello el panorama de bosques tropicales, con el río Dormilón bajando hacia la autopista, entre piedras grandes y en medio de árboles gigantes.

Montañas verdes acá cerca, azules las más lejanas y grises, las que apenas se distinguen cerca del horizonte. Qué hermosura de paisaje el que se contempla desde el Mirador.

Allá abajo se ven los cercos que están construyendo para conducir el agua hasta hidroeléctricas medianas que incentiva el gobierno. Toda esta región es supremamente rica en corrientes de agua que no se han aprovechado debidamente.

Fin de la fiesta.

Cuando regresamos a la plaza, estaba próximo a ingresar al centro del pueblo, el desfile con motivo del mes de los niños. La fiesta está espectacular. Una banda marcial preside la gran parada. De otros municipios han venido zanqueros, saltimbanquis, payasos, músicos, profesoras acompañando sus grupos, madres con bebés cargados, bien peinados y mejor vestidos. Hasta algunas mascotas desfilaron con atuendos especiales.

La procesión llegó hasta la plaza y todos los niños se ubicaron frente a la iglesia y cerca de la tarima, preparada para la ocasión.  Una docena de chicas y jóvenes montados en zancos, se destacan entre la multitud, no tanto por su mayor estatura, sino por el colorido alegre de sus vestiduras.  Todos vienen con las mejores galas, las más llamativas y fiesteras.

Plaza.
Llegada del desfile.

A las cuatro de la tarde mi buseta dio dos pitazos fuertes, que aturdieron a todos en la plaza, y salimos con destino a Medellín.

En este municipio tiene en total once mil habitantes, de los cuales en el casco urbano viven 4.700 y en el campo 6.300.

Alcaldes de San Luis han sido: 2012-2015 Carlos Mario Gómez Urrea, 2016-2019 Zee Carlos Corrales Romero y hasta el 2023 es el señor Henry Edilson Suárez Jiménez.

Fecha de la visita: Viernes 27 de abril de 2012

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en «San Luis (Antioquia).»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.