Guaduas (Cundinamarca).

La Ruta de José Celestino Mutis.

Martes 21 de octubre de 2008:

Desde cuando pisé tierra de San Miguel de Guaduas, me dí cuenta que tendría mucha suerte acá: el bus que me trajo por $ 4.000  desde Honda, me dejó cerca de unas casetas, donde pedí un huevo sancochado por 500 pesos y me salió de dos yemas. Así que con mucho entusiasmo anduve las cinco cuadras hasta estar en el parque principal, ahora renovado muy a pesar de sus habitantes pues le cortaron varios árboles. Y sí, yo recuerdo que antes esa explanada era más cubierta. El año pasado se cayó una rama grande de uno de los árboles más viejos y por poco mata a un padre con su hija. Entonces por su edad avanzada y por ser tan fibroso, lo cortaron.

Palmeras en la plaza.
Plaza Principal de Guaduas.

Guaduas hace parte de los Municipios Patrimoniales de Colombia, junto con Santafé de Antioquia, Jericó, Ambalema, entre otros. Ahora el parque principal de Guaduas luce abierto y con unas palmas muy altas, airosas y esbeltas. De pronto así se ve mejor el frontis de la Catedral de San Miguel, de tipo colonial y color blanco.

En el Hotel la Casona, en todo el marco de de la plaza nos alojamos los miembros de la familia Vallejo Ramírez alguna vez cuando veníamos de Bogotá. Ahí mismo alquilé la habitación número 19, la más amplia y cómoda y por la que he pagado menos en este paseo: solo 10 mil pesos la noche, a pesar que tiene balcón hacia la plaza, baño, televisor y seis camas. La chica me la arrendó con la condición que si llegaba más gente me enviaría para una con baño afuera.

Iglesia Blanca.
Iglesia de Guaduas.

Muy contento dejé ahí mi morral y salí al parque a tomarme un café grande en pocillo cuadrado, delicioso. Guaduas es muy agradable: cómo será que algunos negocios tienen mesas en la acera y uno se sienta allí lo más de rico a ver la gente que pasa y disfrutar de ese espacio amplio y aireado.  Qué día tan maravilloso el que he vivido hoy, variado, de calor intenso y emociones a granel. No hay como viajarenverano.

El alcalde de Guaduas hasta el 2.015 es Mauricio Mesa Rodríguez. Este municipio tiene en total 32 mil habitantes, 15 mil en el pueblo y 17 mil en el campo.

Guaduas es importante históricamente por tres motivos principales: Aquí nació Policarpa Salavarrieta cuya estatua ocupa el centro del parque principal; también porque hasta Guaduas llegó  la cabeza del Mártir José Antonio Galán, luego de ser desmembrado a raíz de la revuelta comunera; y en Guaduas nació también  Francisco Javier Matis Mahecha, uno de los principales pintores que tuvo Mutis en la Expedición Botánica.

No todo lo de la actual crisis financiera es negativo. Para este viaje puse en práctica una nueva modalidad de financiación que implica apretarme un poco el cinturón y me ha dado excelente resultado. Para cada día saco solo 70 mil pesos que es lo máximo que debo gastar. Esa cantidad de plata va a la billetera y el resto del dinero reposa en la ‘caja fuerte’ de mi media y zapato derecho.

Miércoles 22 de octubre de 2008:

Antes de las ocho estuve en la Plaza de la Constitución leyendo el periódico y planeando los lugares a los cuales debería ir. San Miguel de Guaduas está muy bien conservado. El marco del parque no tiene ni un edificio anacrónico: todas las casas conservan sus techos de teja enmohecida,  preciosos. No obstante en el parque recién remodelado hay como diez puestos de venta de comidas y cachivaches que no deberían estar allí.

Subí al Convento de la Soledad, lo que antes fue la sede de los padres Franciscanos Recoletos, los mismos que se recogieron después de haber estado dispersos por un tiempo. En ese edificio, ubicado a una cuadra arriba del parque está la alcaldía municipal. Es una casa muy bonita, con arcos de medio punto, pero mal conservada por estos días.

Convento de los Franciscanos Recoletos.
Convento de los Franciscanos Recoletos.

En 1.959 Guaduas fue declarado Monumento Histórico de la nación. Pero parece que este centro histórico no ha tenido administraciones que se preocupen por la parte turística. En la Casa de la Cultura que queda en la Plaza de la Constitución, no había ningún folleto que promocione los sitios turísticos. Una chica muy joven y con regular preparación, me mostró en la pantalla del computador los sitios de interés: Museo de Artes y Tradiciones, La Casa de la Pola, la Catedral de San Miguel, cuyo altar mayor está presidido por el lienzo de la Virgen del Buen Suceso, patrona de la Villa de Guaduas. Esta Virgen morena es muy autóctona y tiene unos angelitos que le sostienen la corona.

Otros sitios de interés son: el obelisco a la cabeza de Galán, el Mirador de la Piedra Capira, y la Hacienda El Túsculo, lugar de descanso del presidente Manuel Murillo Toro. El centro histórico de Guaduas abarca prácticamente tres manzanas a la redonda de la Plaza de la Constitución.

Antes del Ferrocarril, por Guaduas pasaba el camino que comunicaba el puerto de Honda con Santafé de Bogotá, enlazando así la Costa Atlántica con el centro del país. Después el camino colonial perdió vigencia cuando se construyó el Ferrocarril que unía a Girardot con Bogotá, y ya en los años 40 Guaduas recobró su importancia cuando se construyó la carretera que unió a Honda con la capital del país.

Virgen y Ángeles.
Virgen del Buen Suceso.

En El Mesón de la Villa desayuné caldo con costilla y huevos revueltos por cuatro mil pesos. Cerca de ese restaurante está el Museo de Artes y Tradiciones, actualmente en remodelación. Ocupa una casa antigua de hermoso balcón y amplios aleros. A un costado de este Museo pasa el río San Francisco que atraviesa a Guaduas de oriente a occidente y corre a solo una cuadra al norte de la Plaza de la Constitución.

Casa colonial
Casa de la Pola.

Después visité la Casa de la Pola. Lo mejor y más auténtico de ella es el techo de paja con cielo raso muy bonito y los muros de bahareque. De allí bajé a la Nacional, como llaman acá a la carretera troncal que va para Bogotá. Mientras me tomé un jugo de naranja pasaron dos busetas hacia Honda, pero al momento me subí a otra que en cinco minutos y por mil pesos me dejó donde se inicia el camino al Mirador de la Piedra Capira.

El Mirador está ubicado a 40 minutos a pié de la carretera a Honda. Ese tiempo me demoré yo subiendo una cuesta no muy empinada y con algunos descansos para tomar aire o una foto. La carretera destapada está en óptimas condiciones. El camino es un tanto solo aunque se pasa por el lado de tres o cuatro fincas grandes y la escuela de la vereda Ceniceros.  Tres cuadras antes de llegar al Mirador se camina por un sendero empedrado bajo árboles de guayabas de muy buen sabor.

Qué alegría sentí a las 10:30 de la mañana cuando vi el mirador. Sin embargo el día está nubado y solo de vez en cuando se aprecia una finca allá abajo y se escucha el bramido de las vacas que pastan en el lugar.

Cuentan que esta piedra fue un punto estratégico durante las luchas de independencia ya que desde acá se vigilaba el movimiento de tropas que subían hacia la capital o bajaban a tomar el río Magdalena.

Mirador.
Mirador de la Piedra.

A las 12:15 bajé solo, por la carretera muy firme y en apenas 15 minutos estuve sobre el pavimento de la vía troncal. Me demoré mucho para abordar una buseta de Bolivariano que al fin apareció, pero para mí el ver pasar tractomulas es un programa entretenido.

Después de una siesta durante la cual coincidencialmente cayó un aguacero, estuve en la calle 1 con carrera 4 donde queda la otra sede de la Casa de la Cultura y lo que necesitaba: la Plaza de Mercado donde disfruté de un variado menú de frutas.

Como no podía salir muy temprano para Medellín a fin de no llegar al Terminal a media noche, subí por la calle 5, la misma de la Alcaldía para conocer el Monumento a la cabeza de Galán. Está ubicado al final de la calle, casi donde se encuentra de nuevo con la carretera troncal de Bogotá que en la parte de arriba también topeta con Guaduas. Es decir que viniendo de Bogotá, uno podría meterse por el pueblo y salir a la parte de abajo donde están las estaciones de gasolina.

Calle colonial.
Calle colonial en Guaduas.

En el camino una pareja me orientó cuando les pregunté qué eran esos tanques que se divisaban al occidente de Guaduas, en Guaduero. Según me dijeron en esta zona hay yacimientos petrolíferos en explotación, razón por la cual por la carretera pasan tantos carro-tanques.

El Monumento a la cabeza de Galán no es nada del otro mundo, está ubicado en medio de un matorral, muy descuidado y pobre, y sí, es un monumento sobre el cual se aprecia la cabeza del mártir comunero, ensartada en una horqueta.

Visité luego la plaza de mercado en donde comí unas granadillas deliciosas y me aprovisioné de agua y mojicones para el viaje. Cuando escampó, pasadas las seis de la tarde, con el morral a la espalda bajé a pie hasta el resalto que hay en la carretera troncal a esperar bus para Medellín. Pero antes decidí  llegar hasta Honda por 4.000 pesos y esperar allí el Expreso Bolivariano que pasaría a las 9 de la noche y por $ 30.000, un buen precio, dada la comodidad del bus y el excelente servicio, me llevará hasta mi casa.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.