Maicao (La Guajira).

Viernes 17 de agosto de 2018

Maicao parece una ciudad del Medio Oriente. En los años 70, cuando todos los jóvenes de la época fumábamos para parecernos a ‘El Hombre Marlboro’ y tener una voz varonil como la de Otto Greiffestein, se iba a  Maicao desde las ciudades del interior, más que todo a comprar cartones del cigarrillo de moda.

MO
Occidente de la ciudad.

Abrir ante los amigos esa hermosa cajetilla de diseño perfecto, era mucha chicanería… Y Maicao era la capital del contrabando de cigarrillos.

Viaje nocturno.

Por $32.000, muy económico el pasaje, viajé toda la noche desde Cartagena hasta Maicao en ocho horas, en un bus de ExAlPa: Expreso Almirante Padilla

Lo bueno es que este carro tiene doble descansa-brazo y, como Sayco ya cobra impuesto por las películas o la música que se emiten en los transportes, a este bus le quitaron los televisores. Además dentro de la cabina no hay ninguna luz, así que pude dormir muy bien con los pies completamente estirados.

CC
Todavía no se ha abierto el comercio.

Al comienzo del viaje, unos soldados que vienen de civil no hicieron sino gritar desde las sillas traseras: ‘Película’. Qué pena por ellos, qué alegría para mí, que no disfruto las cintas de espionaje o mafia, que son las que acostumbran colocar en los buses interdepartamentales.

Fue una excelente decisión viajar de noche, ganarme una dormida en hotel y disfrutar de un viaje cómodo gracias al bus de ExAlPa. Y tan pronto el carro arrancó, ah, me sentí en lo mío: siempre en movimiento. Me fascina viajar, así sea en bus.

4V
Cruce en equis de 4 vías.

Al regreso, cuando pasamos por Cuatro Vías fotografié ese cruce en forma de equis, que es vital cuando se viaja por el departamento de La Guajira.

Pueblo de inmigrantes.

Por estos días el Terminal de Transportes de Maicao permanece lleno de inmigrantes venezolanos huyendo de la miseria en ese que, otrora fue un país rico, pero por el régimen chavista de Nicolás Maduro está en la miseria. Pobres venezolanos, casi todos jóvenes y con niños, yo no los culparía si ante el hambre tienen que robar.

Lo primero que me impresionó en este Terminal, fueron los baños tan cómodos y limpios. Como corrí a bajarme de primero, no tuve que hacer fila, pero a los que llegaron después sí les tocó esperar, apenas hay cuatro sanitarios.

CR
Vitral en la catedral.

En vista de tantos venezolanos urgidos de dinero, entendí que lo mejor era contratar a un moto-taxista que me sirviera además de guardaespaldas para visitar de manera segura y rápida, los principales sitios de interés en Maicao.

Dejé el morral en una casa de cambio que ejerce también como guarda-equipajes y salí a re-conocer a Maicao.

Tour en moto.

Luis Mario Ojeda es un moto taxista joven y comedido. Le quedé debiendo mucho más de los $8.000 que pagué por sus servicios. Porque no solo me llevó al centro, sino que tuvo iniciativa, me dio ideas para que al regresar al terminal, hubiera hecho un recorrido por la ciudad completo y seguro. Que Dios le conceda muchos favores a ese muchacho.

AC
Avenida central.

A esta hora de las seis de la mañana, cuando el sol salió temprano a iluminar los objetivos de mi cámara, anduvimos por calles solas y con pocos vehículos.

Lo primero fue visitar la catedral de San José, en pleno centro de la ciudad, pero sin parque al frente.

CI
Mucho comercio informal.

El espacio en Maicao es muy reducido, parece que el comercio invadió muchos espacios públicos, como este frente a la catedral, de tal manera que en la plaza de Bolívar que en un tiempo tenía a un lado la iglesia, ahora solo se ven casetas con ventas improvisadas frente al atrio de la ermita.

 

IC
Interior de la Catedral.

Lo mejor de la principal iglesia de Maicao son los vitrales coloridos que decoran las paredes y de pronto el cielo raso cuadriculado.

SB
Monumento al Libertador.

En la Plaza de Bolívar la estatua del Libertador lucía palomas asentadas en la espada, la cabeza, las charreteras y las botas.

También fotografié el frontis del otro templo, el del Carmen, de fachada sencilla y menos prolijo aún, sobre todo el interior que logré enfocar a través de las ventanas laterales.

Lo valioso de Luis Mario, además del transporte, fueron las dos sugerencias que me hizo: visitar el nuevo monumento que colocaron en el ‘romboi’ y pedir permiso en el hotel más importante y central de Maicao, el que está cerca a la catedral, para desde allí tomar fotos panorámicas de la ciudad. Excelente.

Primero estuvimos en el round point o glorieta en las afueras del pueblo. El alcalde actual mandó esculpir el ‘Monumento a la Identidad Maicaera’, con la imagen de uno de los ancestros de la raza, inspirada en el poema de Armando Torregroza: ‘El Abuelo de las barbas de Maíz’.

MI
Monumento a la Identidad.

Y efectivamente se ve el pulido rostro de un anciano de cuello cubierto con capachos, cabeza de mazorca y barbas de chócolo.

Excelentes Panorámicas.

En seguida tomamos el ascensor del principal hotel de Maicao para desde la terraza con piscina y restaurante, enfocar distintos ángulos del centro urbano.

PB
Plaza de Bolívar y alrededores.

Desde esta altura es evidente cómo las ventas estacionarias crearon una barrera entre la catedral y la plaza de Bolívar que en un tiempo estuvo al frente. Qué cosa…

AD
Agua a domicilio.

El agua potable no llega todos los días a las casas de Maicao. Por eso se ven coches con canecas de agua encima, tirados por burritos a los cuales amarran a la carga en una posición incómoda, para mantenerlos inmóviles mientras el descargue.

En el recorrido que hicimos por la plaza de mercado, vimos camiones venezolanos que traen del vecino país plátano y yuca, solo productos agrícolas. En los 70 se venía a esta ciudad para comprar a buenos precios, productos industriales fabricados en Venezuela. Nada permanece, todo cambia.

Descendencia árabe.

Fotografié la Mezquita, una construcción que solo se ve en Maicao, con su minarete alto y la media luna islámica coronando la estructura.

MM
La mezquita de Maicao.

Casi todos los autos, camionetas y camiones que se ven en Maicao, tienen placas venezolanas. De esa manera pasan con facilidad ‘al otro lado’ donde por pocos pesos se abastecen de combustible.

A los pasajeros que llegan de otras ciudades colombianas, los persiguen los voceadores para ofrecerles tiquetes directos y muy económicos hasta Maracaibo, eso sí en camiones, incluso para viajar de pie, nada de los confortables buses de antes.

Y también vimos otro camión lleno de lavadoras que entraron legalmente a través de Puerto, provenientes de Aruba y Curazao.

HC
Hotel central de Maicao.

Y claro está, abundan en las calles de Maicao y a la salida de la ciudad, ventas de combustible venezolano en botellas de gaseosa para las motos y pimpinas para carros grandes.

Regresé al terminal con mi amigo Luis Mario y por $10.000 compré pasaje en Expreso Brasilia para ir hasta Riohacha, en donde pasaré varios días. Este transporte tiene ventanas panorámicas y es bastante cómodo.

La novedad acá fue que no solo nos tomaron fotos a todos los pasajeros, sino que también guardaron registro de cómo salían las bodegas del bus.

Estoy descansado, dormí bien en el viaje nocturno, aunque claro que es después de tres horas es cuando a uno le da el soroche luego de un viaje nocturno.

Tierras planas sin cultivar.

Desde cuando se sale de Maicao hasta Riohacha abundan los predios planos sin cultivar. Parece ser que no solo se necesitan vías, sino tierras fértiles que no haya que abonar con fertilizante costosos.

9010
Ruta 9010.

Dá la impresión que estas tierras son áridas, de pronto se podría sembrar en ellas tamarindo y otros productos aptos para terrenos secos, pero son los agrónomos los que conocen todas las condiciones.

Y que: “Quien planta tamarindos no cosecha tamarindos”, porque éste árbol demanda de 80 a 90 años para dar frutos por primera vez.

Y más adelante, lo mejor: la foto que me tomó el ayudante del bus junto al registro del kilómetro 49, ah, qué maravilla.

Acá habitan en total 123.000 maicaeros, 85.000 en el pueblo y 38.000 en las veredas.

El alcalde de hasta el 2019 es el señor José Carlos Molina Becerra.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en «Maicao (La Guajira).»

  • el 10 octubre, 2018 a las 11:12 am
    Enlace permanente

    Germán,
    Guardé bien el papelito que me diste en Medellín y desde ayer ando conociendo Colombia sentada frente a mi computadora. Qué lindo trabajo. Un abrazo.

    Respuesta
    • el 10 octubre, 2018 a las 7:37 pm
      Enlace permanente

      Eh, qué honor que te refieras a mi blog tu que te has tragado el mundo. Como ves debo mejorar mucho el estilo, por estar dedicado a aumentar cobertura no le he puesto mucho cuidado a los escritos. Pero ya estoy dedicado a ir más despacio y con cuidado. Muy buenos tus aportes en el Jardín Botánico, me encantó saber que también prefieres viajar sola. Yo pienso igual, porque yendo acompañado se hace medio viaje, yendo solo es un viaje completo. Mil gracias y me alegro que te haya servido. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *