Marquetalia (Caldas).

Lunes 7 de enero de 2013

Estando en Manzanares, por la noche me enteré que todos los días a las seis de la mañana sale un campero para Marquetalia. Esa es mi oportunidad para conocer este otro pueblo caldense.

IC
Iglesia principal y camperos Willys.

Como llegué bien temprano al transporte, me pude acomodar en el puesto de copiloto de un conductor bien presentado y amable.

Y fue un viaje bien placentero, pues en estos colectivos, la tertulia se arma rápido. A mis vecinos les preguntaba por todo lo que veía al lado de la carretera o por las actividades referentes a su trabajo sobre las cuales quería aprender. La gente cafetera siempre es amable y acogedora.

RS
Algunas casas con rejas de seguridad.

Me llamó la atención una acera con baranda que hay por la salida hacia Marquetalia, en el norte de Manzanares. Es un sendero bonito, que le da encanto a la calle. Por ahí está también el barrio El Milenio, de construcciones nuevas.

Y a poco de salir de Manzanares empieza a verse el Cerro Guadalupe, con antena de celular arriba.

A tres kilómetros está el desvío hacia la izquierda para ir a Pensilvania. Nosotros, claro, continuamos hacia la derecha por la vía que va a Marquetalia y Victoria.

EM
Entrada al pueblo viniendo de Manizales.

Los amigos me contaron que, una edificación que vimos saliendo de Manzanares, corresponde a una despulpadora de frutas, que se construyó en la administración anterior, pero que no ha dado resultado. Claro, es que los latinos no estamos capacitados para trabajos comunitarios, lo nuestro es la competencia individual.

Además, para un proyecto de estos, es necesario primero asegurar el mercado y, una vez se tengan los clientes, entonces sí empezar la producción de pulpa de fruta.

Por acá han construido también un relleno sanitario, para todos los municipios del oriente de Caldas.

BA
Bello amanecer por las carreteras de Caldas.

El amanecer viajando por esta carretera secundaria, pero pavimentada, fue precioso. Empezó a despuntar un sol rojo detrás de la cordillera, que iluminó sembrados, pastos ganaderos, casitas campesinas con la ropa secándose en el alambrado, cultivos de lulo o tomate de árbol y algunas garruchas para atravesar de una montaña a otra, unas de pasajeros, otras solo para carga.

Gerardo, es el conductor del campero, un hombre con señorío, a pesar de su oficio. Habla silbado y a veces canta las canciones que se escuchan en el equipo de sonido de su campero.

‘El Nevado se ve detrás de esa traveciíta’, me dice Gerardo,

NR
Planicie del Nevado del Ruíz.

antes de llegar al sitio desde donde se aprecia la franja blanca del Nevado del Ruíz. Y el conductor me explica que más tarde, cuando coronemos el alto, nos descolgaremos hacia Marquetalia.

Luego de una hora y diez minutos de viaje, llegamos a mi nuevo destino, un pueblo pequeño y no muy elegante. Eso sí, limpio y organizado. Además Marquetalia es un centro comercial importante para toda la zona oriental de Caldas. En días de mercado se mueve mucho dinero acá.

Como la topografía es tan quebrada, las calles son curvas y más bien estrechas. Anduve por la calle del comercio, que va desde la entrada, en donde está el monumento a la india Marquetalia, hasta la plaza principal.

CC
Barrio alto y antena de comunicación celular.

Algunas fachadas de casas y comercios están pintadas con colores fuertes y contrastantes. La escultura a la indígena ancestral, es bonita, tiene en la base del monumento una leyenda que dice:

‘Marquetalia, mujer esbelta y aguerrida, hija predilecta del cacique Marquetá, transmitió a su tribu un profundo amor por la libertad y se entregó con

IM
India Marquetalia.

valor y coraje a su defensa, antes de verse derrotada por los conquistadores’.

Casi todas las viviendas de Marquetalia son de dos y tres pisos, dado que la topografía no ofrece muchos lotes para construcciones nuevas. Algunas tienen rejas de seguridad, pues este pueblo fue muy azotado por la violencia.

Entiendo que no fue acá donde nacieron las Farc hace 50 años, sino en la vereda Marquetalia del municipio de Planadas (Tolima), según me aclaró un lector. Recuerdo cuando en 1.964 el presidente Guillermo León Valencia mandó bombardear a campesinos de Marquetalia que protestaban frente a las injusticias de sus amos, liberales y conservadores. De esa represión gubernamental, nacieron las Farc.

Camino hacia el norte, por donde está la escuela Santa Mónica y, al fondo, se ve el cementerio. Hacia el occidente están el cuartel militar y el matadero. También hacia el occidente y con buena vista hacia el pueblo, en horas de la tarde, están el barrio Las Colinas y los tanques del acueducto.

VP
Casas de varios pisos por falta de espacio.

De nuevo en el centro, ingreso al Bar El Cosmopolita, el más grande y mejor atendido por mujeres. Allí me doy cuenta que Marquetalia prácticamente no tiene plaza, escasamente un parquecito como hundido en un espacio reducido.

‘Marquetalia:  tierra pujante, altiva y gallarda’.

Y sí, creo que el pueblo marquetón hace honor a ese slogan. La calle Real o carrera segunda, es la de los locales comerciales.

BM
Biblioteca Municipal en Marquetalia.

Detrás de la iglesia está la biblioteca municipal, con una construcción grande, debe ser bastante cómoda, lástima que por estos días está fuera de servicio.

La casa de dos plantas de la calle 3 con carrera 2, es prácticamente la única construcción, con el estilo de la arquitectura de la colonización antioqueña, que queda en pie en Marquetalia.

Sin embargo, solo el segundo piso se conserva auténtico, abajo reemplazaron la mampostería en madera, por cortinas y rejas metálicas.

Mientras espero que salga campero hacia Victoria, tomo café en uno de los bares del centro. La chica que me sirvió hizo la corrección:

ACA
Poco queda de la Arquitectura tradicional.

‘Aquí perico son unos huevos para desayunar.

Lo que usted me pide es un pintadito’.

La calma de este pueblo se interrumpió cuando una patrulla de la policía pasó a mil, con la sirena dando alaridos. Luego fue una ambulancia del Hospital la que atravesó raudo la plaza. En seguida vinieron los comentarios y las especulaciones.

Resulta que un joven que venía amanecido en su moto, se chocó de frente contra un transporte público. La mayoría de la gente no da nada por la vida de ese muchacho, pues ahora lo vimos pasar sobre una camilla y encima del carro de la policía. Llevaba el cráneo abierto y, claro, las posibilidades que sobreviva son mínimas.

IP
Interior de la iglesia parroquial.

Al fin se llegaron las 11:15, hora en la cual arrancó el campero adaptado con una banca y dos puertas adicionales,  para darle mayor capacidad. El pasaje hasta Cañaveral, cuesta $6.000; no es costoso para los que vamos sentados en bancas, pero para quienes viajan en el capacete o pegados atrás, sí me parece un valor exagerado.

Por todo el recorrido se ven diferentes cultivos y casas campesinas bonitas. Viajar por estas rutas veredales es muy agradable. Se aprecian terrenos bien cultivados y la gente es siempre muy amable, aunque un poco tímida.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *