Ortega (Tolima).

En el centro del departamento del Tolima y al sur de Ibagué se encuentra Ortega, un municipio con tres cuartas partes de su población trabajando en el campo.

Barrio periférico.
Centro del pueblo.

Qué fastidio la buseta en la que me tocó viajar: las ventanas tienen polarizado los vidrios a la altura de los ojos, así que es poco lo que se observa a través de ellas. Y adelante hay una mampara que impide la vista frontal.

Entonces tocó ubicarme como compañero del conductor, ahí sí con todo el panorama al alcance. La tarde está hermosa, el sol apenas si me toca a través de la ventana opuesta a la cabrilla.

Importantes corregimientos.

Esta carretera desde Ibagué hasta el peaje de Gualanday ya está en doble calzada, muy segura y bien señalizada. Gualanday es un caserío bonito, grande, con iglesia colonial  y buen diseño urbanístico.

Sobre el corregimiento de Gualanday se observa uno de los viaductos más altos de Colombia, el que utilizan los vehículos que se dirigen hacia la capital del Tolima, luego de salir de un pequeño túnel que desemboca directamente en el puente elevado. Me impresionó tan moderna obra de ingeniería.

Moderno viaducto.
Ambiente pueblerino.

Más adelante, pasamos por Chicoral, otro corregimiento de El Espinal, ese sí más hermoso aún. Qué encanto como se ven los mangos colorados que venden en esta época de cosecha, a un lado de la vía y sobre el casco urbano de Chicoral. Más adelante se aprecian los árboles que producen esos mangos tan provocativos.

De nuevo me impresionan los túneles verdes que hay por estas vías del sur y que admiré en el viaje a Neiva el año pasado. Delante de Chicoral la carretera ya no es de doble calzada, pero sí con pavimento en muy buen estado.

A partir de El Guamo, nos desviamos hacia los municipios de Ortega y Chaparral. Pensé que quedaban en predios de montaña, pero no. La vía continúa por terreno llano, con algunos columpios, pero sin muchas curvas ni ascensos.

Desde el comienzo se observan al lado de la vía, los postes de cemento con el kilometraje descendente hasta el cero que está en Ortega. Qué buena guía.

(Foto Alex Timoteo).

Qué ver en Ortega.

Ya en Ortega comencé a fotografiar el centro completamente plano, la pequeña alcaldía en un costado de la plaza y el parque con sombra fresca en el que provoca estar.

La Iglesia en honor de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, bastante sencilla, de única nave profunda y mosaico antiguo en el piso.

Parque agradable.
Interior de la iglesia.

Ortega es un pueblo pequeño, pero se ve cuidado y con aceptable planeación urbanística, a pesar que sus calles son curvas: parece que las escuadras no existían todavía cuando diseñaron el centro urbano.

También alcancé a fotografiar la Biblioteca, el coliseo y el cementerio. Se nota que acá han invertido recursos oficiales en edificaciones hechas con gusto.

A pocos kilómetros del centro urbano de Ortega se observan los Cerros de los Abechucos, elevaciones caprichosas desde cuyas cimas es posible divisar el pueblo. Y cerca de los cerros la invitación es a  tomar un baño en aguas tibias y azufradas.

Cerros Abechucos (Foto AlexTimoteo).

A solo tres kilómetros del casco urbano en el corregimiento Olaya Herrera, se puede visitar el puente natural Urapa, a 40 metros de altura sobre una quebrada que corre entre rocas de variados colores ocres, hojas gigantes y abundante fauna. 

Además de la tradicional lechona tolimense, en Ortega se elaboran insulsos de maíz y como postre: deliciosos envueltos de maduro.

Líder indígena

En los últimos años los resguardos indígenas asentados en Ortega se quejan del daño ambiental que producen las explotaciones petroleras en sus territorios. Los protestantes hablan de vertimiento de aguas residuales en las quebradas y daño a los nacimientos de agua, a pesar que la explotación petrolera tiene licencia ambiental.

Los nativos también lamentan el  destierro de aves, conejos y ardillas que, antes de los años 50 poblaban la región. El sentir común es que vivían mejor y en medio de guayabales, cítricos y fauna silvestre, antes que llegara Ecopetrol a explotar los pozos petroleros.

Bella caída de agua (Foto AlexTimoteo).
Biblioteca Municipal.

Manuel Quintín Lame Chantre (1.880-1.967), fue un líder indígena del pueblo Nasa que en sus años de infancia fue testigo de los atropellos contra sus hermanos y está sepultado en la vereda Chiquinima de Ortega.

Lame trabajó toda su vida por la reivindicación de los derechos de su raza. Fue autodidacta y llegó a conocer tanto de leyes que él mismo se defendía en los tribunales. Muchas veces fue encarcelado por sus pretensiones de constituir una República de Indígenas en el sur del país.

Desde 1.942 cuando vivió en Ortega hasta su muerte, promovió en 1.985 la creación del Movimiento Armado Quintín Lame que, finalmente se desmovilizó en 1.991. De esa manera  se le permitió participar en la Asamblea Nacional Constituyente que dio origen a la Constitución Política que rige en Colombia hasta el día de hoy.

John Alexander Timote Bocanegra nos ofrece vistas muy hermosas de Ortega con su dron.

Alcaldes de Ortega han sido: 2016-2019: Benjamín Aponte Bonilla y hasta el 2023 es el señor Omar Iván Carrillo Ramírez.

Acá habitan en total 33.000 ortegunos, 7.000 en el pueblo y 26.000 en las veredas. 

Alcaldía en la plaza central.

Martes 28 de abril de 2015

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.