Roldanillo (Valle del Cauca).

Domingo 7 de junio de 2015

Hoy es un día muy especial para visitar el Museo Rayo, pues se cumplen cinco años de la muerte de Omar Rayo Reyes.

T
Tumba del Maestro Omar Rayo.

A la entrada está la tumba del maestro, decorada con ramos de flores, y la leyenda:

‘Aquí cayó un rayo’, Enero 20 de 1.928 – Junio 7 de 2.010

Así que pagué $5.000 para recorrer las salas, en compañía de estudiantes de Turismo, que vinieron de Cali.

Y sí, me gustan esos diseños tan originales, este Museo lo visité yo recién fundado, por allá en 1.985, cuando trabajaba en la Sultana del Valle. Sigue muy bien dispuesto y con colecciones bonitas.

EN
Escultura de Edgar Negret.

Sin embargo, prefiero las obras escultóricas como las de Edgar Negret, que exhibe acá una de color lila, bellísima. También admiré las obras abstractas y en metal de Eduardo Ramírez Villamizar o Cléber Machado.

Bueno, quiero conocer algo de Roldanillo, así que me despedí y agradecí al profesor por su gentileza y fui a fotografiar la iglesia principal de Roldanillo.

Se trata de un templo reciente, con diseño sencillo, pero moderno y una cruz arriba a cambio de torre. El interior está decorado con unos vitrales grandes y estilizados que, personalmente no me gustaron.

P
Pájaros comiendo maíz en el parque.

La Alcaldía, en edificio grande de tres plantas, ocupa uno de los costados de la plaza.

En el centro del parque hay una fuente de agua con tres copas superpuestas, y a esta hora los visitantes le tiran comida a los pájaros amarillos, que llegan en grupos grandes y tan ariscos que, al menor movimiento, alzan vuelo para refugiarse en los arbustos de la plaza.

Pues sí que Roldanillo es una localidad limpia, ordenada y como de gusto. Las plantas que crecen en el parque lo adornan muy bien. Y las bancas de la explanada donde me hice fotografiar, no, ¡qué belleza de asientos!

MOR
Museo Omar Rayo en Roldanillo.

Sin embargo, un lugareño me cuenta que hasta hace solo cinco años, en estos municipios del norte del Valle, no se podía pasar de un pueblo a otro, pues muchos estaban controlados por grupos de narcotraficantes o, de todas maneras, gente armada.

Caminé unas cuadras para conocer la iglesia de La Ermita, que también tiene su plaza al frente. Se trata de una ermita antigua, cerrada ahora, con espadaña en ladrillo de barro. Las puertas de la capilla, talladas en madera, son de una elegancia y sobriedad increíble.

PE
Puerta de La Ermita.

Frente a La Ermita, está el parque con el busto de don Eustaquio Palacios, el autor de ‘El Alférez Real’, obra que me recuerda las clases de literatura, durante el bachillerato.

Estuve luego conociendo la Casa Quintero, una residencia antigua que ahora, es Sede Alterna de la Casa de la Cultura de Roldanillo.

En seguida, gracias a la gentileza de ‘el hermano’ de una comunidad cristiana, subí en moto hasta el mirador de la Virgen, por la salida para la vereda La Tulia. Desde allá, no se ve demasiado bien el pueblo, pero sí dá una idea general de este municipio, casi completamente plano.

Dos cosas me llamaron la atención: la mansión de algún acaudalado, ubicada sobre una colina privilegiada, hacia el oriente, y otra iglesia moderna y sencilla, pero con torre, que hay en el barrio Los Pinos.

AN
Edificio Art Deco en Roldanillo.

Cuando regresé a la plaza principal de Roldanillo, admiré un edificio estilo Ar Nuoveau con esquina ochavada, lo mismo que otras edificaciones antiguas, una de ellas con balcón esquinero corrido. Esta es una localidad limpia, de calles amplias y a veces con arbustos en las avenidas. Sin lugar a dudas, este es un pueblo con señorío y muy bien conservado, como para vivir allí con tranquilidad.

A las 4:30 inicié el regreso a mi hotel de La Unión. Saliendo de Roldanillo admiré dos cosas: el Cerro de las Tres Cruces, con ascenso peatonal únicamente, desde donde se debe ver muy completo el pueblo, y el Cementerio, que tiene una portada y un muro perimetral antiguo, hermosos. La pared conserva como unos nichos bien decorados y bellos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *