Rondón (Boyacá).

El coronel Juan José Rondón Delgadillo héroe de la Batalla del Pantano de Vargas fue un militar venezolano al cual rinde tributo el municipio boyacense.

Panorámica.
Foto página FB Alcaldía.

Espera a la entrada.

Para llegar hasta Rondón, que no está sobre la vía central, hay dos accesos, uno más cercano a Zetaquirá y el otro viniendo de Ramiriquí. El primero es más corto; el segundo implica 20 minutos de recorrido en carro y es el más frecuentado por quienes vienen de Tunja. 

Muy hermosa la carretera por este sector. Antes de llegar al arco tuvimos que ascender por entre pendientes curvas y zigzagueantes.

Lo más bello es la cantidad de canelos o carboneros florecidos que tejen sobre el piso, un tapete de flores moradas y rojas.

Carretera.
De Tunja a Rondón.
Iglesia.
Iglesia monumental.

Desde muchos puntos de la carretera se divisa el pueblo a lo lejos, con la enorme iglesia recién pintada; y es que Rondón parece una iglesia con pueblo.

Como estamos cerca del Páramo, a veces llega la neblina a cubrir la zona con su blanco manto, pero se disipa pronto para que todo cobre vida y color. 

En el cruce, donde está el arco de bienvenida también esperaba transporte una funcionaria del ICBF quien hizo de fotógrafa e informadora turística.

La invité a huevo cocido, pero claro, no quiso. Ese fue mi almuerzo, más el ‘Chanchito’ de Zetaquirá que estaba delicioso. Son las dos de la tarde, ya era hora de comer algo.

Portada.
Portada de bienvenida.
Cúpula.
Arco iris y cúpula.

Tan pronto llegamos al pueblo, nos recibió un arco iris de colores bien definidos, que clavaba una de sus puntas cerca al poblado. Hasta allá habrá que ir a encontrar el tesoro…

Aguas y bosques.

En Rondón abundan atractivos de naturaleza, como la Piscina Los Ceibos, donde nacen las aguas termales y ferruginosas.

A media hora del casco urbano yendo hacia la vereda Junín, se llega a la cascada Salto del Tequendama donde abruptamente se desprenden las aguas de la quebrada La Potrerana.

De noche.
Vista Nocturna (Cortesía Alcaldía).
Puente.
Puente La Hamaca. (Cortesía Nelson Soler).

Otro motivo para conocer es ‘La Hamaca’, un Puente Colgante de gran extensión que se mece como balancín con las pisadas del peatón.

La mejor vista del pueblo se obtiene ahí no más en el casco urbano: basta subir a la explanada cerca al Hotel Las Palmeras, para obtener una vista agradable del poblado.

El Alto de la Cruz, en la vereda Bolívar, es otra atalaya con vista 360º sobre las colinas que abundan en la Provincia de Márquez.

Otros miradores son el del Tambor y el del Tabor hasta donde llegan peregrinos en los días de semana santa.

Y como delicia gastronómica de Rondón, hay que probar la ‘Aguatilla de Papa’, una sopa con lo que en otras partes se llama rosquil.

Fruto de aguatilla. (Cortesía José Soler).

Casi una Catedral.

En Rondón las calles principales están cubiertas con lajas de piedra, sin árboles porque claro, en clima frío lo que se necesita es que el sol caliente el ambiente.

Una idea sería pintar árboles florecidos de canelo o siete cueros en las fachadas de las viviendas.

Qué templo tan imponente. Luce muy bien con colores nuevos y torres encumbradas.

Sobre la cruz romana que decora la fachada de la iglesia, se posa la imagen alada del Arcángel San Rafael, patrono de la parroquia.

Dos elementos se destacan en la imagen angelical: el bastón de peregrino que simboliza el apoyo espiritual necesario para transitar por la vida y el pez que el arcángel recomendó a Tobías para alejar al demonio.  

Frontis.
Arcángel Rafael.
Templo.
Templo parroquial. (Cortesía José Soler).

Por detrás de la iglesia hay un portón antiguo hermoso. La cúpula es bien alta y el frontis de buen diseño. El interior aceptable.

A un lado de la parroquia llegan los alumnos del  Colegio San Rafael y por una de las esquinas de la plaza ascienden escalas que llevan al Hotel Las Palmeras.

Alcaldía.
Edificación oficial.

Acá viven en total tres mil rondonenses, 500 en el pueblo y 2.500, en la periferia.

Alcaldes de Rondón han sido: en el 2002 el finado Edgar Fernando Vargas Martínez; 2012-2015 Sandro Rodolfo Borda Rodas; 2016-2019 Roosevelt Alfonso Chávez Leguisamón y hasta el 2023 es el señor Sandro Rodolfo Borda Rodas (Qué nombre tan especial: cuatro palabras con solo dos vocales: a y o).

Lunes 25 de abril de 2016

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *