Sampués (Sucre).

Al sur de Sincelejo y a solo 17 kilómetros de la capital del departamento de Sucre, está Sampués.

Lo que más recordamos de este municipio es la Cumbia Sampuesana de José Joaquín Bettín Martínez que se oía con frecuencia en los años 50.

En este video de Andrés Pineda se escucha esa melodía insignia, con el inconfundible intervalo de bajos.

Me ubiqué a la salida de Sincelejo, a esperar transporte. Apenas le puse la mano a una camioneta doble cabina que se aproximaba, un vecino me desanimó: ‘No, ese no lo recoge’.

Y ocurrió lo inesperado: sí se detuvo y subí al carro de un señor de edad que viajaba con dos jóvenes.

‘Ah, ¿de manera que usted es un paisa aventurero?’

Exclamó admirado el conductor.

Frontis.
Fachada de la iglesia.

Muebles y artesanías.

Sé que Sampués es un pueblo próspero, donde abundan las micro-empresas de muebles y artesanías.

Desde el año 1.978 los fabricantes se trasladaron a lo que hoy se denomina el ‘Corredor Artesanal de Sampués’, sobre la vía troncal.

Supe que en Sampués hay más de 300 micro-empresas. Incluso cada familia se especializa  en una parte del proceso: corte, cepillado, lijado o tallado de la madera. Sillas mecedoras, camas, floreros y sandalias ‘trespuntá’, son los productos que más se venden.

Artesanías.
Productos típicos.
Sombrero.
Sombrero vueltiao.

Ahora menos, pero hace un tiempo en Sampués se elaboraban los famosos ‘Sombreros Vueltiaos’ a partir de trenzas de caña flecha. A la entrada a Sampués, viniendo de Sincelejo, se exhibe un gorro  gigante que es imposible no verlo cuando se viaja por la carretera troncal.

Y frente a la alcaldía, en el parque principal, llama la atención un monumento abstracto que  representa la caña flecha, el material con el cual se elaboran las prendas. Así que Sampués es ‘El Hogar del Sombrero Vueltiao’.

Escultura.
Homenaje a la caña flecha.

Tanto el edificio de la Casa de la Cultura como la fachada de la iglesia parroquial, están decorados con los mismos motivos geométricos y en blanco y negro, que adornan los sombreros sampuesanos.

Hecho Histórico

Muchos jubilados vienen al parque por las tardes a sentarse a un lado de la estatua pedestre del Libertador, para recibir la brisa o encontrarse con sus pares.

Bolívar.
Plaza de Bolívar.

Conversando con ellos, me enteré de la importancia histórica de este municipio, dado que acá se firmó uno de los Acuerdos de Paz con los cuales terminó la Guerra de los Mil Días, entre Liberales y Conservadores, que tuvo lugar a finales del siglo XIX.

Todo comenzó cuando Benjamín Herrera y Rafael Uribe Uribe deciden alzarse en armas contra las políticas monopolistas de los conservadores en el poder,  dirigidos por Rafael Núñez y Miguel Antonio Caro.

La contienda civil que causó más de cien mil muertos, se inició el 17 de octubre de 1.899 y terminó en Sampués el 21 de noviembre de 1.902.

Burrito.
Imagen pueblerina.

En la batalla de Peralonso (Santander), Rafael Uribe Uribe logra derrotar a los conservadores, pero más adelante en una de las contiendas más sangrientas, la de Palonegro con más de seis mil muertos, los conservadores vencen las cuadrillas comandadas por Rafael Uribe Uribe.

Finalmente, cerca a Sampués, en la Batalla de Arroyo de Canoa, Rafael Uribe Uribe y sus hombres derrotaron a los conservadores afines a Pedro Nel Ospina.

A partir de entonces ambos bandos se ponen de acuerdo para entregar las armas y firmar en Sampués (Sucre), el Acuerdo de Paz.

Funestas consecuencias.

Como la Guerra de los Mil Días tuvo implicaciones internacionales con Venezuela, Ecuador y Estados Unidos, hubo otros acuerdos que dieron por concluida la contienda en la hacienda Neerlandia cerca a Ciénaga y a bordo del acorazado USS Wisconsin, durante el gobierno de Theodore Roosevelt, quien ya le llevaba ganas a Panamá para construir allí un Canal Interoceánico.

Así que, después de estas contiendas intestinas, el país quedó en ruinas y una de las consecuencias más deplorables fue la pérdida de Panamá que hasta 1.903 era un departamento colombiano.

Casa de Gobierno.

Por la tarde aproveché que todavía estaban los funcionarios de la alcaldía en sus despachos, para promocionar el blog. Primera alcaldía en donde toca registrarme y entrar con escarapela a la vista. Pero está bien, por seguridad, se justifica.

La Alcaldía de Sampués es apeñuscada pero la amabilidad de los funcionarios muy amplia.

Alcaldía.
Alcaldía de Sampués.

También fue muy generosa la empleada de la ‘Droguería No hay como Dios No. 2’, que no quiso cobrar por haber guardado allí mi equipaje durante todo el día. Le deseé lo mejor a Liliana, la chica que me lo recibió y la otra más joven que me lo entregó.

Farmacia.
Droguería.

Y prometo prestarle a alguien que necesite de mí un favor, con la misma generosidad de aquellas chicas.

Por último, en Sampués es evidente la influencia libanesa y paisa. Será por eso por lo que es un municipio que basa su economía en el comercio.

Tienda.
Influencia antioqueña.

En el siguiente video, Juan Gómez nos ofrece una perspectiva más completa para conocer a Sampués:

Alcaldes de Sampués han sido: 2007-2010 Sergio Hernández Vergara; 2016-2019 Víctor Ubaldo Hernández Montes. Y hasta el 2023 la señora Saira Bernarda Vergara Pérez.

Acá viven en total 36.000 sampuesanos, 18.000 en el pueblo y 18.000 en las veredas.

Viernes 1 de julio de 2016

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *