San Martín de Loba (Bolívar).

A partir del municipio de El Banco, el río Magdalena se abre en dos brazos: el de Mompox al norte y el de Loba al sur. Cerca a Santa Bárbara del Pinto las dos extremidades vuelven a unirse en un solo cauce del río Magdalena.

En el segundo brazo se ubican los tres pueblos con igual sobrenombre: Barranco de Loba, Hatillo de Loba y San Martín de Loba, el municipio que conoceremos hoy.

Mapa.
Mapa Zonu.com.
Parroquia.
Iglesia parroquial.

El cacique Loba era el líder de los indígenas Malibúes, antes de la llegada de los españoles.

Solo por vía fluvial.

No existe carretera para llegar a San Martín, a no ser que el viajero provenga del vecino municipio de Barranco de Loba, en la Depresión Momposina.

En Hatillo de Loba se me pegó la aguja. Como una hora estuve esperando chalupa en dirección a El Banco.

Menos mal había sombra y bancas en el muelle y el paso de las canoas y embarcaciones más grandes a través de la corriente, no deja de ser entretenido para un citadino como yo.

Embarcación.
Paso del Magdalena.
Llegando.
San Martín a la vista.

A un lado del muelle dos jóvenes se tiraban al río haciendo piruetas o arrojaban al agua la atarraya, sin mucha suerte.

Más tarde pasó ‘el lechero’, una embarcación larga y grande que recoge las canecas plásticas de color azul, en las cuales se transporta el nutritivo líquido.

Al fin, luego de larga espera, pude viajar a San Martín desde Hatillo, en una chalupa que venía de Barranco de Loba.

San Martín de Loba está localizado en el centro-oriente del alargado departamento de Bolívar, sobre el brazo de Loba en el río Magdalena y a 450 kilómetros de Cartagena, la capital.

Destapado.
Calles sin pavimento.

Gente laboriosa.

Hace mucho calor a esta hora próxima al medio día.

El color blanco de la fachada eclesial se vería mejor con los tonos crema y blanco que tuvo antes.

Camino por algunas calles, saludando y poniéndole conversación a todo el que me encuentro. Mejor que me vean como amigo y no como un extraño engreído.

Calle.
Calle sombría.
Viajero.
En el parque de Bolívar.

Fotografío a dos señores que reparan motores de bombas de agua. Están muy concentrados en la labor que realizan en la calle, a la sombra de un árbol pequeño pero generoso en hojas y sombra.

Camino por un callejón sombrío y acogedor. De pronto me encuentro piedras de río gigantescas, como monstruos antediluvianos. Me encantan las rocas, son todo solidez y firmeza. Si hablaran cuántas historias nos contarían.

Seguramente por acá bajó el Magdalena hace siglos y dejó esas moles blancas que para nadie pasan inadvertidas.

Técnicos.
Técnicos reparando motor.
Rocas.
Testigos del pasado.

Puntos claves.

La alcaldía municipal tiene poco terreno afuera. San Martín es un pueblo que creció sin mucho orden.

Además del espacio público frente al templo parroquial existe otro parque: el Simón Bolívar, con tres árboles y el busto del Libertador de cara asustada, sobre un pedestal pequeño.

En San Martín de Loba faltan calles por pavimentar. Casi todas tienen el piso en tierra, aunque no se levanta polvo cuando pasa alguna moto.

Parque.
Parque Simón Bolívar.
Billares.
Salón de Billares.

 ‘La Esquina Caliente’ es el punto por donde circulan más personas y en donde se ubica el salón de billares del pueblo.

Una chica de figura ordinaria pintada en la pared, decora el salón e invita a los lugareños a coger el taco.

Fiestas patronales.

Esta región es muy rica en minerales, con razón los españoles cuando llegaron a San Martín de Loba le pusieron como nombre San Sebastián de la Plata.

Más tarde, María Ortiz hija del encomendero de la corona Diego Ortiz Nieto, trajo de España una imagen de San Martín de Tours y con ella sembró entre los pobladores la devoción por el santo que, más adelante llevaría el nombre del pueblo: San Martín de Loba.

Me cuentan que acá en San Martín cada 11 de noviembre celebran las fiestas para la cual elaboran tamboras con cuero de res y figuras en piedra de las muchas que hay en la región.

Patrono.
Imagen de San Martín. (Foto Triny Cepeda).

Un bien de interés cultural inmaterial en San Martín de Loba lo constituyen los ‘Bailes Cantaos de la Tambora’, que rememoran la época de transición de la vida indígena a la esclavitud y la posterior influencia española.

Durante las fiestas de noviembre, en la iglesia de San Martín se celebran bailes al ritmo de tambora, frente a la imagen regordeta del patrono.

Por $2.000 una moto me llevó de regreso al puerto. Son solo cuatro kilómetros del casco urbano hasta el embarcadero a esperar chalupa para El Banco.

Alcaldes de San Martín de Loba han sido: 2016-2019 Adalberto de Jesús Menco Navarro y hasta el 2023 es el señor Firus Arturo Aislant Gil.

Acá habitan en total 14.000 lobanos, 6.000 en el pueblo y los 8.000 restantes en el campo.

Fecha de la visita: Viernes 15 de septiembre de 2017

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.