San Pablo (Nariño).

Martes 5 de enero de 2016

Entre La Unión y San Pablo hay solo 40 minutos de recorrido por carretera con pavimento. Ambos pueblos están al norte del departamento de Nariño.

PC
Plaza Central e iglesia de San Pablo.

El paisaje es muy agradable, porque durante todo el recorrido se ven tierras cultivadas de café, caña de azúcar o cacao.

Este pueblo está bonito. Desde antes de llegar se ve el Cristo que custodia la localidad desde un morro cercano.

VP
Bello mirador con vista panorámica.

La vista desde allá debe ser muy bella, pues la fachada de la iglesia aparece de frente.

Y otro atractivo natural es la Cascada alta que cae a través de la montaña, detrás de la iglesia.

San Pablo es un pueblo plano, agradable, de clima fresco muy rico.

Las calles se ven limpias y con cemento impecable.

El parque muy bien cuidado, tiene en el centro la escultura aquella que también he visto en Tangua y otros pueblos de Nariño.

BC
Brioso caballo del Libertador.

Simón Bolívar a lomo de brioso corcel, blanco como la nieve.

Una rueda Pelton de la hidroeléctrica cercana, también adorna el espacio central.

Y con azadones usados, hicieron especies de bolardos para resguardar el espacio del parque.

S
Santuario Nuestra Señora de la Piedra.

La iglesia está cerrada en estas épocas de festejos ‘diabólicos’.

La Casa Cural, a continuación del templo parroquial, es una edificación de las más lujosas del pueblo.

Y lo que más me gustó fue el tablero del reloj de la torre eclesial. Señala la hora exacta y se ve muy bien.

CSC
Colegio del Sagrado Corazón.

El bello edificio de dos plantas y muchos ventanales en donde funciona el Colegio Sagrado Corazón de Jesús, es bellísimo.

A continuación contraté a un moto-taxista para que me hiciera un recorrido por el pueblo.

Subimos cerca del morro trasero, anduvimos por las instalaciones del Hospital, pintado de azul, el Teatro, la Universidad con instalaciones recientes y el Colegio de bachillerato.

ASP
Pintura alusiva a los ancestros de San Pablo.

A la una de la tarde sale de regreso Jairo en la buseta en la cual vine. Ya ve, me gustaría regresar con esa familia, pues ya saben mi necesidad de parar a veces cuando hay un buen motivo fotográfico.

Todavía tengo tiempo de visitar el Santuario de la Virgen de la Piedra, pero antes le pedí a mi conductor que me permitiera retratar una tabarita que atraviesa el río de una orilla a otra.

H
Hidroeléctrica a la entrada al pueblo.

También fuimos un poco más allá del Santuario, para enfocar el embalse y la hidroeléctrica que hay allá abajo por donde cruza el río.

Mi conductor no es el más acatado o comedido, pero bueno, es que los pastusos son un poco conservadores en todo.

Le cancelé a mi amigo lo acordado y algo más, y me dejó a la entrada al Santuario de la Virgen de la Piedra. No esperé que la iglesia fuera tan hermosa.

EM
Interior del Santuario de estilo medieval.

De estilo gótico, parece un remedo o hecha a menor escala que la de Las Lajas. Solo que esta se ubica arriba y no en la hondonada como la de Ipiales.

El interior de la capilla es muy bello, con una cubierta azul que remeda un cielo estrellado. La imagen de la Virgen que se le apareció a una monjita, no es gran cosa.

RV
Sitio reservado para las veladoras.

Afuera hay una pequeña plazuela, con fuente de agua y sitio apropiado para veladoras.

Bueno, y ¿ahora qué? Faltan diez minutos para que Jairo salga del pueblo hacia este sitio.

Entonces intentaré hacer auto-stop, aunque es difícil porque los autos que vienen al santuario generalmente están llenos con familiares del conductor.

RE
Reloj que señala la hora exacta en San Pablo.

De todas maneras lo intenté, y valió la pena solo por vivir la experiencia que tuve y que nunca me había ocurrido.

Apenas vi venir un auto rojo, le puse la mano con el dedo pulgar arriba. El conductor se detuvo unos metros adelante. Corrí a alcanzarlo, no obstante vi que el habitáculo estaba lleno de personas.

Cuando saludé por la ventanilla del copiloto, el conductor, un señor un poco mayor que yo, le entregó tres monedas de doscientos a su acompañante para que me las diera a mí.

BV
Al regreso, preciosa vista de la carretera.

¡Qué risa! Le agradecí a los ocupantes el gesto. Ellos estaban muy serios y ni pesar que se trataba de una broma. A lo mejor creyeron que lo que yo pedía era una limosna y por eso fueron generosos.

En fin que les agradecí de la mejor manera su generosidad, ellos continuaron su camino y yo me quedé solo, riéndome del suceso. Me encantan estas cosas inesperadas, inauditas y hasta graciosas, que le ocurren a uno en los viajes.

Luego paró un automóvil Sprint que llevaba una señora en trabajo de parto. Ojalá no le dé por tener el niño en el auto, porque eso sí sería otro suceso bien imprevisto.

MM
La esquina de mayor movimiento en San Pablo.

Pero no, la parturienta va tranquila y anduvimos conversando unos kilómetros, hasta cuando estuvimos cerca a Florencia donde me bajé para fotografiar la carretera que sigue muy bella cerca del río.

Qué paisajes tan hermosos en este día de verano intenso. Al momento, claro, apareció la camioneta Renault de Jairo y a través del celular les había pedido que reservaran el puesto de la ventanilla delantera, para este viajero conocido.

Así que el viaje hasta Pasto continuó sin sobresaltos y conversando con mis amigos: Jairo, su esposa y la chica.

AA
Un amiguito y su abuela en el puente.

Después del alto Martín, descendimos al puente metálico amarillo sobre el río Juanambú, para subir en seguida al tramo de carretera que corre frente a San José de Albán.

El alcalde de San Pablo hasta el 2019 es el señor Mario Alberto Trujillo Cerón.

Este es un municipio de mayoría campesina, con 14.000 habitantes fuera del pueblo,  4.000 en el centro urbano, para un total de 18.000 sampableños.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *