Simijaca (Cundinamarca).

Domingo 5 de junio de 2016

Y Simijaca ¿en donde queda? Se preguntarán muchos.

FPP
Flores en el parque y la plaza principal.

Es un municipio cundinamarqués situado a solo 20 minutos de Chiquinquirá, el municipio boyacense.

Se trata de un pueblo pequeño pero con una gran iglesia que sobre sale entre las casas de un solo piso.

IS
Torres muy altas.

Saliendo de Chiquinquirá los paisajes son de ensueño.

Todo está cultivado, en ocasiones los sembrados forman tramos que a lo lejos se ven como  hojas de papel cuadriculado por los arbustos que sirven de linderos.

Más allá hay colinas tan verdes como los potreros cercanos.

Y otra particularidad que se divisa llegando a Simijaca son los tres cerros Sicuara que coronan la cordillera y que parecen la cresta de un gallo.

II
Interior de la Iglesia Parroquial.

Lo que primero me impresionó al llegar a la plaza, fue la majestuosidad de la iglesia, recién pintada con sus dos torres encumbradas.

Y para colmo hoy hace un día brillante como ninguno, el mejor para viajarenverano.

El templo de Simijaca es de estilo románico. De frontis muy elegante, con dos torres bastante altas y de colores amarillo y blanco, muy llamativos.

AD
Detalle de los apliques dorados del templo.

Internamente tiene tres naves y arcos con nervaduras doradas.

Detrás del altar hay un semi círculo sin vitrales pero en total la iglesia tiene 32 claraboyas a través de las cuales entra suficiente luz para iluminar el interior. Esta ermita parroquial es lo más representativo del pueblo.

SP
Sendero peatonal hacia las afueras del pueblo.

Bajé luego por la Calle 8 hacia el oriente donde comienza un largo y bello pasaje peatonal, muy arborizado y que termina justo en las instalaciones del Colegio Agustín Parra.

Un lugareño me explicó por qué el colegio de Simijaca lleva el nombre de Agustín Parra.

Este señor fue uno de los terratenientes que compró muchas de las tierras expropiadas a la iglesia católica.

CC
Casona en el centro de la localidad.

Cuentan los viejos que don Agustín tenía un único hijo que envió a Bogotá para que estudiara, pero en la capital del país el joven se dedicó a la vida licenciosa y no consiguió coronar sus estudios.

En vista de ello su padre decidió antes de morir, dedicar gran parte de sus riquezas a  obras que beneficiaran al pueblo simijense.

Fue así como hubo recursos suficientes para construir el templo, el colegio y el cementerio de Simijaca.

CD
Calle desolada al medio día.

Vea usted qué historias interesantes se encuentra uno cuando habla con locales.

Algunas personas me recomendaron para visitar en Simijaca, el Parque Zoológico y Centro Recreacional La María, ubicado a la entrada al pueblo viniendo del norte, donde hay animales, piscinas y restaurantes, ideales para visitar en familia.

AM
Sede de la Administración Municipal.

También me hablaron de ‘La Lajas’, un destino de naturaleza con cascada e imagen de la Virgen. Pero queda a 15 minutos en carro desde el pueblo.

En la plaza principal enfoqué los juguetes en madera que hace un señor del pueblo: carritos, aviones y tractores de buen acabado.

Antes del medio día abordé una buseta para Susa el siguiente pueblo.

AM
Artesanías en madera.

El alcalde hasta el 2019 es el señor Germán Leonidas Rodríguez Albornoz.

En este pueblo habitan en total once mil simijenses, repartidos por partes iguales en el pueblo y en el campo.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *