Rusia 2011.

Miércoles 1 de junio de 2011:

Primero el extranjero.

AM
Próximo a aterrizar en el aeropuerto de Moscú.

Hace años se escuchaba una publicidad que decía:

‘Conozca el país primero y luego el extranjero’.

En mi caso fue al revés. Mi primer viaje fuera de Colombia ocurrió en 1.974 cuando llegué hasta Machu Pichu en auto-stop.

CR
Compañeros con los cuales viajé Rusia. en el 2011.

Más tarde conocí Latinoamérica, Estados Unidos y he recorrido Europa en dos oportunidades, con grupos liderados por Álvaro Posada, excelente guía turístico y gran conocedor del viejo continente.

La segunda vez en Europa, pude conocer Moscú y San Petersburgo.

Rusia es un país inmenso, el territorio colombiano cabría casi 15 veces en el gigante europeo.

Calor en vez de frío.

Antes de conocerlo cualquiera se imagina el territorio de Putin, siempre frío y estéril, pero no. En los meses de julio y agosto, como en toda Europa,  el calor es intenso y los alrededores de Moscú y San Petersburgo son muy verdes.

AM
Hermosa panorámica de los alrededores de Moscú.

Nuestro guía cuenta cómo, la bandera de Colombia tuvo su origen en la rusa. Resulta que Francisco de Miranda tuvo amores con Catalina la Grande y, al regresar a Venezuela, trajo de muestra la bandera rusa.

BR
Bandera de Rusia, ‘madre’ de la colombiana.

Como el color blanco se había percudido, los criollos no lo tomaron como envejecido y por eso el color superior de nuestra insignia, no es blanco como la rusa, sino amarillo. Eso dicen, de pronto resulta cierto.

Ya dentro  del avión en el aeropuerto de Madrid, me llama la atención la forma como hablan las azafatas rusas: como con mucha suavidad o sumisión. Se notan en su carga genética, los años de sometimiento a regímenes totalitarios.

De cena nos sirvieron pescado, en vez de pollo, y una ensalada muy rica, con láminas de salmón un poco crudo, pero de todas maneras nutritivo.

Escala en Moscú.

Al aproximarnos a la capital rusa, empezaron a verse casas campesinas, rodeadas siempre de vegetación. No pueblos, sino manzanas de casas campestres, con ‘solar’ al frente, rodeadas de bosque a lado y lado de las carreteras. Y cuando no existen casas, florestas de pinos muy tupidos.

LA
Aviones de la principal línea aérea rusa.

En este aeropuerto moscovita, predominan los aviones de Aeroflot, con la bandera blanca, azul y roja en la parte vertical de la cola. Sin embargo hay sitios donde se estacionan las aeronaves con otras banderas.

El aeropuerto Sheremetyevo de Moscú, es uno de los aeropuertos con más movimiento en el mundo. Cómo será la congestión por estos días, en vísperas del Mundial de Fútbol.

Nos bajamos a caminar por pasillos del Sheremetyevo. El edificio del aeropuerto se ve metálico y frío. En el 2011 estaba recién remodelado, a partir de láminas de acero inoxidable, color aluminio.

AS
Aeropuerto Sheremetyevo de Moscú.

El piso es en porcelanato muy brillante y también gélido. Creo que no hay asientos en todo el aeropuerto. La idea es que la gente no venga acá a pasear, como ocurría antes en el Olaya Herrera.

En general me parecen poco expresivas las personas que veo o a las cuales les pregunto algo, por si hablan castellano. Observo pasar mujeres pintoras y plomeras, que van a hacer trabajos rudos dentro del aeropuerto. Parece que el machismo laboral, aquí no funciona.

Casi todos los rusos son de piel muy blanca, y muchos de ojos claros, debido a los climas tan fríos y a los campos nevados la mayor parte del año.

CA
Caracteres del alfabeto ruso, muy diferentes al nuestro.

En este país todo es muy diferente, máxime el idioma, escrito con caracteres tan distintos. La ‘i’ latina, por ejemplo, deduzco que es una N al revés, como cuando el publicista antiguo colocaba invertida la plantilla correspondiente, antes de usar la pistola o la espuma con tinta.

Al menos en el 2011 muy pocos rusos hablaban inglés, así que no era fácil preguntar algo a cualquier moscovita. Seguramente para el Mundial de Fútbol toda la señalización será bilingüe y se facilitará la comunicación con lugareños.

Vuelo a San Petersburgo.

En Rusia, la diferencia horaria con Colombia es de nueve horas y, con el resto de Europa, de dos. Como hay WiFi gratis en el aeropuerto de Moscú, tuve tiempo para poner un correo a mi gente.

Antes de pasar a la sala de espera, nos ofrecen unas bolsas plásticas con la forma del pié, para que no se nos ensucien las medias al pasar los zapatos por los rayos X.

GR
Gobernantes rusos, anteriores a Putin. (Foto tomada de Internet).

A San Petersburgo viajaremos desde Moscú, en un moderno Airbus 321. Ya como que no se usan los viejos Antonov, que tanta desconfianza suscitaban entre los viajeros.

Próxima entrada: San Petersburgo.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.