Algeciras (Huila).

El viaje hacia el sur de Neiva hasta Algeciras dura una hora y veinte minutos.

Los túneles verdes que dan sombra y embellecen las carreteras huilenses, se encuentran más que todo en el tramo al sur de la capital huilense, por los lados de Campoamor, Hobo y Garzón. De Neiva hacia el norte no hay tantos árboles.

Bicicleta.
Imagen de pueblo.
Centro.
Centro de Algeciras.

A partir del cruce, cuando dejamos atrás la vía principal hacia el sur, se transita con el río Blanco a un lado. Su nombre corresponde al color de las piedras gigantes y albas que abundan en el afluente. Destacadas y hermosas, algunas con aspecto calcáreo, otras tipo mármol y las más con vetas amarillas.

La carretera ancha transcurre por todo el cañón que durante siglos, ha abierto el río entre las dos cordilleras.

En varias ocasiones el caudal se desvía porque hay una roca a la base de la montaña que lo obliga a buscar otro camino.

Piedras.
Piedras rodadas.
Iglesia.
Iglesia Nuestra Señora de Lourdes.

Antes de entrar al casco urbano de Algeciras, se encuentra el Batallón de Alta Montaña. Y ya en la vía de entrada se ve sobre mano derecha la Casa de la Cultura que ocupa una mansión amplia y con arcos. En el pasado esa edificación fue la casa central de la Hacienda Satia.

Algeciras fue un pueblo asediado por la guerrilla. Al lado de la iglesia parroquial, de espadaña sencilla y sin revocar, hay varios lotes con grama donde antes existían amplias mansiones coloniales.

Como eran vecinas de la Estación de Policía, en dos ocasiones la guerrilla bombardeó el sitio y destruyó no solo la gendarmería sino las viviendas aledañas. Hoy no quedan sino los baldíos y la Estación de Policía reconstruida.

Cultura.
Casa de la Cultura.
Edificio.
Edificaciones recientes.

Comité de recepción.

Lo primero al llegar a la plaza, fue conversar y reírme con las profesoras oficiales, actualmente en paro del magisterio que me dieron la bienvenida. Muy simpáticas las maestras, me hicieron carcajear con sus apuntes.

Profes.
Profesoras de Algeciras.
Mural.
Mural de mitos y leyendas.

En el centro del pueblo se ve el parque rectangular decorado con un muro en alto relieve muy colorido.

A lo largo de la carrera 5 existe otro parque lineal con árboles grandes en el separador.

En Algeciras algunos andenes son parejos y renovados y en ciertas partes el pavimento se ve deteriorado. Eso explica por qué las calles se mantienen sucias luego que el sol seca el pantano que dejan las lluvias.

Subí las dos cuadras que separan el parque de la plaza de mercado cubierta. En el restaurante Sazón Casero venden almuerzo con sobre-barriga al horno, la más suave y gustosa que he comido. Además sopa y suficiente guarnición.

Mercado.
Plaza de mercado cubierta.

Al sur de Neiva es frecuente ver  personas con rasgos indígenas, seguramente procedentes del Caquetá: cabello lacio, brillante y negro, cejas poco tupidas y piel quemada por el sol.

Se ven pasar camiones procedente de fincas caqueteñas, transportando el ganado que será sacrificado para el mercado capitalino.

Proceso del Tabaco.

A media tarde me ubiqué a echar dedo en el resalto frente a la Casa de la Cultura. Cuando estaba a punto de perder toda esperanza, paró un hombre joven en un camión NPR que me abrió la puerta.

Fue un viaje muy agradable, también porque el anfitrión conduce despacio, sabe vivir y anda sin afanes en su vehículo y en su vida. Padre de dos hijos pre-adolescentes, mi amigo trata de hacer de su trabajo una diversión. Así que tuvimos tema suficiente para dialogar durante el camino.

Cerca de Campo Alegre el conductor esperó hasta cuando recorrí unos caneyes en donde se seca hoja de tabaco.

Fue genial esta experiencia. Aprendí cómo a base de leña y carbón mineral se deshidratan las hojas que, recién cosechadas y verdes, cuelgan de varas de cómo metro y medio de largo. A medida que las hojas se secan, les varían la temperatura de más caliente a tibia. El proceso dura unos siete días,hasta que las venas también quedan sin humedad.

Ya arrugadas y sin humedad, con las hojas se hacen pacas para despachar hacia las productoras de cigarrillos.

Hojas de tabaco.
Tabaco en el caney.
Fuego.
Secado de las hojas.

Acá habitan en total 23.000 algecireños, 13.000 en el pueblo y 10.000 en las veredas. 

Alcaldes de Algeciras han sido: 2016-2019 Manuel Arturo Macías Cabrera; 2020-2023 Libardo Pinto Liscano.

Fecha de la visita: Miércoles 7 de junio de 2017.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.