Aquitania (Boyacá).

Al oriente de Boyacá y a 105 kilómetros de Tunja y 35 de Sogamoso, se llega a Aquitania: la ‘Capital Cebollera de Colombia’.

Casi todos los pueblos boyanceses son chiquiticos, menos Aquitania y cinco municipios más ubicados en los extremos oriental y occidental del departamento.

El apelativo Aquitania se refiere a la provincia francesa al sur-oeste del país galo y en límites con España.

Como Aquitania está ubicado en un espacio tan abierto y a orillas de la Laguna, ventea con fuerza y hace mucho frío. Este pueblo tiene algunas semejanzas con Guatapé en Antioquia.

Parroquia.
Iglesia de Aquitania.
Plaza principal.
Plaza amplia y abierta.

El lago más grande.

Desde Tota hay que rodar como diez minutos hacia Aquitania para que admirar hacia la izquierda del bus, la hermosa laguna de Tota, el espejo de agua más grande de Colombia.

Cerca de la carretera se observa Playa Blanca, una ribera de arena clara, la playa lacustre de los boyacenses.

En los estanques que se ven dentro de la laguna, se cultivan truchas arco iris para consumo en los restaurantes del sector. También se ven lanchas y varios hostales en donde se hospedan los turistas que vienen los fines de semana.

Lago.
Cultivos y Laguna.
Monumento.
Homenaje al cultivador de cebolla.

Cultivos por doquier.

Viniendo de Tota hacia Aquitania se aprecian cultivos de cebolla de rama, como se le conoce para diferenciarla de la cebolla de huevo.

La cebolla larga o de rama es el símbolo de este municipio, tanto que en la mitad del parque principal se erige un monumento en honor de los cultivadores de cebolla.

Cinco minutos antes de Aquitania aparece una planicie grande cerca de la Laguna completamente cultivada de cebolla larga.

Cosechando.
Recogiendo cebolla.
Templo.
Interior de la iglesia.

Se ven preciosos los rectángulos cultivados, a veces próximos a cosechar; otras veces en surcos concéntricos de tierra negra próxima a la siembra.

En otras parcelas trabajan campesinos con trajes multicolores agachados azadón en mano, arando el plantío en un trabajo que debe ser agotador.

Pero no solo son hombres los que  trabajan por acá. Las mujeres y hasta los niños colaboran en las labores del campo.

Son tantos los cultivos que incluso en el pueblo se siente el olor a cebolla, no muy grato para algunos, pero típico de Aquitania. El buen viajero se concentra solo en lo bello y agradable.

Pueblo grande y acogedor.

Aquitania es un municipio completamente plano y de plaza majestuosa. Las fachadas de las casas se ven como sucias o empolvadas.

La plaza principal, esa sí es pintoresca, muy grande y bien cuidada. Tiene palmeras frente a la iglesia y unos pocos árboles morados en la parte de abajo.

Banderas de Colombia y Boyacá flamean con fuerza gracias a la brisa constante. Por eso no hay mesas afuera de los negocios sino que los lugareños se refugian del frío dentro de los establecimientos comerciales.

Templo parroquial.

Llama la atención en la fachada de la iglesia la imagen gigante de un corazón de Jesús con los brazos en alto y a bordo de una barca.

Atrás, alrededor de la cúpula externa aparecen los símbolos de los cuatro evangelistas en las esquinas del techo: el toro, el león, el águila y el buey.

La Iglesia de Aquitania rinde homenaje al Señor de los Milagros que según cuentan los lugareños, se apareció en un árbol en 1.730. Más tarde con la madera de aquel macizo, tallaron la imagen del crucificado que merece el sitio más vistoso del templo.

Sin embargo ahora el Cristo le ha cedido el lugar de privilegio a  María Auxiliadora cuya fiesta se celebró el lunes pasado. Una feligrés enseña orgullosa el llamativo arreglo que hicieron para la ocasión.

Cristo.
Imagen muy venerada.
Nervaduras.
Nervaduras se unen en la cubierta.

La del Señor Milagroso es una iglesia gótica con una gran cúpula y arcos que se cruzan en lo más alto de las tres naves. El color blanco y azul claro es conveniente para este tipo de edificaciones. Las columnas delgadas lucen terminaciones doradas arriba.

En cada una de las naves laterales la luz entra a través de vitrales gigantes con las estaciones del Vía Crucis.

El Crucero.

De regreso a Sogamoso, se llega a El Crucero desde donde se aprecia Aquitania allá a lo lejos, extendida sobre la planicie y a un lado de la Laguna de Tota.

El paisaje que rodea a El Crucero también es deslumbrante, por verde y variado.  Montañas encumbradas, casas campesinas humildes, cultivos de cebolla o ganado pastando.

Tan pronto comienza el descenso adelante de El Crucero, se observa también al fondo la ciudad de Sogamoso.  De noche las luces se deben titilar hermosas.

Alcaldía.
Sede administrativa.

Aquitania tiene en total 18 mil habitantes de los cuales siete mil habitan el casco urbano y once mil son campesinos.

Alcaldes de Aquitania han sido: 2001-2003 Fabio Montaña Rodríguez, 2016-2019 Felipe Absalón Cardozo y hasta el 2023 es el señor Héctor Orlando Barrera Cárdenas.

Fecha de la visita: Martes 26 de mayo de 2010.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.