Betania (Antioquia)

Martes 22 de febrero de 2011:

Hace seis años estuve en Betania, hoy quiero ir de nuevo, pues me encantan los pueblos cafeteros.   Sobre mi cabeza revolotean bandadas de golondrinas y el viento frío del amanecer hacer prever un día de mucho sol, qué bueno! Entre Medellín y Betania hay 125 kilómetros de distancia.

Mujeres escogiendo café.
Bertania: Pueblo Cafetero.

El viaje en una buseta Hiunday para nueve pasajeros afiliada a Rápido Ochoa. Ocupo la silla que más me gusta, detrás del asiento del conductor donde no da el sol y se disfruta de vista frontal. Muy agradable el viaje, a las ocho estuvimos comiendo torta de pescado seco en Bolombolo. Un poco salada, claro, pero rica y nutritiva. Hoy el almuerzo podrá esperar.

Lo mejor de la carretera del Suroeste sigue ahora: pavimento plano en medio de vegas cultivadas, algunas de cítricos o con pasto para el ganado la mayoría. Dos olores agradables se turnan mis narices: a veces la esencia del matarratón, sembrado como cerca viva, y otras veces ese olor a potrero que advierte la presencia de vacas lecheras o caballos de paso. Y a manera de fondo musical el canto hasta la estridencia, de las chicharras que dan gracias por el nuevo día.

El conductor de la buseta no para de hablar. Pero me gusta, porque es un hombre honesto que se aburrió de las rutinas de los ‘azules’ cuando fue agente de tránsito. Lo de él es el camino, la conducción, los viajes, el movimiento. Estoy de acuerdo. Cuenta mi amigo que, el gobierno departamental tiene el proyecto de micro centrales hidroeléctricas, que abastezcan la demanda interna, a fin de que la energía de las grandes centrales, se exporte a países vecinos. Por acá queda una de esas micro hidroeléctricas. Pa’ que vea que aquí, como en Europa, también nos preocupamos por la energía limpia, que allá se consigue a partir de la fuerza eólica.

Pasamos de largo por La Metida, para ir a Concordia; Peñalisa, donde sale la ruta para Jericó; Barroso o la salida para Salgar; Remolino o la entrada a Ciudad Bolívar y luego Puerto Boy, por donde nos desviamos para Betania. Antes de estas partidas, entramos al parque de Hispania, un espacio muy bien tenido y con kiosco de guadua en el centro. Los samanes que dan sombra al espacio público, quisieran abrazar todo el parque.

Fachada Iglesia.
Iglesia de Betania.

Al principio de la vía hacia Betania, se transita por terreno plano, donde crecen a la vera de la carretera, palmeras reales. Luego el ascenso a ‘La Perla del Citará’, por una vía de buen pavimento. La vista hacia los alrededores hace fijar la mirada: cafetales extensos, plantados casi siempre en laderas pendientes.

Esta camioneta de solo 9 personas se presta para entablar una tertulia muy agradable que hace el viaje más placentero. Por ahí derecho se entera uno de cualquier chisme de la región. Ahora se ven muy  florecidos, gracias al estres que sufrieron las plantas en el verano de enero y febrero. Así que para octubre la cosecha será excelente, muy bueno, ahora cuando la libra de café está por encima de los dos dólares. Por acá queda una  de las fincas más grandes,  que comienza casi con la desviación de la central y llega hasta los alrededores de Betania. Mis vecinos dicen que los ricos de Betania no son como los de otros pueblos. Aquí toda la gente es humilde y servicial.

Al llegar a Betania, lo primero fue dejar el morral en la oficina de Cootransbet, que ahora tiene una alianza con Rápido Ochoa, para compartir la ruta y las oficinas.  Algunas de las calles de Betania lucen empolvadas pues están terminando el Plan Maestro mediante el cual actualizan las redes de acueducto y alcantarillado.

Iglesia Gótica.
Interior Iglesia Gótica.

Acto seguido el plan fue detallar la iglesia San Rafael de Betania que ahora están restaurando y pintando. El plano de la iglesia tiene forma de cruz a pesar de no ser romana, sino de estilo neo-gótico. Las estaciones del Víacrucis, son vitrales grandes y bien acabados.  Aproveché la amistad con  un trabajador de la parroquia, para subir con él hasta el coro desde donde se observan bien los arcos de crucería o los capiteles dorados sobre pintura roja.

De nuevo en la plaza conozco a Wilmar, el cartero quien, como nadie, conoce toda la gente del pueblo. Compartimos un tinto y me recuerda cómo, cerca del río Pedral está la Hacienda Guitarra, cuya casa tiene la forma del instrumento de cuerdas. Por allí vive un escritor que conoce mucho de la historia de este pueblo.

Sombrillas y mesas en la plaza.
Mesas y sillas para tomar tinto en la plaza.

En la plaza de Betania hay nueve samanes y frente a la iglesia dos palmeras que decoran el frontis del templo. La altura de las edificaciones en el marco de la plaza es muy desigual y de estilos diferentes. El lado occidental del parque dispone de mesas con paraguas para tomar café acompañado de amigos.

Por la calle más al oeste de Betania se llega hasta el barrio La Cumbre. Allí se asientan los edificios más importantes del pueblo: el Hospital San Antonio, el polideportivo Antonio Roldán Betancur y la Piscina Municipal ‘Perlas del Citará’, sobre la cual se reflejan los famosos farallones que, del otro lado, miran hacia Itsmina y Condoto.

Obelisco y Caficultor.
Escultura del Caficultor en el Obelisco.

Apenas terminé de fotografiar el obelisco en homenaje a la caficultura,  pasó por el barrio La Cumbre un camión Fotón 4.5. Lo esperé en el policía acostado y claro, el conductor muy amable aceptó llevarme en la cabina que tiene un parabrisas panorámico. El hombre va por plátano a las fincas circundantes del río Pedral.

Esta vía se ve hermosa por los sauces que la protegen del abismo, los cafetales florecidos, el olor a pulpa de café descompuesta y habilitada como abono y el tramo empedrado por la Gobernación, que acá mejoraron colocándole rieles de cemento para que no dañen la amortiguación de los carros.

Me quedé en el Mirador apenas iba a comenzar el descenso hacia el río. No me atrevo a seguir pues de pronto me quedo varado por falta de transporte, y no traje la pantaloneta para bañarme entre las hermosas y grandes  piedras de colores que decoran el río. Entonces subí al mirador, un poco deteriorado por vándalos que le han quitado algunas vallas de protección. No obstante, ofrece una hermosa vista sobre el valle a través del cual se deslizan las aguas del Pedral, y las pendientes cultivadas de café.

En un día de verano como el de hoy, la panorámica es encantadora. Se ve muy bien la casa con forma de guitarra que, aunque abandonada ahora, conserva su figura esbelta. Casas de hacienda se aprecian en medio de los cafetales verdes. Las piedras del río pierden su colorido por la distancia, pero se contemplan destacadas en medio de las aguas cristalinas. El sonido de la corriente pegando contra las piedras gigantes, se escucha acá como una melodía natural y arrulladora.

Germán entre cafetales.
Cafetales y casa en forma de guitarra.

Allí en aquel mirador me hicieron compañía dos jóvenes que fumaban marihuana y a quienes saludé amablemente. Uno de ellos me tomó una foto contra las montañas completamente cultivadas.  En horas de la tarde la vista, ya no sobre el occidente, sino sobre el pueblo, es espléndida. Se ve la iglesia de espaldas y algunas casas del barrio La Cumbre. Un fotógrafo de Betania, exhibe una de esas fotos en pleno parque y en La Tertulia, el bar que está frente a la iglesia. A las once de la mañana dejé los amigos fumadores, que echaban humo cuando este ‘cucho’ no los estaba mirando. De todas maneras el olor inconfundible delataba su hábito. Luego llegaron un par de policías en moto que, nada tienen que hacer frente al consumo de la dosis personal.

Apenas me senté sobre la grama en la base del mirador pasó un campero Lada. Le grité varias veces al conductor quien me escuchó y muy amablemente accedió a bajarme al pueblo sin cobrarme un peso. Por él supe que no se consigue un colino de café pues a todos los finqueros como él, les dio por sembrar la rubiácea ahora cuando el precio del grano está tan alto.

De nuevo en la plaza de Betania me atraen las notas de esa bella melodía de Los Pamperos: ‘Que Dios te lo pague’.

‘Que por donde vayas la suerte te lleve, que no haya tristeza jamás en tu vida, ni encuentres escollos por donde tu vayas y te den la mano si te ven caída’.

Betania se enorgullece de ser la ‘Capital de la Música Guasca’, y cada año, en el mes de noviembre,  se celebra un Festival con ese tipo de melodías. Ahora la música se emite en ‘La Tertulia’, donde me como, a manera de media mañana, un chorizo casero, de esos que trae gordito y es aliñado con comino, de gran sabor y harta grasa. Sabe delicioso ese ‘no me olvides’. Una vez al año no hace daño. Lo saboreo con papa cocida y arepa, más jugo de limón mandarino. Antes de viajar hacia Jardín quise visitar el Museo de Betania, en un segundo piso frente a la Notaría, pero estaba cerrado.

Ya por la tarde salí de ‘La Perla del Citará’ en una buseta de Cootransbet, en el puesto de copiloto y conversando con el ayudante. La idea era bajarme en Puerto Boy, para esperar carro hacia Jardín, pero cambié los planes y decidí ir primero a Ciudad Bolívar que está más cerca de Jericó a donde quiero ir mañana.

Carlos Mario Villada fue el burgomaestre hasta el 2011; Juan Carlos Montoya Alzate, más conocido como ‘Cogote’, lo fue hasta el 2015; Ronald Alejandro Sánchez Sánchez  hasta el 2019  y el señor Carlos Mario Villada Uribe repite hasta el 2023.

En este municipio la mayoría de la población son campesinos: seis mil viven en las veredas, y cuatro mil en la cabecera municipal, para un total de 10.000 betaneños.

Hay que aprovechar estos días de sol, pues siempre es mejor viajarenverano.

http://www.betania-antioquia.gov.co/index.shtml#1

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

1 comentario en «Betania (Antioquia)»

  • el 16 julio, 2019 a las 10:49 am
    Enlace permanente

    Hola hacia mucho tiempo necesitaba esta informacion 🙁 al fin voy a poder terminar el trabajo del semestre muchas gracias T.T

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.