Buenavista (Quindío).

Jueves 21 de noviembre de 2013

Procedente de Pijao, llegué a este municipio, luego de hacer escala en Río Verde donde dejé el morral a cargo de Don Rafa, como lo conoce todo el mundo, al dueño del restaurante del lugar.

PI
Parque e Iglesia de Buenavista.

La idea es reconocer Buenavista, en donde estuve de paso alguna vez,  regresar hoy mismo a Armenia y viajar a  Medellín esta noche.

De este bello pueblo de paisajes, se dice que queda ‘a una cuadra del cielo’. Y cada año se celebran acá las ‘Fiestas del Retorno de los hijos ausentes’.

No tuve que esperar ni un minuto, más bien la buseta que en ese momento pasó por Río Verde hacia Buenavista, debió aguantar hasta cuando yo entregué mi equipaje a don Rafa.

BV
‘A una cuadra del cielo’

‘Don Rafa’, le dije como si lo conociera de toda la vida, a este señor amable al que conocí apenas ayer. El hombre, muy generoso no tuvo reparos en indicarme el sitio donde debía dejar el morral. Cómo es de amable y acogedora la gente del Eje Cafetero, ¡eso me encanta!

Me siento en el puesto de co-piloto de una buseta que se demora 30 minutos para llegar a Buenavista. El conductor se ve algo serio, pero poco a poco lo fui pasando para este lado. ‘No me vaya a ensuciar el tablero’, fue lo primero que me advirtió, imaginando que de pronto me daba por colocar los pies al frente.

T
Escultura en el talud, a un lado de la carretera.

Antes de empezar el ascenso hacia Buenavista, se ve una obra artística esculpida en el talud de tierra. Por lo visto,  el autor es un artista profesional y de experiencia en este tipo de esculturas.

El ascenso que sigue dura solo 20 minutos, pero como la carretera es bastante inclinada y con muchas curvas, toca andar con cuidado. Fuera de que a veces la vegetación virgen ha invadido el pavimento y compromete demasiado la visibilidad.

Desde cuando me subí a la buseta, me impresionó el olor a tortas de chócolo recién fritas. Es que adelante y dentro de una bolsa de papel kraff, van 15 tortas importadas directamente desde Armenia y de manera exclusiva para el Café Bar 1.933 Buena Vista, el mismo que queda en el costado sur de la plaza, de este pueblo vistoso.

La buseta me subió unas cuadras arriba de la plaza, por donde se va hasta la última estación del Teleférico, en el sitio llamado ‘Las tres cruces’. Pero como todavía está nubado, aproveché el jeep que bajaba con algunos estudiantes, para esperar en la plaza hasta cuando de verdad saliera el sol.

Pza
Vista de la Plaza desde el Concejo.

Los que sí salieron ya, pero a vacaciones de fin de año, son los estudiantes, a  quienes se les nota poco entusiasmo por ese hecho. Han recibido tanto, que es muy poco lo que les que alegra la vida, a los muchachos actuales.

Aquí también, como veía esta mañana en Caicedonia, las chicas del colegio compiten por las miradas de los jóvenes, subiendo al máximo el ruedo de sus uniformes.

W
Tradicional campero Willys.

Esta vez me encuentro en Buenavista con un pueblo mejor arreglado y preparado para el turismo. Ya han hecho pruebas del futuro teleférico, que tendrá dos estaciones en la parte de arriba, y la última será la sede de un Parque Temático semejante al del Café, en Montenegro.

Por esos lados también hay un sitio desde el cual se lanzan parapentistas. Habrá que ofrecerles algunas comodidades, para que regresen a lanzarse desde acá, a observar todo el valle del centro del Quindío.

Entro a conocer la Alcaldía Municipal, sobre el marco de la plaza y con buen ángulo sobre el parque principal, que no es muy amplio y solo tiene un guayacán y una palmera, como plantas grandes.

CP
Calle principal de Buenavista.

En la Oficina del Concejo Municipal, para siete ediles, hay un balcón agradable, con vista sobre la calle larga que se extiende hacia el occidente y a la entrada al municipio, más allá de la plaza principal.

Detrás de la iglesia y frente al Edificio del Café, hay otro parque pequeño, con mirador sobre las laderas vecinas, todas ellas sembradas con la rubiácea. Este año va a estar muy buena la cosecha cafetera, pero la mala noticia es que en el mundo hay abundancia del grano, por lo que los precios han bajado considerablemente.

El Museo del Tolrá, está también en el centro del pueblo. Tolrá era el nombre que tenía el poblado, cuando todavía era corregimiento de Pijao. Fue en 1.933 cuando Buenavista fue fundado y, a partir de 1.967, hace parte de los 12 municipios quindianos. En ese mismo año 67,  el viejo departamento de Caldas se partió en tres, y la verdad que fue una decisión acertada, a juzgar por la prosperidad que desde entonces y a partir del terremoto de 1.999, ha caracterizado a la región cafetera.

PM
Pintura del mobiliario.

Estos pueblos de la comarca, son siempre bonitos y permanecen bien cuidados. Ahora están pintando las bancas ubicadas en las aceras de la calle tercera, para que luzcan bien durante la temporada de diciembre y enero. Los baños de los establecimientos, generalmente se encuentra limpios y acondicionados.

A Buenavista conviene venir por la mañana, pues en horas de la tarde el sol impide divisar hacia el Valle. Para otra ocasión, lo ideal es amanecer acá y subir temprano hasta Tres Cruces, en el jeep que recoge los estudiantes y los baja al pueblo a las siete de la mañana. De esa manera no hay que pagar carro expreso para subir a divisar.

Antes que el sol dé la vuelta y me mire de frente, decido regresar a la troncal. Camino a pié por la calle tercera observando hacia el amplio valle, en donde se distingue a lo lejos: Caicedonia.

CS
Colegio de Secundaria.

Por esta parte occidental de Buenavista me encuentro la cancha de fútbol, muy plana y bien cuidada; el Hospital, dos colegios y la estación del Cuerpo de Bomberos.

Ya en la salida, le pongo la mano al primer carro que pasa, y qué suerte, me paró. Lo conduce un hombre joven, al parecer gay, que va de carrera para Caicedonia. Maneja muy rápido, pero confío  en los frenos de su moderno auto.

Al bajar se ve de frente una casa preciosa, con corredores de chambrana, que corresponde a la Finca El Paraíso. Qué belleza de hacienda, y con ¡qué vista!

Ya en la Cabaña, donde arranca la carretera para Buenavista,  me despido del amigo y ahí mismo abordo la buseta hacia Armenia. Y en Río Verde, el conductor espera un minuto mientras recojo mi morral, en el restaurante de Don Rafa.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

2 comentarios en “Buenavista (Quindío).

  • el 23 junio, 2017 a las 11:30 am
    Permalink

    Gracias don Germán Vallejo por dar a conocer los pueblos de nuestra querida Colombia. He leído con mucha atención todos sus apuntes, pues soy una persona mayor que con mi esposa viajo frecuentemente por muchos municipios de Colombia.
    Felicitaciones y seguiré leyendo sus notas sobre nuestros pueblos.

    Respuesta
    • el 27 junio, 2017 a las 8:31 pm
      Permalink

      Qué buena costumbre tiene usted, que siga disfrutando de los pueblos colombianos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *