Bugalagrande (Valle del Cauca).

Miércoles 28 de diciembre de 2016

Cerca a Bugalagrande observé un elemento común en el paisaje por las carreteras vallunas: el tren cañero de cinco tráileres que se mueve más despacio que los demás vehículos.

TC
Tren cañero.

Lo mejor es el aroma a caña dulce recién cosechada que va dejando a su paso.

Ese olor me recuerda aquella mañana de mayo cuando llegué al aeropuerto Palma Seca y me radiqué en Cali.

En la década del 80 viví durante cinco años en la Sultana del Valle.

Ahora llego a Bugalagrande luego de visitar Andalucía, el pueblo vecino.

Este municipio es más pequeño que el anterior, su vida económica depende básicamente de la fábrica Nestlé ubicada en las afueras del pueblo.

ES
Instalaciones de la empresa suiza en Bugalagrande.

Antes de llegar a la plaza fui hasta la empresa suiza y al comisariato en donde a buenos precios, venden todos los productos: Nescafé, Milo, Leche en polvo, etc.

Converso con una modista, personaje que todavía se ve en los pueblos vallunos. Muy sonriente me explica lo que hace ahora, en la vieja máquina Singer que heredó de su madre.

PM
En los pueblos todavía sigue vigente la profesión de modista.

Los trabajos que más le piden es el de adelgazar aún más las botas de los jeans, para estar a la moda y lucir delgado.

PC
Plaza central de Bugalagrande.

Qué impresión cómo esa es una tendencia global: hasta en los videos de Corea del Norte, Rusia o Canadá se ve a los jóvenes vestidos con pantalones bota tubo, tan estrecha que hay que echar mano de una bolsa plástica para colocárselos.

FI
Fachada de la iglesia.

Al fin y al cabo, ‘lo que está de moda, no incomoda’.

La plaza de Bugalagrande es inmensa. Todos estos pueblos del norte del Valle tienen espacios generosos alrededor del parque central.

La torre de la iglesia de San Bernabé se asemeja al cuello estirado de una jirafa. No es raro ver esa prominencia delgada desde antes de llegar al pueblo.

En el parque un vecino me cuenta que el templo estuvo varios años sin la atalaya, hasta que se arriesgaron a construirle una torre tan alta y delgada.

DK
Detalle del kiosco del parque principal.

Un kiosco antiguo y el busto del Libertador Simón Bolívar, decoran el jardín central, con muchos árboles.

Un segundo parque, el de San Bernabé, es aún más arborizado que la plaza central.

PC
Un viajero feliz en el puente colgante.

Tiene al frente el Hospital y detrás el puente colgante, en el cual me hice fotografiar de un transeúnte.

Un par de salpicones a $1.500 cada uno en una venta de la plaza, me cayeron de maravilla. Necesitaba algo de fruta y bien fresco.

Por último paso por la portada del cementerio y la antigua Estación del Ferrocarril, que bien merece la mano de un arquitecto restaurador.

AE
Antigua estación del ferrocarril.

Una moto-taxi me sacó hasta la variante en donde tomé transporte para Zarzal.

En este pueblo habitan en total 21.000 bugalagrandeños, 12.000 en el casco urbano  y los 9.000 restantes en los campos.

El alcalde hasta el 2019 es el señor Jorge Eliécer Rojas.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *