Caldono (Cauca).

Miércoles 12 de julio de 2017

Antes de llegar.

Para llegar a Caldono desde Santander de Quilichao, hay que tomar la carretera  Panamericana hacia el sur, ubicarse en ‘Pescador’ y desde ese cruce tomar la vía que llega a Caldono.

DK
Distancia en kilómetros a otros destinos.

Durante el viaje estuve observando al ayudante del conductor, un joven de piernas cortas, el menos indicado para ese oficio, pero qué hombre tan eficiente.

Definitivamente en la vida uno consigue lo que  quiere, siempre y cuando se lo proponga con entusiasmo.

Al llegar a ‘Pescador’, me hice fotografiar con el gobernador del cabildo indígena y su esposa. Al jefe no le falta su bastón de mando, qué chévere.

Siberia es un corregimiento grande de Caldono, con mejor iglesia que la de la cabecera municipal.

GI
En compañía del Gobernador Indígena y su mujer.

Pueblo campesino.

El templo de Caldono es más pequeño, de una sola torre, pero trapeado y sacudido. Por dentro lo salva el cielo raso en lámina troquelada que se ve en otros templos del sur del país.

CR
Cielo raso del templo parroquial.

Caldono es un pueblo pequeño en donde habita solo el 7% de la población del municipio. El resto son campesinos e indígenas que se dedican a labores agropecuarias.

En el parque hay árboles altos de cuyas ramas penden melenas de las que antes asustaban a las mujeres solteras. No podían pasar por debajo, porque se quedaban para vestir santos.

Opinión de un testigo de la guerra.

PP
Parque principal de Caldono, con árboles melenudos.

En el centro del pueblo estuve conversando con un hombre amable que fabrica pan para vender en las veredas.

El lugareño comenta cómo en las ciudades la gente no valora el proceso de paz, porque no le ha tocado vivir los pavores de la guerra.

‘Otra cosa era pasar la noche con la incertidumbre que de pronto cayera un cilindro-bomba’.

FT
Fachada del templo.

A mi amigo le mataron un hermano y un cuñado. El hombre me cuenta que en la parte de arriba, aún quedan las ruinas de la escuela que dinamitaron las Farc.

Hasta hace cuatro años en Caldono la vida se acababa a las seis de la tarde, todo el mundo  debía recluirse en sus casas por temor a un ataque guerrillero. Ahora no, reina completa paz y el pueblo comienza a tomar impulso.

Mientras escucho al amigo, pienso en aquellas  personas amargadas que por concentrarse en lo poco que les falta, se olvidan de todas las riquezas que poseen y con las cuales podrían ser felices.

CC
Una de las calles de Caldono.

Lo mismo ocurre con algunos colombianos que se empeñan en señalar lo que le ha faltado al proceso de paz: los niños que la guerrilla no ha liberado o los secuestrados que siguen en cautiverio, pero se olvidan de las armas entregadas, las zonas a las que ya se puede ir o los soldados heridos que ya no llegan al Hospital Militar.

Aún no vivimos en paz, infortunadamente, pero el país sí ha dado un paso importante en esa dirección. Todo depende de qué tan proactivos seamos en adelante y a mediano plazo.

Cerca a Caldono hay dos campamentos veredales. En uno están los ex guerrilleros de las Farc y en el que vimos ahora a la venida, los delegados de la ONU.

Y también en predios del municipio construyen por estos días otra zona para milicianos de las Farc.

AM
Sede de la Administración Municipal.

En la alcaldía, en donde estuve repartiendo tarjetas del blog, lo que más me impactó fue ver a todos los funcionarios sonrientes, animosos y comprometidos con la nueva administración.

A esta hora temprana llegan al centro de Caldono los funcionarios de la ONU para  una reunión con el alcalde.

Ahora me entero que hay carretera directa de Santander de Quilichao a Caldono, pero lo que no se consigue es ruta formal por esa vía. Si la hubiera, el viaje entre los dos pueblos sería mucho más rápido y económico.

A lo mejor cuando la paz se instaure del todo y el comercio tome fuerza, esa vía se aproveche como debiera.

Comunidades indígenas.

CI
Cabildo Indígena en el marco de la plaza.

En el marco de la plaza está el edificio sede del cabildo indígena. Mi amigo panadero, a pesar de ser de raza blanca, también pertenece al Cabildo.

Los indígenas de esta zona han conseguido muchas reivindicaciones gracias a sus luchas. Porque son comunidades muy organizadas y saben halar todos de la misma cuerda.

Por ejemplo, tierras que les habían arrebatado los terratenientes o la guerrilla, poco a poco las han recuperado.

En realidad en otras zonas sí existen comunidades paeces más violentas y que lo único que buscan es poder y el dinero, fruto de la explotación cocalera.

CT
Agradable charla con los compañeros del transporte.

Un campero ampliado que hace las veces de Chiva, fue mi transporte para regresar a Pescador en la parte de atrás del vehículo, en animada tertulia con los demás pasajeros.

El alcalde de Caldono hasta el 2019 es el señor Paulo Andrés Piso Lozada.

Acá habitan en total 30.000 caldonenses, dos mil en el pueblo y 28.000 en las veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.