Cerro El Picacho – Medellín.

Por algo más de $5.000 (dos pasajes integrados del Metro), es posible hacer un viaje inolvidable a uno de los miradores más encumbrados desde el cual se puede apreciar casi todo el Valle de Aburrá.

Algo así como ascender a Monserrate en Bogotá, o al mirador de Cristo Rey en Cali.

Cristo.
Imagen de Cristo Rey.
Panorámica.
El Valle de Aburrá desde el Cerro.

Cómo llegar.

Para subir al cerro El Picacho desde cualquier parte del Área Metropolitana de Medellín,  basta tomar el Metro y llegar a la estación Caribe.

En seguida a mitad del puente peatonal norte, descender al costado oriental del Terminal de Transportes y allí tomar el bus alimentador 306 A, que va para el sitio llamado Las Carmelitas.

La ruta sube por los barrios Castilla, Doce de Octubre y Pedregal, hasta la carrera 85 con calle 97, la esquina donde está la Tienda La Colmena; ahí es donde hay que bajarse para comenzar el ascenso por una calle normal con viviendas a lado y lado.

Esqui8na.
Calle 97 con carrera 85.

Más adelante sigue una vía con cemento, muy pendiente y curvas ‘horribles’. Menos mal el  pavimento es sólido y con surcos transversales, que facilitan el agarre de las llantas que, no deben estar muy lisas.

Dichas curvas con pendientes pronunciadas son solo para conductores muy experimentados, tanto en  auto como en moto.

Una hora a pie.

Más o menos una hora dura el recorrido subiendo a pie, sin afán por la acera.

La ruta de cemento por donde ascienden los autos, continúa en ascenso hasta la carretera a San Pedro.

Unas diez cuadras arriba de donde se deja el bus, comienzan las  327 escalas. Muy fácil subirlas, porque tienen barandas seguras y firmes.

Barandas.
Escalas con baranda.
Centro.
El centro de Medellín.

Una vez arriba la vista es impresionante, se observa la ciudad desde Bello hasta Envigado e Itagüí. Lo mismo los barrios de ladera al oriente y occidente de la ciudad.

Si tiene suerte y hace un día despejado, las fotos que tome le quedarán de maravilla.

Jóvenes bailarines.

En la explanada que hay en la cima y a la base del Cristo, un grupo de muchachos practicaba Capoeira. Es alentador encontrar jóvenes con una pasión, máxime esta que es la combinación de baile con artes marciales.

Jóvenes.
Practicantes de Capoeira.
Figuras.
Camiseta de un joven.

Hoy domingo por ser puente subió menos gente que cualquier festivo. Para quienes arriba detrás del Cristo venden tinto, gaseosas y frutas, no ha sido un buen día.

Desde acá se ven los parapentes que bajan a Bello desde el Alto de San Félix.

Pedregal.
Sector norte de la ciudad.

La otra ruta.

Más tarde un grupo de jóvenes subió a pie por La Pinera, el camino boscoso desde la estación El Progreso del Cable Aéreo Línea P.

Cuentan que el camino por La Pinera es más  entretenido y quizá más largo, pero se hace menos tedioso porque transcurre a la sombra de árboles, aunque en temporada de lluvias algo liso y con barro.

https://www.viajarenverano.com/linea-p-del-metrocable-medellin/
Explanada.
Explanada abajo del Cristo.

Paseos familiares.

Al mirador de El Picacho suben muchos visitantes los fines de semana, generalmente grupos de amigos jóvenes o familias hasta con el perro.

Llama la atención el pedestal tan alto sobre el cual se asienta la imagen de Cristo Rey.

Ruta.
Ruta de descenso.
Manilla.
Manilla.

Para el regreso a la Estación Caribe del Metro, basta llegar a la carrera 85 con calle  97, la esquina donde está la tienda La Colmena, y esperar la ruta 306 B que baja en zig zag, durante algo más de media hora, pero es bueno conocer esos barrios por los que nunca se ha transitado.

Qué cantidad de panaderías con avisos vistosos en todas las calles, como aquella llamada ‘Las Delicias de la Y’.

En fin que la subida al Cerro El Picacho en la capital antioqueña es un excelente paseo, que se puede hacer con muy poco presupuesto.  

Fecha de la visita: Domingo 13 de junio de 2021

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.