Ciénega (Boyacá).

Viernes 21 de diciembre de 2012

¿Ciénega? ¿Qué es eso?. Yo conozco Ciénaga a orillas del mar Caribe, pero ¿Ciénega? Primera vez que lo oigo.

ICC
Iglesia y Casa Cural de Ciénega.

Y ya ve, resultó ser un pueblo bien agradable y con particularidades interesantes, como: la monumental iglesia y el singular decorado de las edificaciones.

Llegué a este pueblo procedente de Ramiriquí, en el puesto de adelante con excelente vista, de una camioneta Luv que, por dos mil pesos y en solo 20 minutos me dejó en mi destino.  Me distraje mucho durante el viaje porque el conductor del colectivo, habla puro boyacense, y eso es muy agradable escuchar a las personas cuyo acento identifica la tierra en donde nacieron.

‘Él debería ser más compañerista’,

PC
Plaza central.

dice mi chofer, refiriéndose a un colega poco colaborador.

Ahora están pavimentando la vía Ramiriquí-Ciénega. Por la carretera se ven cultivos de arveja, maíz, tomate de árbol y lechuga.

Todos son monocultivos, generalmente alrededor de una humilde casita y, en el mejor de los casos, una vaca peluda al lado, para el suministro de leche.

RT
Residencia típica cienegana.

A las diez y media de la mañana me bajé en la plaza de Ciénega. Es un pueblo bonito, lo característico es que muchas casas tienen sus fachadas igual al acabado externo de la iglesia: cubierta de cemento, simulando grandes lajas de piedras redondas, todas de forma irregular.

La iglesia, orgullo de los cieneganos, tiene como varias cúpulas y muchos arcos de crucería sostienen la cubierta externa. En el techo se ven además las imágenes, al óleo, de Dios Padre y la Virgen.

AC
Arcos de Crucería dentro del templo.

Como la subida al coro estaba abierta, con cuidado subí los 31 peldaños que dan al orfeón para, desde allí, tomar fotos del interior del templo y, hacia afuera,  de la plaza principal.

A continuación anduve por las calles hasta encontrar una mina: la fábrica de productos alimenticios ‘Ricolácteos’, donde pude disfrutar de dos vasos de yogurt de guanábana, deliciosos. Espesito, muy natural y bastante fresco.

CL
Campesino y caballo lechero.

Sin embargo esta no es la única empresa lechera del municipio. En otro sector del pueblo está ‘Cienelac’, una factoría más grande y con edificaciones y tecnología modernas. Por supuesto que tenía que hacerle control de calidad al yogurt que allí producen.

La alcaldía de Ciénega se encuentra en el costado sur de la plaza. Se trata de una casa de una sola planta, aunque otras residencias sí tienen dos pisos.

Converso con un par de lugareños, ella con su sombrero de fieltro y ojos azules que, contra lo que esperaba, son característicos de muchos boyacenses raizales. El señor vestido con ruana de lana, más por costumbre que porque estuviese haciendo frío.

OC
Cienegana de ojos claros.

Me encanta hablar con campesinos y la gente sencilla de estos pueblos ancestrales. Son transparentes y desprevenidos para hablar: se dan de una, con la generosidad del agua que baja por una pendiente, y sin las ínfulas de la gente citadina.

También conversé con Cristóbal, un joven que trajo a la fábrica un par de canecas de leche en su caballo llamado ‘Rebelde’. Mi amigo posó para este viajero, al lado de su bestia.

Ciénega es también un interesante destino para turismo de naturaleza, especialmente hacia el páramo del Bijagual.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.