Cucaita (Boyacá).

Viernes 3 de junio de 2016

Qué pueblo tan lindo es Cucaita. Todo en él es limpio, delicado y a punto.

Valieron la pena las siete cuadras que tuve que caminar desde la vía principal hasta la plaza de Cucaita.

P
Portada sobre la vía Tunja-Villa de Leyva, a la entrada a Cucaita.

Cuando se viaja a Villa de Leyva desde Tunja, necesariamente se pasa frente a la Portada en arco que da la bienvenida a Cucaita.

CC
Sede cultural en Cucaita.

Primero Bryan, un estudiante de décimo fue mi guía, y después Diego Castellanos y su primo me acompañaron y completaron la información que necesitaba.

Cucaita es un pueblo pequeño, acogedor y completamente plano. Muchas de las edificaciones tienen fachadas blancas y algunas son de estilo colonial.

El Niño de Cucaita.

En la plaza principal se levanta la escultura en homenaje a Rafael Antonio Niño, el ciclista cucaitense que tantas victorias le dio a Colombia.

RAN
Homenaje a Rafael Antonio Niño.

Me cuentan que este veterano deportista tiene acá una escuela para futuros ruteros y un Museo de Ciclismo frente a la alcaldía.

SP
Sitio alto y de peregrinación.

En los cerros circundantes hay cruces hasta donde suben los peregrinos en semana santa y el 3 de mayo. Con mi cámara pude ‘traer’ un grupo de siete de esas insignias.

Tanto el Palacio Municipal como la iglesia parroquial, tienen el estilo de la Colonia.

El parque no es más que una gran explanada amplia y abierta con palmeras a los lados y en donde flamea la bandera municipal.

AM
Alcaldía Municipal.

Diego me acompañó hasta el Sepulcro, una cueva cavada en la roca en donde está el cuerpo de Cristo y hay un nacimiento de agua que nunca se seca.

SS
Imagen cerca al Santo Sepulcro.
PP
‘La Peña Parida’, desde el pueblo.

Aún permanecen en lo alto de La Peña, algunos de los alumbrados navideños que colocan en diciembre y se deben ver muy bellos en las noches de la ‘Novena de Aguinaldo Boyacense’.

Un pueblo de Leyenda.

Mis amigos me recomendaron subir a ‘La Peña Parida’, una formación rocosa muy bella desde la cual se divisa el pueblo con sol favorable después del medio día.

No fue fácil trepar solo, hasta la segunda cruz, sin un palo de escoba para apoyarme y andando en cuatro patas para mayor seguridad.

A Dios Gracias no me pasó nada, en parte por el buen agarre de mis botas ‘viajeras y celestiales’.

El cerro de La Peña Parida está formado por lajas rocosas y en colores ocre variados.

Hay una leyenda con innegable sustrato machista, que explica la formación de esa peña.

En el hogar, la mujer debía levantarse a encender el fogón trayendo fuego prestado de una vecina.

CM
Leyenda de corte machista sobre la ‘Peña Parida’.

Pero esos sí, el fuego debía encenderse antes del amanecer porque de lo contrario la mujer que no llegara con las brazas rojas antes que apareciera el sol, quedaba petrificada.

Y ese fue el castigo que recibió una mujer parida que se dejó coger del día.

Me encantó la vista desde la segunda estación del viacrucis. Se divisa todo el valle en donde se asientan Cucaita y varios predios cultivados.

VG
Vista general de Cucaita desde los cerros cercanos.

Muy claramente se distinguen el Coliseo con cubierta azul, el cementerio, la plaza principal, la autopista que pasa a poca distancia y los cerros circundantes con bosques alternos o terrenos estériles.

MP
Marco de la plaza cucaitense.

Valió la pena subir, aunque arriesgué más de la cuenta.

Bueno, quiero terminar mi recorrido en Sora, para lo cual le puse la mano a una volqueta que pasó frente a El Sepulcro y en cinco minutos me dejó sobre la calle de los Tramposos en el municipio vecino.

El camión va por leña de eucalipto a Sora, que luego lleva a los hornos de Samacá en donde se coquiza el carbón.

Acá habitan en total 4.500 cucaitenses 1.500 en el pueblo y 3.000 en las veredas.

El alcalde de Cucaita hasta el 2019 es el señor Carlos Eduardo Luis Vanegas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *