La Uvita (Boyacá).

Martes 26 de abril de 2016

En la ruta de Bogotá al Güicán, desde donde se asciende a la Sierra Nevada del Cocuy, se pasa por  La Uvita, una población rodeada de prados ganaderos y cultivos agrícolas.

CV
Parque de cercas vivas y frontis iglesia.

Por la tarde regresé desde Boavita a La Uvita en una buseta que cobra solo $1.500 y cuyo recorrido dura apenas siete minutos.

Y estuve afortunado pues Efraín Manrique, un maestro de obra a quien todo el mundo saluda porque es servicial y excelente persona, tuvo la deferencia de mostrarme todo el pueblo en su moto Yamaha FZ. Qué suerte.

Anduvimos por el Cementerio a la salida para Boavita, la Plaza de Toros Las Mercedes, el Colegio Nuestra Señora de las Mercedes, de cuatro pisos en la parte de arriba del pueblo y el moderno Centro de Salud.

NSM
Colegio Nuestra Señora de las Mercedes.

El Ancianato de La Uvita parece construido para satisfacer la demanda de todo el departamento. Tiene instalaciones amplias en un edificio muy visible en la parte de atrás del pueblo.

Qué bueno que quienes trabajaron toda la vida por una sociedad mejor, en sus últimos años encuentren dónde vivir holgadamente.

ME
Hilandera de La Uvita.

María Edilia García es una hilandera hermosa que me encontré zurciendo filamentos de lana en una de las calles de La Uvita.

La amable señora me explica que primero hay que hilar, luego se tuercen los hilos y por último se hacen las ruanas en el telar.

PLU
Panorámica de La Uvita y al fondo Soatá.

Estas ruanas de pura lana son un poco más pesadas que las modernas, pero abrigan más y dan calor natural.

Tomé varias panorámicas de Soatá, el pueblo que se ve al fondo y como entre dos montañas. Recuerdo que hace dos años también divisé La Uvita desde ese municipio ubicado en una meseta alta.

El parque de La Uvita es muy bello, tiene palmas decorativas y cercos de pinos a los cuales les han dado forma como cercos vivos.

MT
Mujer típica boyacense.

Rosas de diferentes colores decoran este espacio público.

El interior de la iglesia consta de una sola nave sencilla, así como la fachada tiene una sola torre cuadrada. Por dentro el templo está  pintado de blanco y se ve acogedor.

La fachada de la ermita, sin ser muy grande, sí es bastante vistosa, pues está construida en la parte más elevada de la plaza.

ILU
Fachada de la iglesia de La Uvita en lo más alto.

Como en muchos pueblos boyacenses, entre el atrio y el parque hay como una era con jardín y arbustos pequeños.

La Uvita es un pueblo limpio, donde no se ven limosneros. La Casa Cural,  es inmensa y como casi siempre, se ubica al lado de la iglesia.

Son las 5:30 de la tarde, qué día increíble el que viví hoy cuando por primera vez conocí varios pueblos en un mismo día.

A
En compañía del alcalde Jaime Galvis H.

Estuve repartiendo tarjetas del blog en la alcaldía de La Uvita, e inclusive me tomé una foto en el despacho del alcalde, al lado del burgomaestre Jaime Galvis Hernández, quien para su mandato tendrá dos prioridades: la Cultura y el Campo.

Luego consumo dos salpicones en FrutiDelicias.

Dos agentes que había allí me recuerdan cómo en 1.998 la guerrilla incendió la Alcaldía de La Uvita y destruyó todos los archivos. Hoy este municipio es una remanso de paz y mira con optimismo el futuro.

AC
Efraín, un uvitano amable y comedido.

 

En idioma chibcha La Uvita significa ‘Pradera de fértil labranza’.

Esta vez solo me faltó subir hasta el Cerro de El Tabor, desde donde se divisan varios pueblos boyacenses.

El alcalde de La Uvita es el señor Jaime Enrique Galvis Hernández.

Acá viven en total 3.600 uvitanos, 1.200 en la localidad y 2.400 en las fincas y veredas.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *