Lourdes (Norte de Santander).

Martes 28 de julio de 2009:

Llegué a este pueblo nortesantandereano procedente de Gramalote en un colectivo por solo $ 5.000. Por supuesto que hubo tertulia dentro del carro durante la hora que duró el recorrido. Ese diálogo abierto ayudó a ubicarme en el contorno, a partir de las informaciones de mis compañeros de viaje.

IP
Iglesia parroquial de Lourdes.

La carretera es muy agradable por los paisajes naturales que la decoran. Y lo mejor es que al lado de la vía han sembrado árboles de eucalipto para mantener la sombra y proteger a los pasajeros de caer en el abismo.

Primero se asciende hasta el Alto de Lourdes para bajar luego hasta el pueblo cuya iglesia pintada ahora de colores amarillo y rojo, se divisa desde mucho antes de llegar.

HP
Lourdes rodeado de hermoso paisaje verde.

Incluso en el mejor punto para tomar una panorámica, nos bajamos todos para que yo pudiera sacar unas buenas fotografías. Las mismas que no quise mostrarle al carajito sobre protegido, que llevaba su abuela para la finca.

Siempre he tenido convicción que el daño que los hombres hacemos por el sexo, es el mismo que algunas mujeres hacen por la sobreprotección a los hijos o nietos.

Para no tener que subir pendientes me bajo en la entrada el Colegio Raimundo Ordóñez Yánez. El edificio en donde estudian los jóvenes es muy llamativo y tiene una torre cuadrada en todo el centro.

CY
Patio Central del Colegio Ordóñez Yáñez.

Alrededor de un patio central se ve la construcción de dos plantas con columnas y arcos y piso ajedrezado en los corredores.

Desde la acera del establecimiento se divisa muy bien el frontis de la iglesia y los copos de las palmeras del parque.

La iglesia de Nuestra Señora de Lourdes es sobria. Con una nave central muy amplia, el techo sostenido por arcos de medio punto y 24 columnas redondas que terminan en capiteles dorados.

La baldosa del piso tiene dos diseños antiguos muy bellos.

II
Interior de la iglesia parroquial.

Lo más especial es el cielo raso de la nave central en lámina troquelada posiblemente importado de Europa.

En el altar mayor un santuario tallado y con laminilla de oro, conserva la reliquia de la Virgen del Rosario. Escalas de madera y en caracol suben hasta el coro.

Tanto la puerta de entrada principal, como la mampara que independiza del parque, exhiben preciosos grabados en madera. En fino alto relieve aparecen sobre el cancel los corazones de Jesús y María y el escudo de Colombia.

MT
Bella mampara tallada en madera.

Omar Alexander Dumes Montero es el alcalde de Lourdes hasta el 2019, un pueblo de solo 1.200 habitantes en el casco urbano y 2.300 en el campo para un total 3.500 lourdenses en el municipio.

La alcaldía tiene su sede en la mejor esquina del parque, frente al templo principal.

Tan pronto uno llega a la plaza se nota que hasta el 2015 hubo una mujer  al frente de los destinos del pueblo.

PC
Plaza Central ordenada y agradable.

El parque es muy ordenado, está muy bien dispuesto con sus eras perfectamente demarcadas y el jardín florecido. Rosas rojas y blancas engalanan este hermoso espacio público.

En el parque dan sombra tres acacias y cuatro palmas reales. Lo único lamentable son las bancas de cemento nada cómodas y muy poco estéticas.

En el centro está la estatua del fundador de Lourdes: Raimundo Ordóñez Yánez.

Las tres campanas antiguas que tuvo la iglesia antes y que en un momento se rompieron pero siguen siendo un patrimonio cultural notable, están bien protegidas en el centro del parque.

CA
Campana antigua decorada en alto relieve.

Tienen  sus nombres impresos en alto relieve sobre el bronce: Josefina, Carmen y Socorro.

Desde distintos puntos se aprecia el cerro el Vesubio al norte, un cerro puntiagudo en algo parecido al Cerro Tusa del suroeste antioqueño.

Y otro detalle que identifica a Lourdes es el Colegio Raimundo Ordóñez Yánez, que lleva el nombre del fundador del pueblo y está ubicado en la parte de arriba del casco urbano.

FC
Fachada del Colegio Odóñez Yáñez.

Es una edificación interesante, con una torre central en donde funciona el principal colegio del pueblo, regentado por las hermanas Siervas del Santísimo.

Qué pueblito tan acogedor este. Me encantó. Eso sí, es muy tranquilo y de poco movimiento comercial, tiene poca arquitectura colonial, pero me gusta su configuración y el paisaje circundante tan verde.

DE
Baldosa antigua de diseño exclusivo.

Y como ‘lo bueno no dura’, a las 12:30 salimos en un colectivo para Cúcuta.

Algo preocupante que vimos a orilla de la carretera fue un cultivo de tomate con los frutos sin coger pues el precio está tan bajo que no daría para el transporte. Pobres campesinos cosechar esa desilusión después de tanto esfuerzo.

Lo bueno fueron los ‘Vallenatos de Siempre’ que el conductor puso durante todo el camino. Además el paisaje por esta zona es encantador.

Bajando después del Alto de Lourdes se ve Gramalote allá abajo muy bonito, entre un verde tupido donde se destaca la iglesia con sus dos torres amarillas. Casi todos los templos de Norte de Santander están pintados con ese color.

Cuándo iba a pensar yo que al año siguiente a este pueblo lo arrasaría una falla geológica.

G
Gramalote antes de ser destruido por falla geológica.

Al llegar a Gramalote debía reclamar mi morral guardado en la droguería de la plaza. Estaba cerrada. Menos mal el médico homeópata acató a dejarme el equipaje en la oficina de la empresa transportadora. Qué bien!

Gracias a ese gesto amable pude continuar viaje en el mismo colectivo.

Mi idea era llegar hasta las partidas para Salazar de las Palmas, pero al pasar por allí y ver cómo no había ni un alma en el sitio, decidí continuar hacia Cúcuta sin saber todavía en donde voy a dormir esta noche.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.