Macanal (Boyacá).

Sábado 23 de abril de 2016

Esta vez el auto stop fue efectivo. A la salida de Santa María (Boyacá), me recogió un joven que viajaba con su hija en un Chevrolet Corsa.

ICC
Iglesia y casa cural de Macanal.

Muy formal el hombre, también practica fotografía y es amigo de Mardukk, un boyacense que trabaja macrofotografía, sobre todo de insectos.

A las 2:15 le agradecí al anfitrión y me quedé a la entrada a Macanal, que dista del cruce solo 5 minutos por carretera con muy buen pavimento.

Por el nombre, Macanal pareciera más bien un pueblo del Caribe, no del interior.

PM
Palacio Municipal en el marco de la plaza.

Un taxi que pasó al momento me subió hasta la plaza.

Macanal es un municipio relativamente joven, al sur de Boyacá, más cerca de Bogotá (100 kilómetros), que de la capital boyacense.

Hace rato llovió un poco, así que el piso está húmedo, pero como volvió a salir el sol, todo se ve mejor.

Pano
Panorámica del Municipio.

El parque central es inclinado, con una inmensa y muy alta ceiba que tapa el frente de la iglesia cuando se divisa Macanal desde otros pueblos.

En un kiosco del parque se exhibe un molino antiguo de madera, supongo yo para moler trigo.

MM
Molino en madera que decora el parque.

Más abajo está la Alcaldía en edificio amplio de dos plantas.

Pero nada tan grande como la casa cural, me imagino, para que viva en ella solamente un sacerdote.

Me ha llamado la atención en Boyacá cómo son de amplias las casas parroquiales.

Bajo un poco para fotografiar el coliseo, muy grande y ese sí se aprecia muy bien desde lejos.

DG
Niño despidiendo a este viajero.

Felicito a la señora que cultiva flores tan hermosas en la acera de su casa y me despido de un niño de tres años que me dice adiós con su mano de dedos gorditos.

Para matar el hambre, en la plaza de mercado amplia y casi vacía, consumo dos aguacates a $500 cada uno. La idea es almorzar en Garagoa hasta donde me desplazaré en seguida.

Me recomiendan subir al Alto de la Virgen, que está por la carretera vieja a Garagoa.

Unas cuadras antes de llegar al Alto, la vista desde ese punto es excelente.

CG
Ceiba gigante que oculta el templo desde abajo.

No fue necesario ir más arriba, desde cerca a las calles de Macanal se obtienen panorámicas muy bellas de la plaza y la iglesia, que ilumina muy bien el sol de la tarde.

Regreso a la plaza, le pido a una chica que me tome unas fotos frente a la iglesia y en seguida abordo un taxi colectivo que por $8.000 y en 35 minutos, me dejaré  en Garagoa.

PC
Plaza central de Macanal.

Dentro del territorio de Macanal está el embalse de La Esmeralda, por lo que cada año se celebran en el municipio las Fiestas del Agua.

 

En este municipio viven en total cinco mil macanalenses, mil en el casco urbano, y cuatro mil en las veredas.

El alcalde hasta el 2019 es el señor Nabor Felipe Londoño Gordillo.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

6 comentarios en “Macanal (Boyacá).

  • el 4 octubre, 2016 a las 7:55 pm
    Permalink

    Cordial saludo.
    El molino era utilizado para moler caña de azúcar. Muy conocido como “Trapiche de Piedra” y puesto en movimiento con bueyes.

    Respuesta
    • el 5 octubre, 2016 a las 4:45 pm
      Permalink

      Gracias por su aporte y aclaración. Sí, tal vez los molinos de trigo tienen piedras más grandes como uno que vi en otro pueblo. Saludos.

      Respuesta
  • el 15 mayo, 2018 a las 2:22 pm
    Permalink

    Tierra Natal de mi padre.. Linda y trae muy buenos recuerdos.

    Respuesta
    • el 16 mayo, 2018 a las 10:10 am
      Permalink

      Sí, un bello municipio boyacense. Saludos.

      Respuesta
      • el 7 diciembre, 2019 a las 5:38 pm
        Permalink

        El niño de Macanal se llama Andrés Vega

        Respuesta
        • el 9 diciembre, 2019 a las 5:31 pm
          Permalink

          Gracias Darío, saludos.

          Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *