Mompox, Ciénaga El Pozuelo (Bolívar).

Mompox es famosa por su arquitectura colonial, sus casonas de techos altos e iglesias de diferentes estilos y advocaciones: San Agustín, La Inmaculada, San Francisco.

El templo más conocido es el de Santa Bárbara con toques moriscos que la hacen única y admirable.

Calle del medio.
Arquitectura colonial.
Laguna.
Laguna El Pozuelo.

Atractivo de naturaleza.

No todos los turistas disfrutan de la arquitectura colonial. Para ellos existen en los alrededores de Mompox dos lagunas de singular belleza: la de Pijiño y la de El Pozuelo.

Recordemos cómo la depresión momposina es un accidente geográfico caracterizado por la abundancia de agua en ciénagas y lagunas. Hasta mil de ellas se dice que existen en la zona.

Comparado con otros países donde el líquido escasea, la ventaja de nuestra nación tropical es, su gran riqueza hídrica que añoran muchos territorios. 

Comedor.
Casa campesina.
Pescados.
Pescados variados.

El Pozuelo.

Junto con la laguna de Pijiño, El Pozuelo es uno de los espejos de agua más frecuentado por los visitantes que llegan a Mompox. A la de Pijiño conviene ir en excursiones dado que está más retirada del centro urbano.

En cambio la laguna El Pozuelo se encuentra en el corregimiento La Rinconada a solo 5 kilómetros de la ciudad y su visita se facilita dada la cercanía a la vía troncal.

Cómo llegar.

Para ir a El Pozuelo basta tomar uno de los chiveros que salen hacia la laguna todos los días a las seis y media de la mañana y al medio día.

Se abordan en el Callejón de El Hoyo con la Albarrada, unos pasos más allá de la iglesia de San Francisco que está en la calle 20 con Albarrada. El pasaje por persona cuesta 5.000 pesos y el auto llega prácticamente hasta el borde de la ciénaga.

Iglesia.
Iglesia de San Francisco.
Llegando.
Llegando a puerto.

En el Kilómetro 31 esta Tierra Firme, en el 29 se pasa frente a la escuela y en el kilómetro 28 se llega a La Rinconada. Ahí hacia la izquierda o el oriente, sale la carretera para El Pozuelo, una vía con placa huella de solo un kilómetro y medio de recorrido.

La entrada de los alumnos al establecimiento educativo es a las seis y media de la mañana; a esa hora concurren los muchachos a pie, en bicicleta y en motos.

El ingreso y la salida de los chicos al establecimiento, son momentos del día en los cuales la vía y las calles de La Rinconada, se llenan de color con jóvenes vivaces y entusiastas.

Qué pesar, ya no se ven campesinos en  burritos yendo a sus parcelas. Las motos hicieron que desaparecieran esas vistas memorables de las primeras venidas a Mompox.

Llegan los pescadores.

Es hermoso el paisaje en esta Ciénaga. Por el invierno ahora no es posible llegar hasta la orilla del lago, pero las plantas acuáticas que han invadido la playa también le dan al lugar un toque verde exquisito.

Temprano en la mañana se puede ver la llegada de pescadores artesanales. Las barcas son empujadas hasta tierra firme con palos y a pulso.

Ponchera en mano, esperan su mercancía las señoras que venden pescado en el pueblo. Animales de distintos tamaños y especies se pescan en El Pozuelo.

Ponchera.
Señoras a la espera.
Reses.
Ganado cerca a laguna.

Las bicicletas de los pescadores permanecen todo el tiempo estacionadas una contra la otra, sin que nadie se atreva a tomarlas.

También acuden al bebedero las reses de potreros vecinos. Una de las vacas parecía mascando chicle de tanto mover las quijadas rumiando el pasto regurgito.

Además, y eso es bien importante, en las primeras horas del día el sol de la mañana es favorable para tomar las mejores fotografías.

Gente querida.

Son amables y hospitalarios los residentes junto a la orilla de El Pozuelo. Habitan casas preciosas y sencillas, con cocinas organizadas al rededor del fogón de leña ardiendo que, constituye el corazón y alma del hogar.

Mientras fotografiaba los fogones, las cucharas de totumo y la vajilla lavada y en orden, la señora de la casa me advirtió de la próxima llegada de los Johnsons,  las embarcaciones más grandes impulsadas a motor, que traen a los vivientes de veredas alejadas a orilla de la laguna.

Fogón.
Fogón en llamas.
Pasajeros.
Arribo de los campesinos.

Los campesinos vienen a mercar o a hacer diligencias en Mompox. Casi todos lucen sus mejores galas para visitar el pueblo.

Muy colorida la vista de los pasajeros descendiendo de la barca por medio de una escalera de palos puesta en la proa.

Cerca de las nueve de la mañana, los cinco colectivos encienden los motores ante la presencia de pasajeros que necesitan llegar a Mompox.

Hotel Filigrana.

Luego de visitar El pozuelo, me hospedé en el Hotel Filigrana ubicado en la calle 17 No. 4 B 60, teléfono 313 726 5013, cerca del aeropuerto San Bernardo, el terminal de transportes y la plaza de mercado de Mompox.  

Cuando llego a un pueblo desconocido siempre le pregunto al taxista: ¿cuál es el hotel más nuevo acá?

Porque en los hospedajes más recientes seguro que encontraré sábanas blancas, limpias y con poco uso, televisor smart, nada de control remoto sin tapa, aire acondicionado eficiente y silencioso, sanitario moderno y personal capacitado.

Habitación.
Habitación del Hotel Filigrana.

Además, en el Hotel Filigrana de Mompox el visitante encontrará habitaciones con colchón semi-duro, el más indicado para un agradable descanso. En el baño el agua sale a borbotones y en el sector no hay mosquitos.

Cómo será de cómodo el lugar que centenares de golondrinas han escogido para su descanso nocturno, los cables de energía de la calle frente al Filigrana.

Fecha de la visita: Martes 5 de abril de 2022.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.