Moscú: iglesia de San Basilio (Rusia).

Sábado 4 de junio de 2011.

Bellísima.

El edificio más reconocido de la Plaza Roja y, por qué no, del mundo.

TI
Pinturas en el trecho de la iglesia.

Recuerdo otros templos hermosos como Notre Dame, la Catedral de San Pedro, Las Lajas en Nariño o la iglesia de Santa Bárbara en Mompox, pero el colorido y la delicadeza de San Basilio son únicos.

Tuvimos suerte para conocerla porque hoy la tarde está inmejorable, de sol fuerte y cielo abierto, para que luzcan en todo su esplendor los acabados multicolores de la más recordada edificación rusa.

ML
Bella fotografía tomada en un día de mucha luz.

Y la foto que logré con mi cámara semi-profesional, es sin duda una de las más bellas que he visto.

San Basilio por dentro.

Bueno, y San Basilio ¿cómo es por dentro?

C
Cuadros que hacen parte del decorado interior.

Se trata de una serie de  templos de interior, más bien pequeños, construidos, no para grandes conglomerados, sino para entrar, orar y volver a salir. El ingreso a las capillas cuesta 250 rublos, unos seis euros, aproximadamente.

Su construcción, en 1.555 fue ordenada por el Zar Juan el Terrible, para conmemorar la victoria de las tropas rusas sobre el kanato de Kasán.

CD
Cúpulas de diferentes forma y altura, igual que por fuera.

Dentro y debajo de la Basílica de San Basilio, hay varias capillas pequeñas, decoradas con pinturas ortodoxas, muy coloridas y hermosas.

En realidad son nueve templos en uno, pero a todo el conjunto se le conoce como la Iglesia de San Basilio.

PM
Una de las piezas que se exhibe en el museo interior.

Un pequeño museo de arte religioso también hace parte de los decorados del interior de la catedral.

Lo bueno es que dentro de estas capillas sí permiten grabar y tomar fotografías.

DE
Detalle de los decorados externos.

Esta iglesia es maravillosa. No se cansa uno de admirar y contemplar cada detalle: las cebollas, las piñas, los grabados coloridos, la combinación de matices, es de verdad una construcción única y digna de conocer.

GV
Grupo de viajeros cuando regresamos de noche a la Plaza Roja.

Al tercer día en Moscú, cuando regresamos a la plaza roja los del grupo, fuera de que ya teníamos unos vinos en la cabeza, no podíamos disimular nuestra emoción con la vista atrás de la iglesia de San Basilio.

Con razón ‘cuenta la leyenda que’ a quien la diseñó, el zar de la época le mandó sacar los ojos para que no pudiera construir otra iglesia semejante.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.