Neira (Caldas) 2/2

Esta vez inicio desde Manizales un periplo por el norte de Caldas. La primera estación será Neira, para lo cual en el terminal terrestre abordé la ruta que, antes de salir de la capital caldense, hace paradas detrás de Fundadores y más adelante, en la vieja y hermosa Estación del Ferrocarril.

Verdes.
Cielo azul y prados frescos.

En realidad Neira está muy cerca de Manizales, solo que para llegar hasta allí, hay que dar algunas vueltas, con permanentes subidas y bajadas. Sin embargo, los paisajes a esta hora matutina, son húmedos y brillantes. Un sol fuerte y madrugador ilumina las casas campesinas, los guaduales y los pastizales frescos.

En lo que en Neira llaman ‘La Variante’, se ubica el Terminal de Transportes, a cuatro cuadras abajo de la plaza principal. Se trata de una edificación auténtica en guadua, quizá un poco sub utilizada, pero bien.

Terminal.
Terminal terrestre.

Las campanas del reloj, dando las siete de la mañana, me dieron la bienvenida al centro de Neira.

La iglesia de San Juan Bautista la calificaría con 3.8 sobre cinco. Algunos vitrales coloridos son lo mejor de la ornamentación interior. En cambio el exterior, de una sola torre y completamente blanco, sí parece un biscocho de novia, elegante y atractivo. Provoca sacarle tajada.

Iglesia.
Templo parroquial.
Vitral.
El Resucitado.

En Pastel Pan, sobre el atrio extendido, desayuno con huevos en cacerola, chocolate con leche, arepa y pancito aliñado. Qué ricura de huevo frito, con borde quemadito, como le gustaba mi madre. Ojalá esta foto no los coja en ayunas…

Desayuno.
¿Quién no se antoja?

Aprendiendo de caficultura.

El Edificio de la Federación Nacional de Cafeteros es uno de los más destacados en el casco urbano de Neira. Conversé con uno de los técnicos.  Interesante el tipo, me habló lo que le pedí sobre pueblos caldenses y temas de su especialidad.

Edificio.
Sede cafetera.

En el Eje Cafetero los terrenos más cálidos se aprovechan para cultivar caña de azúcar. En esas zonas bajas crecen también guaduales y aguacatalas.

Y es cierto lo que yo sabía: que para que haya buena floración, el café debe estresarse con el verano ocho meses antes de la cosecha. Un árbol cuando se está muriendo es cuando más flores da: ‘Se murió cargado de frutos’. Así también la parte más estéril de una finca es la que más flores produce. ¡Cómo es de sabia y hermosa la naturaleza!

Y eso ocurre también entre los humanos: las familias más pobres, son también las que más hijos tienen. La naturaleza se defiende de esa manera y es así como garantiza la proliferación de la especie.

Cementerio de Neira.

Mi amigo también habló del Arboloco, una especie maderable que tiene el corazón como de corcho y hay quienes la aprovecha para tallar imágenes. Esa especie se utilizó mucho en las construcciones de bahareque en Neira, en combinación con la guadua.

Las alfardas que soportaban el mayor peso se hacían con arboloco pues ese corazón inicialmente ‘de corcho’, con el tiempo se vuelve tan resistente y rígido como una varilla de acero.

Particularidades pueblerinas.

En el parque de Bolívar se ubica Rafael, el señor que vende relojes y los exhibe en ambos brazos. Otra vendedora permanente es la señora que ofrece crispetas de colores en un borde de la plaza.  

Manillas.
Vendedor de relojes.

Una dulzura gastronómica típica de Neira son los corchos: una pasta de textura semejante a la corteza del árbol que le da nombre, hecha a base de pata de res y panela.

Golosina.
Crispetas.

La fortuna fue que antes estuve sentado en una banca del parque, en donde había olvidado parte del equipaje, pero menos mal el señor que vende los mangos enseguida, la había guardado para cuando yo fuera a reclamarla. Esa es la gente que me gusta.

Niños.
Disfrutando la hospitalidad.

Me ha impresionado la amabilidad de los habitantes de Neira. Me hice fotografiar en un puente de madera donde le hice charlas a niños alegres. Los adultos son gente honrada y trabajadora, tal como lo proclama una de las estrofas del Himno neirano:

‘Ciña siempre tus sienes un gajo

                                               de laurel con simbólico nudo,

                                               pues son triple blasón de tu escudo

                                               la virtud, el civismo, el trabajo’.

Balcón.
Arquitectura de la Colonización Antioqueña.

La próxima vez que venga a Neira, deberé conocer la vereda Pueblo Rico, conocida como el ‘Pueblito Caldense’, un asentamiento a solo cuatro kilómetros de ‘La Capital del Corcho’, con viviendas en bahareque y corredores con chambrana al mejor estilo de la arquitectura paisa.

Turismo en Colombia

Pienso que FonTur deberá destacar y promover ante todo la amabilidad de los colombianos. Porque en cualquier país del mundo hay bellezas naturales, arquitectura antigua o playas. Pero el que la gente sea tan acogedora como los habitantes del norte de Caldas, eso sí hace que los turistas se amañen,  quieran regresar al país o hablen bien de Colombia.

Si nos ponemos a pelear con Costa Rica en cuanto a naturaleza o con República Dominicana en relación a las mejores playas, de pronto perdemos. En cambio calidez, amabilidad, respeto por el turista son cosas fáciles de promover y que pueden ser más efectivas para llegar al millón de turistas anuales.

Barrios.
Aspecto parcial de Neira.

Neira es un pueblo grande con 28 mil habitantes, 14.000 en la zona urbana y 14.000 campesinos.

El alcalde de Neira hasta el 2023 es el señor Luis Gonzaga Correa García.

Martes 6 de enero de 2015

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.