Úmbita (Boyacá).

En la provincia de Márquez y en el centro sur del departamento de Boyacá se encuentra Úmbita.

Como casi todos los municipios boyacenses, Úmbita es un pueblo pequeño que se aferra con dificultad a la ladera de la cordillera.

Ladera.
Pueblo de ladera.
Escultura.
Homenaje a los campesinos.

Economía agro-pecuaria.

Y es que la mayoría de los umbitanos trabajan el campo, ya sea cultivando la tierra u ordeñando las vacas.  

La vía de Turmequé a Úmbita permanece sin pavimento lo cual es una ventaja para el viajero, ya que el bus va despacio y se puede detallar todo al rededor.

Muy pocos vehículos circulan por esta vía donde el altiplano cundi-boyacense ofrece panoramas siempre frescos.

Verde.
Siempre verde.
Cuadrícula.
Cultivos en cuadrícula.

Durante gran parte del recorrido se observan prados en cuadrículas de distintos tonos de verde o amarillo, según la edad, clase y tipo de sembrado.

Me entretengo mirando los cultivos cercanos: los arbustos de tomate de árbol los identifico muy bien por su tamaño medio y los frutos color naranja que cuelgan de las ramas; y ni hablar del maíz, uno de los productos que más se siembra en Colombia, sobre todo en predios familiares.

Me costó trabajo diferenciar el sembrado de curuba del de la granadilla, la diferencia está en la flor que en el caso de la curuba es más grande y de color rosado.

Al fin conocí las plantas que dan las peras. Son arbustos medianos de ramas muy largas que por esta época exhiben abundantes frutos. Un campesino que va a mi lado, es mi asesor en materia de cultivos y cosechas.

Otras plantas desconocidas para este citadino fueron las de uchuva. Lo particular de este cultivo es que las ramas de esta mata hay que soportarlas, con hilos que cuelgan de alambres sostenidos sobre varas rectas. De ahí la cantidad de pitas que enganchan a lo largo del surco. 

Plaza.
Plaza principal.
Calle.
Calle central.

Mi amigo campesino lleva medio bulto de semillas de arracacha. Son pequeños colinos de otras matas, para plantar en hoyos proporcionales. El hombre prometió invitarme a sopa de arracacha cuando las coseche. Ja ja. Cómo es de querida la gente del campo.

Antes de llegar al pueblo se puede lograr una buena panorámica del casco urbano.

Cabecera municipal.

Pasamos por El Chuzcal, una vereda con capilla mediana que se destaca muy bien en medio de los prados verdes.

Por la tarde conocí la iglesia de Úmbita, sencilla y de dos torres. En este momento están remodelando el interior del templo. Una chica experta en restauración es la encargada de forrar con laminilla dorada, los capiteles de las columnas.

Templo.
Interior de la iglesia.
Alcaldía.
Sede administrativa.

La alcaldía es moderna y con funcionarios que me recibieron amablemente cuando recorrí las oficinas.

El parque principal exhibe dos esculturas, la primera en chatarra recuerda a los ciclistas boyacenses que han dejado por lo alto la imagen de Colombia en el exterior.  

La otra escultura en piedra con la imagen de una pareja de campesinos y el perro acompañante honra a los campesinos por quienes no nos falta el alimento en la mesa.

Ciclista.
Homenaje al ciclista boyacense.

En la parte superior del parque, un tanto inclinado, están construyendo una terraza agradable con parasoles y mobiliario en acero inoxidable. Excelente idea. Y qué bien que dejaron el resto del espacio público sin intervención, pues no la requería.

El almuerzo fue con carne guisada y fríjoles, por $5.000 pesos.

Aunque en Úmbita no se consume tanta mogolla como en Guayatá, sí es una delicia que se vende bastante en las panaderías.

El proceso para su elaboración parte de un rosetón que porciona trozos iguales.  Antes de hacer la bolita, el panadero coloca su respectiva porción de guayaba encima de cada pedazo. 

Mogollas.
Elaboración de mogollas.

Alrededores del pueblo.

En seguida Cristian me llevó en su moto hasta el cementerio, en la parte alta del pueblo.

Por ahí queda la lujosa residencia del alcalde actual y una edificación antigua de tres pisos, con seis arcos y dibujos semejantes a los de la iglesia de Turmequé.

Camposanto.
Cementerio parroquial.
Arcos.
Edificación antigua.

Después de un aguacero corto, a las tres de la tarde salgo de regreso para Turmequé. La ventaja es que por la humedad, ahora todo se aprecia no solo verde, sino fresco y brillante.

Definitivamente Boyacá es toda una acuarela hermosa, difícil de ver en otras latitudes.

Acá habitan diez mil umbitanos, 1.500 en el casco urbano y 8.500 en las veredas.

Alcaldes de Úmbita han sido: 2016-2019 Elis Alexander Moreno Salamanca y hasta el 2023 es el señor Rafael Ernesto Ramírez Valero.

Fecha de la visita: Jueves 2 de junio de 2016.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.