Villa de Leyva (Boyacá).

Lunes 24 de diciembre de 2012:

Mi desayuno en el hotel de Tunja, fue con las tres génovas que compré anoche en Corrales, durante el tour por los pueblos iluminados de Boyacá.

IEC
Iglesia del Carmen.

A las 9:30 salí para Villa de Leyva, por $6.000,  en un bus que hizo una larga parada arriba de Tunja, en el barrio último antes de dejar la ciudad. La ventaja es que voy en un asiento muy cómodo, de la segunda hilera y con vista frontal.

Pensé que el flujo de turistas hacia Boyacá era mayor en diciembre, pero no, se ven más bien pocos; la gente como que prefiere las zonas de clima cálido, los jóvenes para ver y que los vean, y los adultos, para cambiar el clima frío de la capital.

Viajarenverano a tierra fría, es lo mejor. El día está precioso, de cielo abierto y sol tibio. Los paisajes que se ven son hermosos: a veces verdes, a veces áridos. Hay tramos del talud que muestran bellas lajas negras, ocres, amarillas.

Alcaldía
Casa de Juan de Castellanos, hoy Alcaldía.

La música del equipo ha estado como para mi gusto, con canciones de Alcy Acosta, que son tan apropiadas para escuchar durante los viajes.

En una hora desde Tunja, estuve en el terminal de transportes de Villa de Leyva, a la entrada a la ciudad.

Ya en la plaza me detengo a ver flamear las banderas en el edificio de dos plantas de la Alcaldía, en la casa que fue de don Juan de Castellanos. Allí se exhiben las coloridas insignias de la Nación, el departamento y el municipio.

Recuerdo la vez cuando estuve acá con mis hijos pequeños. Aquel domingo de agosto,  vinimos con motivo del Festival de las Cometas.

IV
Iglesia central en Villa de Leyva.

Ahora se puede visitar también el Gran Valle de los Dinosaurios, un parque temático donde se aprecian fósiles marinos y demás piezas arqueológicas hechas a escala. También se puede montar en Cable Vuelo y es un destino especial para venir en familia. Está ubicado en Sáchica, a quince minutos de Villa de Leyva.

Lo primero fue tomar un delicioso jugo de naranja por $1.500. Y caminar hacia la gran plaza de Villa de Leyva, una de las más hermosas del mundo, diría yo, sin pecar de regionalista.

Sin embargo me parece incómodo andar por estas calles empedradas, como sin andenes planos. La buena noticia es que en cada cuadra hay bancas de madera para descansar un rato, a la sombra.

Plano.
Plano con ubicación de sitios turísticos.

Este es uno de las 17 Pueblos Patrimoniales de Colombia. Solo me faltaba la reseña de Villa de Leyva, para completar la colección de diarios en el blog. Es uno de los pueblos más turísticos de Colombia, con buena señalización y mapas que orientan muy bien al visitante.

En principio no me gustan estos sitios a donde llegan tantos turistas de estrato seis. Me siento como en el parque de la 94 en Bogotá, con autos de gama alta, restaurantes de lujo y gente con prendas de marca. Prefiero el ambiente mochilero, sencillo y descomplicado. Lo que sí admiro, son las Galerías de Arte, con obras de autor, muy bellas.

Pilares
Bellos pilares en patio central.

De todas maneras, a esta hora de la mañana se ven pocos turistas y es posible que por ser 24 de diciembre, tampoco haya muchos en la noche.

Pza.
Inmensa plaza empedrada.

Más adelante entro a la Casona Comercial La Guaca, una casa antigua muy bien conservada. Y por ahí se ve además, la iglesia de la Virgen del Carmen.

Esta es una ciudad muy ligada a los próceres de nuestra independencia: Antonio Nariño y Antonio José Ricaurte.

Después disfruto la brisa que se siente en la plaza principal, tan abierta y extendida. Pocos pueblos tienen una explanada así, libre de ventas y autos. Esta de Villa de Leyva, tiene casi 15 mil metros cuadrados de extensión.

No me sentí muy bien en Villa de Leyva, a pesar de su belleza, es una ciudad hecha para el turista.

Mejor me voy para otro pueblo más sencillo.

 

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *