Anolaima (Cundinamarca).

Sábado 31 de octubre de 2015

Luego de aterrizar en El Dorado, abordé el bus de Fontibón y luego otro para Facatativá que me dejó en el sitio llamado Cartagenita.

IP
Iglesia parroquial y casa cural.

Allí convoqué a tres conductores de la zona para que, en una improvisada junta de expertos, decidieran qué aconsejarme respecto a la ruta a seguir para conocer: Zipacón, Anolaima, Cachipay, Bituima, Vianí, Guayabal de Síquima y San Juan de Rioseco.

El concepto fue unánime: ‘Hospédese en Anolaima y desde ahí visite los  pueblos vecinos’.

Conmigo se completó el cupo de cuatro personas para viajar en 45 minutos y por $8.000 hasta Anolaima, en un taxi colectivo marca Daewoo, modelo 2003. Qué auto tan respondón, a pesar de sus años.

II
Interior de la iglesia de Anolaima.

Hubiera podido conocer primero Zipacón, pueblo de clima frío por el cual pasamos a poco tiempo de salir de Cartagenita, pero la urgencia es llegar de día a Anolaima, para buscar hotel sin premuras.

Luego de Zipacón viene un tramo largo en descenso y más adelante se pasa por La Florida y las partidas para Cachipay.

DB
Disfraces en el ‘Día de las Brujas’.

 

Al llegar a Anolaima, me recibió una banda marcial con todos sus integrantes disfrazados. Ah, verdad que hoy es el día de las brujas.

Lo primero fue fotografiar la iglesia, que encontré abierta. Es bien linda, con un interior elegante y en la fachada una única torre encumbrada y con finos decorados. En el atrio extendido se ubican el Palacio Municipal y la Casa Cural.

Pero lo que más me gustó fue el hermoso sonido de las campanas cuando llaman a los fieles. Ese sonido de los badajos es síntoma del carácter que tiene este pueblo.

AC
Bello altar central.

Fuera del templo parroquial, en el barrio San Vicente hay otra capilla, con espadaña bien presentada.

En una valla se dice de Anolaima que es la capital frutera, pero la verdad pocas frutas he visto en el pueblo. Aquí se celebra con mucho entusiasmo, la fiesta del Corpus Christi, en el mes de junio.

No hay muchos hoteles en Anolaima, el más antiguo ubicado en el marco de la plaza se encuentra en restauración. Pero me sugirieron el mejor: uno nuevo que está a dos cuadras de la plaza, y donde arrendé una habitación moderna, con baño hermoso y una cama tan buena como la mía.

P
Almuerzo con lo menos grasoso del piquete.

Anolaima es un pueblo agradable. Lástima que solo la plaza principal es plana, de resto las calles son inclinadas, y algo peor en mi caso: no hay servicio de moto-taxis. Bueno, ya veré cómo me defiendo.

Cerca a mi hotel hay una segunda plaza, pequeña y congestionada, pues allí cuadran los camperos de color rojo que van para las veredas y cerca hay carpas con restaurantes y piqueteaderos.

A manera de almuerzo pedí una porción de cañón de cerdo que resultó demasiado para este viajero veterano.

Más tarde, al regreso de Zipacón, se subieron a la buseta en Tablanca: un policía, el Chavo del ocho, la Chilindrina, Supermán, la princesa Blanca Nieves, un bombero, Batman y otros niños disfrazados. Así que se llenó el bus de color y regocijo.

PP
Marco de la plaza principal.

La plaza principal de Anolaima estaba tan concurrida como animada. Esto del Halloween todavía es una fiesta muy importante en los pueblos. Pero ya ve, el festejo acá es como todo sano, distinto a las ciudades donde los adolecentes reales y ‘extendidos’, forman pandillas poco amigables.

Esta muy bueno el ambiente y sí, como dije arriba, muy sano. Y algo mejor es que en Anolaima casi no se ven motos, aunque para mí la falta de ‘domicilios’ no es tan favorable.

Me siento muy bien en este clima medio de Anolaima. Y ese hotel tan bueno, donde no se requiere calefacción ni aire acondicionado. La plaza principal me fascina, es amplia, plana y ahora está hecha una fiesta.

JV
Jóvenes disfrazados de viejitos.

Fotografié una pareja de jóvenes disfrazados de viejitos, que lo hacen muy bien. Sobre todo el muchacho habla y tiembla tal como lo haré yo dentro de unos años.

Al frente, en el otro lado del marco de la plaza, también hay una terraza a todo lo ancho de la cuadra, con vista al parque y sol favorable en las mañanas.

No me explico por qué no han colocado bares con mesas afuera en ese sector. La vista sobre el espacio público desde esa terraza, es encantadora. Y como el parque solo tiene seis árboles grandes, pues se divisa muy bien todo lo que ocurre en el centro del pueblo.

HT
Hermosa torre eclesial con reloj exacto.

Las eras de los seis árboles tienen la altura adecuada y buenos espaldares, para que los parroquianos se sienten allí a conversar.

Al día siguiente fotografié una jaula repleta de gallinas reproductoras para descarte e ideales para un buen piquete, según anuncia el hombre que las vende vivas, a $20.000 la unidad. Ahora entiendo que los ‘pollos caseros’ que venden a veces en las calles, deben ser de estas aves que ya cumplieron

su misión como reproductoras.

GR
Gallinas reproductoras para la venta.

Fui por el morral al hotel y de inmediato reservé el puesto delantero para viajar a las 10:30 a Corralejas, en el campero que va hasta Reventones. Allí

viajaré hasta Los Alpes donde tomaré carro para Vianí.

El alcalde de Anolaima hasta el 2019 es Pompilio Torres Orjuela. Este municipio tiene en total 13 mil anolaimunos, 4.000 en el centro urbano y 9.000 en los campos.

Me encantó Anolaima, es un pueblo para repetir.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.