Cajamarca (Tolima).

Lunes 27 de abril de 2015

Era el medio día en Ibagué, cuando pagué los $6.000 para ir en 45 minutos hasta Cajamarca.

PP
Cajamarca: un pueblo plano entre montañas.

Ya estaban ocupados casi todos los asientos, tocó sentarme en la penúltima banca, que tiene una altura mayor que el resto de las sillas. Pero ya ve, mejor ahí, donde se tiene una panorámica de 270 grados.

Y sí que se necesita visión hacia el frente, para no marearse por esta vía. Hace unos años cuando transité por acá en bus, me impresionó la cantidad de curvas que tiene.

CC
Carretera con curvas y alrededores verdes.

Aún las conserva, aunque no tan cerradas, por lo que han ampliado bastante el pavimento y han construido viaductos, cada uno con un nombre destacado, que eliminó las entradas hasta un reviro profundo de la cordillera.

Y otra cosa positiva es la cantidad de cultivos: caña, café, plátano y fríjol que se aprecian en los terrenos pendientes de la ladera.

Es una zona muy verde y productiva. Con razón Cajamarca es llamada ‘La despensa agrícola de Colombia’.

ISM
Atalayas de la iglesia San Miguel Arcángel.

La iglesia de San Miguel Arcángel de Cajamarca se ve muy destacada desde antes de llegar al pueblo. Y muy bonita, pues tiene dos torres y una cúpula altas y engalanadas.

También llama la atención al entrar al casco urbano, los dos puentes sobre una profunda hondonada: uno antiguo que fue reforzado y se utilizará cuando se construya la doble calzada, y otro nuevo que es el que actualmente está en servicio.

2P
Puentes que unen el centro y oriente del país.

Y lo más especial es que todo ese tráfico que une el centro del país con el occidente: Bogotá con el Eje Cafetero y Cali, transcurre por un lado de la plaza principal de Cajamarca.

Por mucho rato tendrá que ser así, pues no hay por donde más construir una variante. Para ello tendrán que comprar y destruir unas 196 casas del pueblo, para dar paso a las vías ‘para un país moderno’.

Me impresiona además que estando entre montañas altas, Cajamarca sea un pueblo tan plano y de calles más bien cómodas.

TP
Decoración en tonos pasteles de la iglesia.

Lo primero al bajarme de la buseta, fue fotografiar el interior de la iglesia bastante decorada.

Pintura en tonos pasteles, con bellos apliques en cemento: ángeles alados o figuras encantadoras, y una cúpula alta.

En el Parque Santander se observa el busto del Cardenal Ismael Perdomo, hijo ilustre de esta localidad y la estatua de Pedro César García Moreno, un pro-hombre de Cajamarca que murió en 2013 y luchó por la conservación del Medio Ambiente y la Justicia Social.

Un lugareño me cuenta que más allá de la vereda Toche, a tres horas de Cajamarca monte arriba, pero por carretera destapada, se encuentra el famoso Volcán Machín, que si llegare a explotar, acabaría con varios pueblos y ciudades cercanas.

La tarde de hoy sí que está bien agradable, soleada y brillante, no hay como viajarenverano.

FR
Banderas que flamean a rabiar con la brisa.

Frente a la iglesia está la Alcaldía de Cajamarca. Le doy ‘Me gusta’ a este  parque, despejado y grande.

Fotografié las banderas que están colocadas de manera que cualquier viento suave las infle y se destaquen más contra el cielo azul. También el monumento al campesino que, azadón en mano recuerda sus duras jornadas para cultivar los alimentos que comemos los citadinos.

HC
Homenaje al campesino.

Estuve observando desde la plaza principal cuál podría ser un buen mirador para detallar el pueblo. Y sí, encontré un buen punto sobre el occidente desde el cual la vista es privilegiada.

Y lo mejor es que a las dos de la tarde sale una camioneta colectiva que pasa por ese punto y va para Toche, el corregimiento de Cajamarca.

Qué belleza de vista, pocos pueblos tienen este mirador tan hermoso. Y en esta tarde abierta, espectacular.

De este lado de la iglesia, se distinguen el colegio grande Ismael Perdomo y más acá, la escuela Piloto, con una cubierta verde como sobre las graderías del patio central.

VG
Vista general desde el alto a la salida para Toche.

Y del otro lado de la iglesia, se ven el colegio Nuestra Señora del Rosario, el Narciso Viña y la cubierta verde del Coliseo.

Por el occidente, es decir, en dirección a la carretera que sigue hacia el Alto de la Línea, está el barrio La Unión, con su cancha de fútbol que acá llaman Estadio Gonzalo Escobar.

Y no es para menos, pues hace poco el Deportes Tolima jugó allí, y dentro de una semana volverá a cautivar a los cajamarqueños con su juego de la Liga Águila.

TV
Camperos para transporte a las veredas.

Me cuentan que en una explanada verde que se ve cerca al barrio La Ciudadela, van a construir otras 196 casas de interés social. Un cura ya había hecho 50, cuyos techos se alcanzan a distinguir desde acá, y en dirección al barrio La Unión.

Así fue como disfruté tanto de esta vista, en pocos municipios he podido detallar de esa manera el centro urbano. Me encantó haber subido hasta acá.

Mientras bajaba el transporte veredal, fotografié portones, aguas cantarinas, cultivos de fríjol, caminos ascendentes. Qué paisaje tan bello este, rodeado de bosque natural y atravesado por un sendero en el que la hierba intenta invadir el cascajo de la vía.

HF
Hermosa frijolera en la ladera del frente.

Desde este punto se observa, en la ladera de la montaña, un cultivo de fríjol extenso y fértil. Cómo se ven de simpáticas las cuadrículas que forman las hileras de esas plantas trepadores. Matas muy verdes, gracias a las lluvias de la semana pasada.

Supe que hoy, por ser último lunes del mes, se celebra en Cajamarca la Feria de Ganados. Con razón he visto mucho movimiento, especialmente de campesinos y vendedores de ropa y cachivaches, que aprovechan para mercadear sus productos.

NSR
Colegio Nuestra Señora del Rosario.

Entonces anduve por el Colegio Nuestra Señora del Rosario, que ya no está en manos de religiosas y es mixto; luego me asomé a la plaza de Ferias, la que está por la salida hacia el Cañón de Amaime.

Ese cañón como que tiene paisajes de naturaleza especialmente hermosos.

Regresé al Bar El Globo. Sentarse uno en la acera de ese establecimiento es muy rico, pues ventea una brisa cálida agradable y por el frente pasan tracto mulas, buses y autos que acaban de cruzar la Línea o apenas están ascendiendo para bajar luego a Calarcá y Armenia.

AD
Baldosa en forma de alfombra decorada.

A las cinco regresé a Ibagué en otra buseta moderna, esta vez sí me tocó el puesto al lado del conductor, un muchacho joven y amable.

A pesar de tener tantas curvas esta vía muy agradable,  pero como la han ampliado tanto, se hacen más llevaderas.

El alcalde de Cajamarca hasta el 2019 es el señor William Hernando Poveda Walteros.

Acá viven en total 20.000 cajamarcunos, la mitad pueblerinos y la otra mitad campesinos.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *