Guavatá (Santander).

Al sur del departamento de Santander se encuentra el municipio de Guavatá, un encantador pueblo de clima medio y personas amables.

Guavatá pertenece a la Provincia de Vélez, lo que hace pensar en bocadillos. Y sí, en Guavatá hay varias fábricas de la pasta dulce que, envueltas en hojas de bijao se exportan a otras latitudes. 

La guayaba fue el producto que más se cosechaba en Guavatá. En el 2016 se sentía el olor de los frutos maduros al acercarse a este municipio santandereano. Hasta que llegó la plaga del ‘Picudo’ y arrasó los árboles nativos. En la actualidad se está sembrando ahora sí la guayaba en el municipio, para no tener que traerla de otros departamentos.

A Guavatá se le conoce como la ‘Capital Mundial de la Guayaba’. Pero también se explotan minas de carbón en las afueras del pueblo.

Guayabas.
Guayabas guavateñas.
Carbón.
Carbón de mina.

Orígenes.

El nombre del pueblo se refiere no a la fruta sino a lo que era en tiempos antepasados: una ‘Labranza fuera del cerro’.

Aunque hay quienes piensan que como los asentamientos indígenas llevaban el nombre del cacique que los regía, es posible que el municipio santandereano rinda homenaje al líder de la región pre-colombina.

Iglesia.
Iglesia parroquial.
Fruto.
Parque Nacional de la Guayaba.

Campero modificado.

De Vélez a Guavatá se viaja por carretera destapada en camperos Nissan modelo 80, rediseñados de la manera más inteligente.

Todas las sillas son transversales y como le amplían el chasis, tienen capacidad para 12 pasajeros cómodamente sentados. Con ventanas amplias y panorámicas.

Tanto en Barbosa como en Puente Nacional (Santander), hay mecánicos especializados en hacer esas modificaciones.

Entre Puente Nacional y Guavatá son solo 12 kilómetros para media hora de recorrido por excelente vía con pavimento.

Campero.
Campero Nissan.
Viajero.
Viajero en Guavatá.

Pueblo acogedor.

Se ven extensos guayabales en los alrededores de la vía y en el centro del pueblo diseñaron el Parque Nacional de la Guayaba, con una linda escultura de la mirtácea. Vale la pena recordar cómo la guayaba es un fruto propio de América tropical.

En el parque permanecen un kiosco, una tarima para eventos, varias palmeras y curazaos florecidos.

El edificio de dos platas de la Alcaldía Municipal ocupa sitio preferencial en el marco de la plaza. 

Curazao.
Curazao en el parque.
Alcaldía.
Sede administrativa.

Santuario del Santo Cristo.

La iglesia de dos naves se ve mejor por fuera que en su interior. La fachada del templo combina el arte colonial con el neo-románico.

El primer domingo de febrero se celebra en Guavatá la Fiesta del Santo Cristo cuya imagen original permanece en el Santuario dentro de la iglesia parroquial.

Cuenta le leyenda que hace alrededor de 300 años, la india Chana encontró en el río un bulto flotando que contenía la imagen del crucificado.

Santuario.
Santuario del Santo Cristo.

Ferias y Fiestas.

En el 2023 se celebró en Guavatá el ‘Vespa Rally Éxodo’, un festival de motos y autos antiguos.

Gracias al espíritu cívico de la rectora del Instituto Técnico Agropecuario (Itagua), en el 2008 se construyó una ruta Ruta Ecológica por la que pueden transitar los visitantes de Guavatá, para admirar y valorar las riquezas naturales del municipio.

Y la más original y auténtica celebración es el ‘Fogonazo Guavateño’, un desfile de cocinas móviles desde las cuales se ofrecen a los asistentes, los platos típicos del municipio.

Mientras avanzan los carruajes, se sirven calientes y provocativos: amasijos, tamales, la chincha-mata, arepas, guarapo y cómo no, el bocadillo guavateño.  

Así que prográmese para el segundo puente de agosto en Guavatá.

Viandas.
Fogonazo Guavateño.

Alcaldes de Guavatá han sido: 2008-2011 Nelson Castellanos; 2012-2015 Álvaro Ávila; 2016-2019 Dayanny Pinzón y hasta el 2023 es la señora Angélica María Quitián Cubides.

Acá habitan en total 4.000 guavateños, mil en el pueblo y 3.000 en los campos. 

Domingo 25 de septiembre de 2016.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.