Tópaga (Boyacá).

En la Provincia de Sugamuxi y a 18 kilómetros de Sogamoso, se encuentra Tópaga, un destino importante para el Eco-Turismo, los deportes de aventura y el turismo histórico y religioso.

Los topaguenses viven de la minería del carbón, la elaboración de artesanías y la actividad agro-pecuaria.

Parroquia.
Casa cural e iglesia.
Balcones.
Arquitectura tradicional.

Para una vida sosegada.

Si usted desea vivir en un pueblo tranquilo a 2.900 metros sobre el nivel del mar, lo recomendado es que busque en Tópaga un predio adecuado para construir la casa de sus sueños.

Hay en el centro urbano muchos lotes vacíos, incluso los alrededores de la iglesia parroquial permanecen sin construir.

Y es que en  Tópaga viven solamente 3.600 ‘cachangones’, de las cuales solo 1.200 habitan el casco urbano y el resto: 2.400 labran la tierra.

Llanuras verdes.
Verde para una vida apacible.
Altar.
Altar en la iglesia.

Tallado del carbón.

Tópaga es conocido por las figuras en carbón que elaboran sus habitantes. Todo comenzó en 1.992 cuando al señor Floro Álvarez se le ocurrió enseñarle a los niños a tallar figuras en trozos de carbón y de esa manera sacar a los chicos de los socavones. En aquel tiempo muchos infantes trabajaban dentro de las minas y a veces ocurrían accidentes fatales.

Más tarde, en el 2010 cuando se promulgó la ley que prohíbe contratar a menores de edad, fueron las madres cabeza de familia las que se dedicaron a esculpir figuras sobre pedazos de carbón.

Tallas.
Figuras talladas en carbón.

Con formones primero y luego mediante papel abrasivo lijan las formas hasta lograr una figura pulida y brillante.

Llaveros, réplicas de la iglesia y hasta la imagen de la Virgen sacadas al carbón se ofrecen en almacenes de artesanías ubicados en el centro de Tópaga. Las imágenes del nacimiento son las que más se venden para coleccionistas de pesebres.  

Lo de pulir figuras en diversos materiales también se ve en el parque 11 de Julio de Tópaga. Algunos pinos gigantes exhiben imágenes diseñadas en el follaje.

Importante destino histórico.

El parque central de Tópaga lo decoran una fuente labrada en piedra y el mausoleo como homenaje a los héroes de la Independencia.

En la fuente vale la pena destacar las imágenes angelicales y diabólicas que decoran el tazón, seguramente remedo de las que causan admiración dentro de la iglesia.

Bolívar.
Homenaje a Simón Bolívar.
Fuente.
Fuente con ángeles y demonios.

La imágenes del Libertador Simón Bolívar y el coronel Arredondo engalanan el espacio público.

Y es que en los días previos a las batallas del Pantano de Vargas y Boyacá, se libró en los límites entre Tópaga y Gámeza, la batalla del Puente de los Molinos, el 11 de julio de 1.819.

Iglesia Museo.

El templo de de la inmaculada Concepción, construido por los Jesuitas en 1.632 y declarado Monumento Nacional, es el principal atractivo de Tópaga y un valioso museo de arte religioso.

Se trata de una ermita sencilla por fuera, pero su interior es de lo más bello y mejor decorado que se ha visto.

Se aprecian variados cuadros antiguos en las paredes, retablos dorados en la única nave y un hermoso altar principal también en laminilla dorada.

El piso de la iglesia se conserva en ladrillo cocido. La iglesia parroquial ofrece dos púlpitos y aunque es de una sola nave, su profundidad compensa lo angosto del lote.

2 púlpitos.
Más larga que ancha.
Satanás.
Hasta el demonio se ve allí.

Y lo más increíble, la iglesia de la Inmaculada Concepción de Tópaga es la única en Colombia que exhibe la imagen del diablo dentro del templo. En lo alato del artesonaso se aprecia la mismísimo Satanás escupiendo fuego por la boca, eso sí, custodiado por ángeles en señal de silencio.

Se dice que solo en Tópaga y en Arica (Chile) se exhibe la imagen diabólica dentro de un templo católico.

También se destaca dentro del templo, el Altar de los Espejos, con el cual los jesuitas llamaban la atención y adoctrinaban a los indígenas de la Colonia.

Fuera de la iglesia de la Inmaculada Concepción, también se puede admirar en Tópaga la Capilla Poza doctrinera de espadaña sencilla pero de gran valor arquitectónico y religioso.

Espejos.
Altar de los espejos.
Ángel.
Ángel y frutas.

Necesidad apremiante.

Recién me bajé en el centro de Tópaga,  hizo su ingreso a la plaza la Banda Marcial que acudió a recibir a este ilustre visitante. Ja ja.

Observé extasiado las bancas en forja y tabla, bastante cómodas que hay en el espacio público y las edificaciones coloniales del marco de la plaza.

Como Tópaga aún no tiene acueducto, sus habitantes le agradecen a San Pedro la lluvia que ha caído hoy. La desidia administrativa y quizás los cerros a los cuales le quitaron la cubierta boscosa han contribuido para que Tòpaga no disponga aún de un buen servicio de acueducto.

Una vecina me cuenta cómo todos los candidatos a la alcaldía han ofrecido siempre solucionar el problema del agua, pero ya en el poder los dineros se pierden en manos de políticos irresponsables.

Plaza.
Marco de la plaza.

Saliendo hacia el cruce de San Judas se observan las columnas de la Plaza de Mercado que hace ocho años comenzaron a construir. Ahí se ven las columnas  como un monumento a la indolencia, bien sea porque se perdieron los dineros del presupuesto o porque entendieron que ya no se justifica construir plazas de mercado en las afueras de los pueblos.

Los mini-mercados y los frúver reemplazaron ese servicio. Así pasó también en Gigante (Huila) donde, la plaza construida al final de la calle principal quedó inservible.

Fiestas de Tópaga.

En Tópaga se celebra el Festival Nacional de la Cachanga. Será por eso por lo que a los habitantes de Tópaga también se les conoce como ‘cachangones’.

El extraño gentilicio se deriva de las ‘cachangas’, cubiertas de cuero con las cuales antiguamente se protegían los cascos del ganado.

Era común que los llaneros hicieran escala en Tópaga para descansar y revisar el ganado que se traía desde Yopal hasta Duitama, antes de llegar a la capital del país.

Con frecuencia los animales tenían heridas en las patas que se aliviaban colocándoles cachangas.

Más tarde se denominó así a las cotizas o alpargatas que también comenzaron a usar los topaguenses.  

Banda.
Banda Marcial.

El creador de la Fiesta del Aguinaldo Boyacense, un bien inmaterial Patrimonio Cultural de Colombia, nació en Tópaga.

Se trata del sargento Carlos Julio Umaña Torres quien ideó la fiesta con luces, adornos y bailes que se celebran parejo con las novenas decembrinas en muchos pueblos boyacenses.

De ahí que Tópaga se ufana de ser la Cuna del Aguinaldo Boyacense.

Alcaldes de Tópaga han sido: 2008-2011 José Flaminio Herrera Cañó;, 2012-2015  Osvaldo Castro Tejedor; 2016-2019 Franklin Orduz Acevedo y hasta el 2023 es el señor Álvaro Henry Barrera Díaz.

Fecha de la visita: Martes 26 de mayo de 2010.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.