Guamal (Magdalena).

Después de conocer San Sebastián de Buenavista (Magdalena), en límites con Mompox (Bolívar), le tocó el turno a Guamal (Magdalena).

Los tres municipios a bordo del río Magdalena, los de Bolívar a la derecha y los del Magdalena la izquierda del gran río.

Iglesia y Virgen.
Parque central.
Mapa.
Mapa Igac.

En muchas casas a bordo de carretera venden combustible que anuncian con letreros efectivos.

La sopa con huesito carnudo que nos sirvieron en el ‘Restaurante El Puente’, cerca a Guamal, ah, qué delicia. El jugo de corozo, refrescante y a discreción. Eso sí es comida casera.

El dueño del comedor carga la leña en su potente moto Honda 80 que todavía da palo.

Almuerzo.
Sopa sin ‘cubito’.
Moto.
Con tantos años y carga.

Luego anduvimos los tres kilómetros que hay hasta el pueblo y llegamos cerca a la iglesia y la alcaldía. Le agradecí al moto-taxista y comencé a caminar las calles de la localidad.

Guamal se alcanza a ver un poco cuando se atraviesa el puente, más que todo las dos antenas de celular, el tanque del acueducto y la torre de la Iglesia del Carmen.

Gasolina.
Venta de combustible.

El municipio magdalenense está ubicado en el extremo sur del departamento, en límites con El Banco y Astrea (Cesar).

Guamal es un municipio de esencia campesina, con el 75% de su población trabajando en fincas.

Centro del pueblo.

El parque sombrío del frente es el mejor ángulo para fotografiar la iglesia Nuestra Señora del Carmen.

Más allá está el río Magdalena, que en el siglo pasado fue un puerto vivo,  gracias a las mercancías que se movilizaban de Barranquilla hasta La Dorada (Caldas). 

Templo.
Fiesta del Santo Cristo.

En el interior del templo ramos grandes de flores frescas adornan la imagen del Cristo.

Y es que hoy 14 de septiembre después de la misa de dos de la tarde, saldrá la procesión desde el templo con el Santo Cristo en andas.

El Parque Simón Bolívar de Guamal se ve bien, en la base del obelisco colocaron el escudo nacional.

Guamal tiene calles amplias, algunas con cemento y otras todavía destapadas. Y dos plazas: la de Bolívar frente a la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y el otro parque frente a la Alcaldía.

Escudo.
Base del obelisco.
Alcaldía.
Fachada de la Alcaldía.

Al menos en septiembre del 2017 cuando visité Guamal, el estado del ‘Palacio Municipal’ era deplorable. Las paredes y los pisos sucios de la alcaldia no dan la mejor imagen del pueblo.

Muy acogedores los funcionarios municipales eso sí, pero con poco sentido de pertenencia por su pueblo. Los mismos empleados dicen que acá no hay casi nada interesante para conocer.

Seguramente que hoy todo habrá mejorado, aunque tras 15 intentos fallidos, no fue posible comunicarme con las autoridades del municipio.

Lo que sí es admirable en Guamal es la arborización. Hacer un calor de mil demonios, pero afortunadamente frente a cada casa hay árboles que dan sombra y las protegen de la luz intensa del sol.

En seguida la visita al cementerio con mausoleos poco ostentosos pero bien cuidado.  

Árboles.
Mucho verde en las calles.
Cementerio.
Mausoleo en el cementerio.

Un hombre ejemplar.

En el parque conocí a Norberto Pérez, un señor de 76 años quien había llegado al centro de Guamal en su bicicleta Monark. La compró en Codazzi (Cesar), por $3.500 hace 48 años.

Norberto se siente muy orgulloso de su cicla, me cuenta cómo uno de sus hijos ‘estudió todo el bachillerato en ella’, es decir iba de la casa al colegio en la cicla que ahora me presenta el viejo.

Bicicleta.
Don Norberto: hombre ejemplar.

Actualmente Norberto se dedica al cultivo de yuca en su finca de El Salvador, un corregimiento cerca a Guamal.

Y claro, el hombre se conserva delgado y saludable, pues la bicicleta es su medio de transporte y su forma de hacer ejercicio. Además el azadón, la pala y los esfuerzos que hace continuamente al agacharse para sembrar, desyerbar, cosechar lo mantienen vigoroso. 

Me sentí muy honrado de conocer a este pro-hombre austero pero sencillo y acogedor en medio de su timidez. Y sobre todo: honorable. Fiel a su palabra, como quienes nos antecedieron en este mundo de corrupción y egoísmo.

Laguna.
Laguna cerca a Guamal. (Foto FB Alcaldía).

Al día siguiente  abordé el bus que viene de Mompox y va directo para Medellín. Cuando llegamos al Terminal del Norte  hasta me dio guayabo bajarme de ese bus Scandia 2017, con carrocería Marco Polo, último modelo. Qué suspensión y cuanta comodidad en los asientos con doble descansa-brazo.

En el camino nos encontramos una jaula ‘Pastrana’ lo más de bien conservada y con la pintura más lucidora.

Camión.
Sorpresa en la vía.

La silla del conductor del bus, esa sí que es bien confortable, tiene un sistema de suspensión especial para que no se afecten los riñones del chofer.

Y además el contraste e de un asiento mullido y amplio, es notorio, luego de haber viajado todo el día por carretera destapada, en moto y como parrillero. De todas maneras el de dos ruedas es un vehículo eficiente y ágil.

Alcaldes de Guamal han sido: 2008-2011 Robert Ramírez Blanco; 2012-2015 Alex Ricardo Rangel; 2016-2019 Elkin Méndez Posteraro y hasta el 2023 Osmer Díaz Alfaro.

Acá habitan en total 25.000 guamaleros, 7.000 en el pueblo y los 18.000 restantes en el campo.

Jueves 14 de septiembre de 2017

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *