San José (Caldas).

En el departamento de Caldas, a 70 kilómetros de Manizales, también existe una localidad con el nombre de San José y es, desde 1.997 el municipio más joven del Eje Cafetero.

San José se levanta sobre escasa planicie en lo más alto de la montaña. Junto con Belálcázar y Risaralda forma la tríada de municipios que coronan la cordillera central caldense.

Panorámica.
Vista General del pueblo.
Torre.
Torre eclesial.

Una calle larga y angosta sirve de columna vertebral al pueblo, alrededor de la cual se levantan comercios y entidades públicas.

No obstante, San José no es una sola calle, sino que tiene vías paralelas a lo largo de la arteria principal.

Viaje incómodo.

El conductor del campero en el que llegué a San José es el presidente del Concejo Municipal.

A mitad de camino entre Risaralda y San José tuve un puesto en la parte trasera del jeep, de ahí que el viaje de 45 minutos se hizo largo por viajar medio sentado, atravesado y sin ningún panorama a la vista.

A las tres de la tarde entramos al pueblo y para ese momento ya había hecho amistad con el conductor y concejal de San José.

Pasamos por el Colegio, la Alcaldía, el Hospital y por fin el viaje terminó para el resto de pasajeros en la plaza principal de la localidad.

Plaza.
Plaza principal.

En mi caso, los tres mil quinientos pesos que había pagado alcanzaron para llegar hasta el mirador del Alto de la Cruz hasta donde me llevó Bernardo quien, por su cargo de representación, entendió que ‘turista satisfecho atrae más turistas’.

Alto de la Cruz.

El mirador, en lo más alto del extremo sur, reemplazó al antiguo cementerio y hoy es lo mejor de San José.

Hay allí una cruz y los muñones para lo que será un mirador de tres pisos que se planea construir. Cerca está la Unidad Deportiva con coliseo y varias canchas.

Concejal.
En el mirador con Bernardo.

Desde el alto se aprecia muy bien Belalcázar, más al sur; Viterbo al occidente y el Valle del Río Risaralda al fondo. También, se distingue la capital caldense hacia el oriente.

San José es una localidad de paisajes y desde sus atalayas se contempla al frente y en la cima de la cordillera occidental el Cerro Tatamá. También se distingue el reflejo de los ríos Risaralda y Cauca, que refrescan el valle en medio de cañadulzales y potreros.

Casas.
Todo un balcón sobre el valle.

Aquí se entiende por qué a San José se le conoce como ‘Sol de los Venados’.

Venir acá en una noche despejada debe ser increíble. Se pueden contemplar las luces de tantos pueblos grandes y pequeños que se distribuyen a lo largo y ancho del valle del río Cauca.

Templo parroquial.

Después de tomar algunas fotos, nos despedimos en la plaza en donde pude fotografiar la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y el parque sin espacio para árboles, salvo una palma pequeña.

Fachada.
Singular fachada.

Una estatua de Bolívar pintada ahora de colores es lo más llamativo del parque que, al parecer fue remodelado por la administración anterior a juzgar por la fecha 2006 que se lee en el piso con adoquines.

La iglesia de San José, de una sola torre y tres naves, tiene un decorado muy especial, con cuadros y rectángulos grandes de color amarillo y blanco, formando casi un damero. De cerca y de lejos es un edificio vistoso y con cierta gracia.

El interior fue adornado en madera y pintado de blanco con figuras geométricas color marrón y arcos ojivales en la nave central.

Coro.
Coro del templo parroquial.
Baldosa.
Baldosa antigua.

La baldosa antigua con figuras estrelladas es una de los adornos más auténticos y decorativos dentro de la iglesia. 

Cuando venga a San José no deje de visitar el Bar y Salón de Billares Mi Viejo, que tiene al fondo ventanas con una vista formidable sobre el valle del río Risaralda.

Regreso más cómodo.

Al final de la tarde regresé en flota al municipio de Risaralda (Caldas).

Esta vez pude disfrutar de mejor panorámica, sentado en la primera banca al lado del conductor a quien le hacía preguntas.

Al principio el chofer respondía con palabras breves, que salían forzadas por entre unos labios a medio abrir. Más adelante lo tuve de este lado.

La carretera va por toda la cuchilla y por supuesto que la vista es formidable. Hay partes en las que la vegetación es variada, frondosa y espesa; da gusto detallar tanta diversidad de formas y colores. Plantas vírgenes que gracias a Dios y al cuidado del hombre, se conservan todavía a orilla del camino.

Sobre todo a esta hora del ocaso se aprecian volubles arreboles, de colores naranja a rojo y violeta que, por último, se vuelven tristes brochazos grises.

Por los lados de Viterbo está cayendo un aguacero torrencial que al principio dibujaba bandas anchas y con el tiempo se convirtieron en delgados tirones.

Torrencial.
Aguacero a la vista.

Acá habitan en total de 7.500 sanjoseños, 1.500 en el casco urbano y 6.000 en las veredas.

Alcaldes de San José han sido: 2004-2007 Silvio Ríos Yepez; 2008-2011 Daniel Ancízar Henao Castaño; 2012-2015 Héctor Alfonso Montes Correa; 2016-2019 Norbey de Jesús Ospina Castaño y hasta el 2023 Cristian Camilo Alzate Castañeda.

Martes 15 de abril de 2008.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.