Tota (Boyacá).

A este hermoso pueblo boyacense también vale la pena venir en un día de sol fuerte como el de hoy. Tota res una localidad con vida y variados motivos para admirar.

Banderas.
Un día de verano en Tota.

Las banderas que flamean a rabiar en la plaza y las esculturas de artesanos totenses, se ven espléndidas en el centro de la plaza. La imagen de San Isidro Labrador también hace parte del decorado del centro.

Cedazos y tejidos

Esta es la tierra donde se elaboran los mejores cedazos a partir de crin de caballo, para tamizar ciertos líquidos. Como el cedazo de cinco metros de diámetro que se exhibe dentro de una vitrina en la plaza central.

Cedazo.
Cedazo gigante en la plaza.
Escultura.
Homenaje a las hilanderas.

También en Tota abundan las hilanderas que a partir de la lana de oveja van disminuyendo la pelusa, hasta convertirla en finos hilos con los cuales elaboran luego ruanas, suéteres, gorros y demás accesorios.

Una de estas hilanderas pero de carne y hueso, se paseaba por la plaza en compañía de su adorable nieto. El chico exhibía la balanza que utilizan para pesar la lana que, compran a los pastores de ovejas.

Hilandera.
Señora hilando lana.

Todo bonito y pulcro.

Tota es un pueblo seductor y con el sol que calienta esta tarde todo se ve de maravilla. Y ni hablar del firmamento azul de pocas nubes que sirve de fondo a las mejores fotos. No hay como viajar en verano.

Muy bueno llegar acá en semana cuando casi no hay autos o turistas que ocupen los escenarios.

Escultura.
Labores campesinas.
Puertas.
Arquitectura tradicional.

La alcaldía y demás edificaciones del marco de la plaza dejan ver toda su belleza: paredes blancas y ventanas color marrón. Esa uniformidad es un punto a favor de la arquitectura totense.

El hotel Villa Carmela, es un hospedaje a la usanza de las casas campesinas boyacenses, con adornos típicos como la yunta para bueyes, los cedazos y los arados en madera.

Templo parroquial.

Y ni hablar de los altares en laminilla dorada del templo parroquial. Artesonados de gran valor artístico. El tintinábulo y el cirio pascual decoran el altar mayor, después de semana santa.

Templo.
Iglesia parroquial.
Altar.
Tintinábulo y Altar.

La imagen vestida de la Virgen de los Dolores, es muy venerada por los habitantes de la zona. El techo se sostiene con alfardas de madera redonda y en todo el interior se exhiben óleos antiguos con imágenes de santos y vírgenes.

Aquí también hay romería hacia el cementerio los domingos, encabezada por el cura párroco. 

Romería.
Procesión dominical.

Gastronomía.

En Tota venden los domingos las empanadas más ricas de la región.  De pollo y con un encurtido picante delicioso. Como para repetir, cómo no.

Empanadas.
Empanadas con ají.
Lanchas.
Laguna de Tota.

En esas llegó el bus que va para Aquitania otro interesante destino turístico al lado de un mar interior.  

Acá habitan en total 5.600 totenses, 600 en el pueblo y 5.000 en las veredas.

Alcaldes de Tota han sido: 2016-2019 Edgar Antonio Moreno Chaparro y hasta el 2023 es el señor el señor Eriverto Cruz Riaño.

Sábado 11 de mayo de 2019

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.