Tuchín (Córdoba).

Miércoles 27 de agosto de 2014

Hasta el 2008 Tuchín fue un corregimiento de San Andrés de Sotavento. Hoy es uno de los 30 municipios del departamento de Córdoba

PC
Parque central de Tuchín.

Desde hace tiempo he querido conocer este pueblo, famoso porque es allí donde elaboran los sombreros vueltiaos que se han constituido en un símbolo de la costa, en el interior y de Colombia en el exterior.

Estando en Lorica, una moto me arrimó hasta el ‘terminal’, que no es sino una parte de la carretera troncal, en donde paran los carros que pasan y donde se estacionan los chiveros que van para otros municipios y veredas.

A
Artesano elabora diferentes productos.

Entre Lorica y Tuchín hay solo 30 kilómetros, y el pasaje en colectivo cuesta $5.000.

Al momento salí en un Renault 9, en la mitad del asiento trasero, con vista frontal y sin sol, con gente amable con quienes fácilmente se armó una tertulia.

El vecino de al lado tuvo hace poco un accidente en un campero, que le fracturó el antebrazo y sufrió bastante, luego de la operación.

La carretera hacia estos pueblos está pavimentada aunque algo deteriorada. Se pasa por un lado de la entrada a San Sebastián, corregimiento que debo visitar más adelante, pues entiendo que allí hacen artesanías en barro, que luego cocen en un horno comunitario. Más adelante, está la entrada a Purísima, otro municipio que visitaré hoy por la tarde.

CF
Tiras de caña flecha a la venta por gajos.

Una de las cosas que más admiro por esta carretera, son los árboles tan bellos y variados, que crecen en medio de los extensos pastizales. Incluso a veces las ramas forman túneles verdes sobre la vía, muy agradables.

Al llegar a Tuchín, busco la iglesia, difícil de encontrar por pequeña, sencilla y escondida detrás de los árboles, que dan sombra al parquecito del frente.

FI
Fachada de la iglesia, con sombrero arriba.

Un templo muy sencillo, cuya particularidad está dada por un decorado en blanco y negro, semejante a los diseños típicos de los sombreros vueltiaos. Y en la fachada hay uno de esos sombreros de palma flecha.

También me impactó la cantidad de gente que hay en las calles, parece un día de mercado, y la razón de tantos compradores me la explica el moto-taxista: están pagando el Plan Colombia a las madres cabeza de familia y entonces, claro, el comercio se ha reactivado.

CR
Comercio reactivado por los subsidios.

Por la calle del mercado no es raro encontrar fogones en donde fríen patacones y demás viandas. Y claro, la higiene es bastante precaria y el riesgo de quemaduras, en medio del tumulto, es alto.

También se ven vendedores de caña flecha que exhiben gajos de fibras, las mismas que compran los campesinos, como materia prima para hacer los sombreros.

CBM
Carteras, bolsos, manillas también en caña flecha.

Fotografío algunos artesanos tuchineros que cosen las cintas en máquinas antiguas. No solo sombreros, también billeteras, bolsos, manillas y demás accesorios, que han diseñado con cintas de caña flecha.

A la salida de Tuchín en moto,  se ve el Hospital Moderno y algunas casas con paredes hechas de palitos, cuyo diseño me encanta.

También pasamos frente a la casa moderna y enorme, decorada con unas placas de colores, perteneciente al cacique de la tribu Zenú, a un lado de la

AA
Almacén de artesanías en Tuchín.

vía.

La gente se queja porque el gobierno les ayuda demasiado a los indígenas de la zona, y a lo mejor tienen razón.

A base de subsidios no es como se desarrolla un país o un grupo étnico.

La alcaldesa hasta el 2019 es la señora Noris del Carmen Hernández Velásquez.

Germán Vallejo

En este Blog publico relatos de mis viajes por Colombia y Antioquia. Desde el 2004 he realizado viajes, casi siempre solo, con pocos recursos y en transporte público. Estoy convencido que en un día soleado todo se ve más bonito, por lo que prefiero viajarenverano. Bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *